Elecciones 26J: 'Hechos probados'

Elecciones 26J: 'Hechos probados'

Carlos Santos
CARLOS SANTOS PERIODISTA

Sobran los comentarios ante los hechos probados. Sobran las opiniones cuando los ciudadanos opinan en las urnas. ¿Y qué han dicho? A saber.
Que somos unos benditos. Aunque estemos escamados, creemos en la democracia. Pese a las muestras de incapacidad que han dado los partidos políticos en los últimos meses, hemos vuelto a votar en masa. Una participación del 69,8% es suficientemente representativa y prácticamente idéntica a la del 20-D.

Puede parecer increíble si se tienen en cuenta los motivos de insatisfacción de los votantes, que, dicho sea de paso, además de ser muy demócratas son muy comprensivos con la corrupción: las constantes quejas a pie de barra de bar no han sido tan sonoras en las urnas.

El "madrecica, que me quede como estaba", que casi siempre ha tenido un peso importante en los procesos electorales españoles, se ha hecho notar con fuerza. En la campaña, el partido del gobierno ha manejado con eficacia ese elemento en sus dos dimensiones: el voto del miedo, que ha tenido como principal víctima a Podemos, y el voto útil, que ha tenido como principal víctima a Ciudadanos, el partido que más ha perdido en esta jornada electoral: es evidente que han vuelto al PP muchos de los votos que en su día se fueron al partido de Rivera.

Los votantes, además de ser muy demócratas, son muy comprensivos con la corrupciónMariano Rajoy no solo aguanta el tipo: sale fortalecido. Con 137 escaños (14 más que hace seis meses) y 7.550.000 votos, quienes dentro de su partido se estaban probando la ropa que iba a dejar tendrán que esperar mejor ocasión, y quienes fuera de su partido ponían su cabeza como condición para cualquier diálogo van a tener que pensárselo. Rajoy, que es el político español en activo que ha visto pasar por delante de su puerta los cadáveres de más enemigos, ha vuelto a caer de pie. Esta vez no va a tener más remedio que decir que sí cuando el rey lo invite a preparar la investidura.

No ha habido sorpasso. El sueño de Julio Anguita, un viejo dirigente comunista que la joven izquierda había adoptado en los últimos tiempo como icono, no se ha producido. El Partido Socialista, que es un partido centenario con muchos años de gobierno a sus espaldas, pierde unos cuantos escaños, pero se mantiene como primera referencia de la izquierda, a 14 escaños y 375.000 votos de distancia de Unidos Podemos, donde la suma de fuerzas de Pablo Iglesias y Alberto Garzón no ha dado los resultados que pretendían. En su conjunto esa izquierda, ciertamente fragmentada, aunque tiene muchos votos, tiene pocas posibilidades de formar por sí misma gobierno.

El tablero político sigue convertido en un parchís, con cuatro jugadores, tras varias décadas jugando al ajedrez, pero la caída en picado del bipartidismo se ha frenado. Si en 2008 PP y PSOE sumaban un 83,8% del electorado, en 2011 el 73,4% y en 2015 el 50,73%, al borde del precipicio, en esta ocasión la suma de votos del PSOE y el PP supera el 55% del electorado. Quienes plantean el juego político –no son pocos– en términos de 'lo nuevo' frente a 'lo viejo' tienen que aceptar que una parte importante de la población no quiere aventuras ni quiere romper amarras de manera traumática con el pasado.

El tablero político sigue convertido en un parchís con cuatro jugadoresEstos, como dice Errejón, "no son unos buenos resultados" para Unidos Podemos y tampoco, desde luego, son buenos resultados para Ciudadanos, los dos partidos emergentes. Pero –también lo dijo Errejón– Podemos ha venido para quedarse: una cosa es que haya fracasado su estrategia de fusión acelerada con IU y otra que no tenga músculo.

Dicho todo eso, toca pactar. Esta vez los pactos pueden ser más fáciles. Pero es imprescindible que se quiera pactar de verdad (en el anterior intento era evidente que más de un partido lo que quería era volver a las urnas) y que se recuerde la norma elemental de los pactos: pactar es ceder. Y no estaría de más, ya puestos, que a la hora de intentar esos pactos se tenga en cuenta un elemento que con frecuencia se olvida: el interés común.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/opiniones/carlos-santos-elecciones-2783211/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información