Aquí ni dios tiene un plan B

Aquí ni dios tiene un plan B

Carlos Santos
CARLOS SANTOS PERIODISTA

Quisiera escribir (con preocupación) sobre la sequía, que ya es mucho más que una amenaza. Quisiera escribir (con espanto) sobre la denuncia que 15.000 científicos han hecho respecto a la degradación del planeta: "O hacemos ya o ya no habrá nada que hacer". Quisiera escribir (con asco) sobre esos príncipes del PP madrileño a quienes investigaciones judiciales y grabaciones policiales están dejando con las vergüenzas al aire; menudos elementos eligió Esperanza Aguirre como mano derecha y mano izquierda; cada vez que los veo mantener una posición rayana con la chulería, estando en la situación en la que están y sabiendo lo que sabemos sobre sus incrementos patrimoniales, recuerdo cómo y cuánto los defendía la lideresa, a quien ellos ahora ponen a parir groseramente, y los recuerdo defendiendo con frenético entusiasmo recortes y privatizaciones de servicios públicos.

Quisiera escribir sobre esos asuntos, pero un cierto sentido de la historia me obliga a contar cómo está el patio en Cataluña, cuando falta un mes para unas elecciones que no son unas elecciones cualesquiera. El hecho de que las haya convocado el presidente del gobierno español y no el del gobierno catalán, que el Parlament haya sido disuelto, el Govern haya sido destituido y algunos de sus miembros estén encarcelados o haciendo cola ante los jueces (que en cualquier momento pueden cambiar con sus autos la escena electoral) da al asunto dimensiones insólitas. Pero no es solo eso. El 21-D todos se juegan mucho. Al cabo de diez años de crisis (financiera, económica, social, política, de liderazgo) cuando el buque ha empezado a hacer aguas por el flanco territorial los hemos visto a todos superados por los acontecimientos, en un estruendoso espectáculo de improvisación e incompetencia. ¿Qué viene ahora? ¿Están preparados para lo que venga? Vaya usté a saber.

El Partido Popular, consciente de que en Cataluña no tiene ni siquiera votos que perder, se plantea estas elecciones en clave nacional. Ciudadanos saca pecho, inflado por las encuestas y con un discurso ("¡Juntos podemos terminar con cuarenta años de nacionalismo!") que a mí me recuerda al de Mayor Oreja y Redondo Terrenos en vísperas del histórico batacazo que se dieron juntos en las elecciones vascas de 2001. Podemos ha decidido tirarse a la piscina de la mano de Ada Colau, con todos los riesgos que eso implica para Pablo Iglesias dentro y fuera de Cataluña. El socialista Iceta ha encontrado por fin un discurso (ofrecerse como solución neutral) que resulta atractivo a personajes tan dispares como Jiménez Villarejo o Durán i Lleida.

El independentismo y sus inmediaciones están reajustando piezas

En el independentismo y sus inmediaciones están reajustando piezas. Unos dan pasos adelante (Jordi Sànchez, de ANC, va de número 2 de Puigdemont) otros dan pasos atrás (Corominas se retira), y otros dan pasos al lado; Junqueras, que ahora patrocina la candidatura de Marta Rovira a la presidencia de la Generalitat, podría pasar a ser ese poder en la sombra, y nunca mejor dicho, que por muchos años fue en el PNV Xabier Arzalluz. Se está preparando, como todos, para una carrera larga en la que ya nadie espera declaraciones urgentes de independencia. A los independentistas se les han quitado las prisas, por lo visto. Los del PDeCAT, ademas de cambiar de nombre como acostumbran, igual incluso cambian de conducta.

Dicho eso, el 22 de diciembre, con los resultados en la mano, pueden pasar cosas que hoy ni siquiera podemos imaginar. Entre todos han convertido al electorado catalán en un magma emocional impredecible y aquí ni dios tiene un plan B. Es una impresión fundada, créanme. Toman las decisiones achuchados por los acontecimientos y el único plan que tiene cada uno es sacar la mayor cantidad de votos posible. En esas manos estamos, es lo que hay. Aunque parezca un imposible metafísico, quienes tienen que encontrar la solución son los mismos que han creado el problema.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/opiniones/carlos-santos-tribuna-aqui-ni-dios-tiene-plan-b-3190305/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información