¡Dales caña, Carlosantos!

¡Dales caña, Carlosantos!

Carlos Santos
CARLOS SANTOS PERIODISTA

Antes, cuando solo trabajaba en la prensa escrita y en la radio, no me pasaba. Pero desde que empecé a ir a tertulias de la tele, me lo dicen cada dos por tres:

-¡Dales caña!

No es que me lo digan: es que es lo único que me dicen, cada vez que me encuentro con alguien que me conoce de la televisión.

-¡Dales caña, Carlosantos!

La imperativa propuesta incluye en ocasiones un adverbio que presupone que ya doy cierta caña, pero no la suficiente.

-Te he visto por la tele, Carlosantos. ¡Dales más caña!

Subráyese el matiz: "Te he visto". No me han oído, no me han escuchado. Aunque la televisión pasa por ser un medio audiovisual, nadie dirá nunca: "El otro día te oí en la tele". La televisión no la oímos, la vemos. Y, aunque de vez en cuando todavía hay quien dice "lo he leído en el periódico" o "lo han dicho en la radio", se cuentan con los dedos de un mando a distancia las veces que alguien comenta: "Lo he escuchado en la televisión".

El caso es que de vez en cuando alguien me ve por la tele. Y le ha bastado con mi expresión,  mi tono de voz y mis gestos, para advertir que doy poca caña.  La última persona que me lo dijo, el jueves pasado, se llama Elena y es una chica majísima. Aunque ella sonríe todo el rato en su trabajo, no es eso lo que espera de mí en el mío.

Yo también espero que los ciudadanos den más caña; que no se queden callados

-Te he visto por la tele.

-Ya ves. "Lo q’ hay q’ hasé pa’ ganase la vía sin tené que robá".

-¡Dales más caña!

-¿A quién?

-¡A todos!

Esa es otra. Aunque muchos especifican que a quien hay que dar caña es al partido gobernante, la mayor parte se decanta por el genérico: A todos. Se entiende que ese ‘todos’ se refiere a los políticos y a quienes comparten con ellos el poder, ya sean banqueros, reyes o empresarios extrovertidos, como Arturo Fernández. Existe la convicción generalizada de que en la cosa pública abundan los inútiles y todos ellos, empezando por los periodistas, merecemos una creciente dosis de caña.

Entiendo ese cabreo, creado por la pésima gestión de una crisis que ha convertido en víctimas a quienes menos lo merecían, y entiendo que tarde en disiparse. De hecho, yo también espero que los ciudadanos den más caña; que no se queden callados, que no se limiten a votar cada cuatro años, que defiendan sus intereses con uñas y dientes. Pero pedir caña no implica necesariamente una actitud violenta o agresiva. Aunque la tercera acepción del diccionario va por ahí (Dar caña: Pegar, golpear, vapulear) la segunda tiene que ver con el progreso: Aumentar la velocidad o la intensidad de algo. El uso político de la expresión viene de la Transición, cuando en los mítines del PSOE gritaban "¡Más caña, Alfonso!". Y Alfonso Guerra desplegaba alegremente su artillería dialéctica. Si, cuarenta años después, los ciudadanos piden a los periodistas que den caña, es porque las cosas no van bien, aunque algo las van cambiando con su voto, y hay un hartazgo generalizado de la política, entendida como mera lucha por el poder. 

Quien reclama ‘¡Caña!’ es porque espera más: de mí como periodista, de los tertulianos como tertulianos y de los políticos como políticos. Pedir más caña no es solo pedir más leña: es exigir más ritmo, más eficacia, mejores resultados. Que no te roben, que no te vacilen, que no te engañen, que hagan bien su trabajo. Que no se enreden en peleas tribales, que no se inventen falsas causas para debilitar a sus contrincantes como hemos visto estos días cuando, en lugar de hablar de Miguel Ángel Blanco, hablaban de una pancarta. Que resuelvan los problemas, en lugar de permitir que se eternicen, como está pasando en Cataluña. Y, en fin, que si te mean encima no pretendan hacerte creer que está lloviendo, que en eso consiste esa versión moderna de la mentira que llaman postverdad. Cuando los veo mentir como posesos, a mí, que soy de natural apacible, también me dan ganas de dar más caña.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/opiniones/carlos-santos-tribuna-dales-cana-carlosantos-3091218/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR