Este domingo se cumplen 30 años de la muerte de Steve McQueen, el rey del 'Cool'

Steve McQueen
McQueen, en la piel de uno de sus personajes más célebres: el impenetrable teniente de 'Bullitt'. (ARCHIVO)
  • Ya hace 30 años que murió, pero su leyenda sigue viva.
  • Además de ser el actor mejor pagado del mundo, su estilo lo convirtió en una referencia ineludible para definir la masculinidad.

Empecemos por el final: viéndole hoy, 30 años después de morir, Steve McQueen sería el actor del momento. Clase salvaje. Distinción brutal. Y una actitud más de moda que nunca. Es lo que tiene trascender el estrellato para convertirte en icono.

Empecemos por el final: con el actor mejor pagado del mundo huyendo, en 1980, a un ignoto rincón de México. ¿Un rodaje, un baño de anonimato? Algo más terrible: la tos que había empezado a torturarlo hacía un año era un cáncer. Uno de los más raros: un mesotelioma. Un enemigo invencible.

Las puertas del cielo

Pero McQueen sabe que todo puede ser derrotado. Lo sabe desde que nace en 1930 en un remoto lugar de Indiana. No tiene hermanos: su padre abandona a su madre cuando él apenas tiene unos meses y se cría en la granja de un tío, campo propicio para un rebelde. En sus fugaces estancias con su madre, se pelea con violentos padrastros, coquetea con la delincuencia y termina en un reformatorio, donde sufre abusos sexuales. La salida, el Ejército. La rabia no desaparece, pero al menos logra una beca para su vuelta a EE UU.

Aunque fiero y violento, parece un tipo del que fiarse

Una novia le aconseja que estudie arte dramático y llama a la puerta de Lee Strasberg, director de una de las más prestigiosas escuelas de interpretación. Milagrosamente es admitido: entre más de dos mil candidatos sólo Martin Landau y él lo logran, y McQueen no tarda en despuntar. Pequeños papeles en cine, teatro y televisión, donde un cazarrecompensas llamado Josh Randall, personaje episódico en la serie Wanted: Dead or Alive, hace que se fijen en él. No es raro: la rudeza del gesto se compensa por la dulzura de la mirada. No sabemos por qué, pero tiene motivos para estar resentido. Y, aunque fiero y violento, parece un tipo del que fiarse. El director John Sturges lo hace dándole un papel en Los siete magníficos donde, entre tipos forjados en hierro como Yul Brinner o Charles Bronson, deslumbra.

Es el más rápido desenfundando y el que, en medio del sudor y la sangre, hasta puede hacer llorar. Por eso, durante los años sesenta encadena papeles inolvidables en películas memorables: el tahúr de El rey del juego, el militar casi suicida de Comando o El amante de la muerte, el músico canalla de Amores con un extraño... Ya es una estrella.

El gran salto

Los hay más guapos, como Newman, o más simpáticos, como Redford, pero ninguno es el Rey del Cool. ¿Por qué? Por La gran evasión, donde vuelve a ser un perro solitario y rabioso, un niño atrapado en un injusto mundo de adultos de donde tiene que huir. ¿Cómo? En un interminable salto sobre una Triumph disfrazada de BMW.

Apasionado de motos y coches, McQueen no quiere recurrir a un doble, pero los productores no le permiten una maniobra casi suicida y llama a su amigo Bud Ekrins. Ávido por multiplicar su hombría el estudio lo niega, pero McQueen no tiene reparos en reconocer que él no voló en esa moto. Ekrins también lo doblará en algunos fotogramas de Bullitt:entre otros, en los de la persecución automovilística más célebre de la historia del cine.

La chirriante carrera por San Francisco entre un Dodge Charger y un Ford Mustang termina de cubrir de oro a McQueen, que con ese y otros éxitos (El Yang-Tsé en llamas o El caso Thomas Crown) produce y dirige Las 24 horas de Le Mans, una forma de entregarse a su gran pasión, las carreras. Vuelve al cine con La huida, Papillón o El coloso en llamas, pero su alma está en otro sitio: las carreras.

Sin frenos

Terminemos por el principio: McQueen empieza a morirse. Los mejores oncólogos le niegan toda esperanza, pero él huye a México, donde le espera un dudoso médico, William D. Kelley, que asegura poder curar el cáncer con una chamánica mezcla de zumos y vitaminas, extracto de huesos de albaricoque e inyecciones con células de feto animal. La fórmula, claro, fracasa: la prolongada exposición al amianto durante su etapa militar y a lo largo de tantas carreras, ha envenenado al irreductible divo. Tras dos agónicos días y una operación a vida o muerte, SteveMcQueen termina, por una vez, derrotado. No habrá más carreras ni más películas, pero sí quedará un imperecedero recuerdo.

Los papeles que nunca llegaron

Por las manos de McQueen pasaron algunos de los guiones más deseables de los setenta. Por ejemplo, rechazó protagonizar Apocalypse Now, Encuentros en la tercera fase o Alguien voló sobre el nido del cuco. Sí quiso, en cambio, encabezar Acorralado, en el papel que después inmortalizaría Sylvester Stallone. Su último proyecto fue Yucatán, una épica aventura de motociclistas en el desierto que no pudo rodar por su muerte.

No pases de ...

Una película. La huida. Podría ser La gran evasión o Bullitt, pero en La huida encontramos no sólo al pétreo McQueen, sino también al gran director Sam Peckinpah y la turbadora presencia de Ali MacGraw, una de las más bellas actrices de la historia y esposa, durante años, del propio actor. Sam Peckinpah, 1972. 5,99 euros.

Un disco. Vanishing Point. Son escoceses y músicos, pero tienen algo del cool del celebrado McQueen. En este disco, el grupo Primal Scream homenajea a una película legendaria, una demencial road movie repleta de acelerones, adrenalina y derrapes. No la protagonizó McQueen, pero seguro que sí disfrutó viéndola. Primal Scream, 1997. 13,99 euros.

Un libro. Portrait of an american rebel. Durante casi cuatro años, Marshall Terrill rebuscó en todos lados para encontrar las más oscuras sombras en la vida de McQueen. El resultado, un apasionante relato que, pese a sus casi 600 páginas, se convierte en imprescindible para sus millones de seguidores. Marshall Terrill, 1993. 39,99 euros.

41 Comentarios
Suscribirse por RSS

Escribir un nuevo comentario

15 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser cd
15
Avatar genérico
Dice ser cd, 04.11.2010 - 10.55h

Pazuzu - #14

Sí pero la diferencia es que auque tambien fuera un cabron,
uno era un actorazo y el otro no le llega ni a suela de los talones.

Ya no puede recibir valoraciones +2
16 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser VIVA EL CINE ESPAÑOL
16
Avatar genérico
Dice ser VIVA EL CINE ESPAÑOL, 04.11.2010 - 10.59h

Javier Bardem es mucho mejor actor que este aficionado

Ya no puede recibir valoraciones -8
17 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser Demon
17
Avatar genérico
Dice ser Demon, 04.11.2010 - 11.02h

VIVA EL CINE ESPAÑOL - #3

Claro, claro...Mucho mas conocido en todo el mundo Paco Martinez Soria. XD

Ya no puede recibir valoraciones +5
18 Comentario oculto Leer comentario
Tinux
18
Avatar de Tinux
Tinux, 04.11.2010 - 11.02h

    grande entre los grandes y además increiblemente guapo <3

    Ya no puede recibir valoraciones +5
    19 Comentario oculto Leer comentario
    Dice ser IGNORARLE
    19
    Avatar genérico
    Dice ser IGNORARLE, 04.11.2010 - 11.05h

    04.11.2010 - 10.59 h - Dice ser VIVA EL CINE ESPAÑOL - #16

    TROLL PEPERO IDENTIFICADO.

    Ya no puede recibir valoraciones +4
    20 Comentario oculto Leer comentario
    Dice ser Son como niños pero cagados encima
    20
    Avatar genérico
    Dice ser Son como niños pero cagados encima, 04.11.2010 - 11.07h

    Estos trolls como su mierda hacia el gran actor internacional Javier Bardem no funciona, pues a trollear haber si cuela. y si, Javier Bardem es un gran actor que nada tiene que envidiar a este otro buen actor muerto hace ya tiempo por el cáncer.

    Ya no puede recibir valoraciones -2
    21 Comentario oculto Leer comentario
    BloodyMery
    21
    Avatar de BloodyMery
    BloodyMery, 04.11.2010 - 11.16h

      La gran evasión. Fin.

      Ya no puede recibir valoraciones +3
      22 Comentario oculto Leer comentario
      Dice ser Del otro lado del atlantico
      22
      Avatar genérico
      Dice ser Del otro lado del atlantico, 04.11.2010 - 11.17h

      El hombre del rifle, tambien protagonizo esta serie en television, era una de mis favoritas, fue amigo y admirador de juan manuel fangio y el gran lalo schiffrin quien compuso las bandas sonoras de la mayoria de sus peliculas

      Ya no puede recibir valoraciones 0
      23 Comentario oculto Leer comentario
      Dice ser eneas
      23
      Avatar genérico
      Dice ser eneas, 04.11.2010 - 11.21h

      #3 ->Yo no he querido censurar a nadie. Mas bien he constatado algo que es evidente: que tu cultura cinefila es mas bien escasa.
      Creo que llevar este tema al PP, cine español y Javier Bardem está fuera de lugar.

      El tiempo pondrá a cada uno en su sitio, y a Steve Mcqueen se le recuerda por su participacion en peliculas que son todo un clásico.

      De todas formas de gusto ver la calidad de los comentarios de este foro, entre faltas de ortografía y "pasadas" de frenada comparando cosas que no son comparables...

      Ya no puede recibir valoraciones +2
      24 Comentario oculto Leer comentario
      Dice ser BSO
      24
      Avatar genérico
      Dice ser BSO, 04.11.2010 - 11.30h

      Bullit by Lalo Schifrin hhttp://www.youtube.com/watch?v=eWQRjH-Ibbc

      Ya no puede recibir valoraciones 0

      Hemos bloqueado los comentarios y las correcciones de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

      Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios

      Escribir comentario o corrección

      3000 caracteres pendientes

      Introduce el número de la imagen (Código de verificación para prevenir envios automáticos).

      Código seguridad

      Normas para comentar en 20minutos.es
      • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
      • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
      • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
      • Por favor, céntrate en el tema.
      • Normas y protección de datos