Mitsubishi Lancer Sportback 1.6/1.8DI-D, nuevos corazones

Mitsubishi Lancer Sportback 1.6/1.8DI-D, nuevos corazones

Mitsubishi Lancer Sportback 1.6/1.8DI-D
Mitsubishi Lancer Sportback 1.6/1.8DI-D (MARIO HOMMEN)
  • A la vista de sus cifras de ventas, el Mitsubishi Lancer Sportback es uno de los modelos de la clase compacta más infravalorados.
  • Un precio de acceso (20.000 euros)  y una gama de motorizaciones escasa podrían haber sido algunos de los motivos.
  • Sin embargo, Mitsubishi ha tomado nota y ha rebajado el precio básico hasta los 15.000 euros con la introducción de  nuevos motores.

Con la versión Sportback Mitsubishi ha incluido una alternativa interesante a la tradicional y más conservadora versión sedán de la serie Lancer. Sin embargo, y pese a su expresivo frontal que recuerda a un reactor, esta berlina tipo hatchback no parece convencer del todo estéticamente. Debido al exuberante voladizo de la parte trasera, en este Sportback se echa de menos una carrocería algo más proporcionada. Además, en la versión que nosotros probamos, y que iba equipada con llantas de 16", los huecos de las ruedas parecían no estar cubiertos del todo.

No obstante, su particular zaga proporciona a este vehículo una longitud total de 4,60 metros, lo que resulta bastante sorprendente dentro del segmento de los compactos. Así de larga es también la Clase C de Mercedes. Por este motivo resulta tan magnífica la oferta de espacio del habitáculo del Lancer, predominantemente negro y equipado con un salpicadero bien organizado. Sobre todo la libertad de movimiento a la altura de las rodillas en la parte trasera del Sportback, en principio sólo disponible con cuatro puertas de acceso, es grandiosa. No obstante, los ocupantes que midan más de 1,80 metros tendrán alguna que otra dificultad para pasar por debajo del umbral de la puerta. Si la parte trasera va a acoger a tres personas, la que se siente en el medio deberá conformarse con una menor profundidad para los pies debido al túnel de transmisión, incluso si no se dispone de la tracción integral como en el Ralliart.

Muy astuto...

Su maletero también es de fácil acceso, igual de amplio y con una gran versatilidad. Su piso se puede regular a dos alturas diferentes, con lo que la posición más elevada se alinea con el plano de carga. De esta forma no evitamos tener que elevar objetos pesados a una altura imposible. Si se necesita más espacio, con una sencilla maniobra se rebaja el piso algunos centímetros y se sujeta en esa posición.

Una solución genial son las palancas situadas en las paredes laterales derecha e izquierda justo detrás de la apertura del maletero y que sirven para ampliar la capacidad de almacenamiento. Un pequeño tirón y una de las dos partes del banco trasero asimétrico se abatirá hacia adelante. De esta forma tan sencilla y sin necesidad de ninguna otra maniobra el volumen del maletero crece de 288 litros a un máximo de 1.349 litros.

Nuevo gasolina básico

Abandonamos el compartimento trasero para recalar en el delantero. En el caso del nuevo motor básico de gasolina, la cilindrada alcanza aproximadamente 1,6 litros distribuida en 4 cilindros. De esta forma, el nuevo motor de gasolina de Mitsubishi denominado 1.6 MIVEC (Mitsubishi Innovative Valve Timing and Lift Electronic Control), que se las arregla a la perfección sin sobrealimentación ni inyección directa de gasolina, cuenta con 117 CV y es capaz de desarrollar 154 Nm a 4.000 vueltas. Las prestaciones de este automóvil de 1,3 toneladas de peso en combinación con el único cambio de cinco velocidades disponible son razonables. Su aceleración de 0 a 100 km/h dura 11,1 segundos y su velocidad máxima alcanza los 188 km/h.

El consumo de combustible también se sitúa en un nivel acorde con nuestros tiempos. La versión básica consume 5,9 litros a los 100 km, mientras que en el caso de las dos variantes superiores, Inform e Invite, su consumo homologado es incluso 0,2 litros inferior gracias a la función automática Start/Stop (AS&G) instalada de serie. En este caso, la comparación con el VW Golf y sus motores sobrealimentados sometidos a una reducción de la cilindrada resulta más que interesante. Su 1.4 TSI de 122 CV de potencia presenta un consumo homologado de 6,2 litros, aunque con unas prestaciones mejores. Por su rendimiento, el Lancer 1.6 es comparable al Golf 1.2 TSI de 105 CV. Éste último, en su versión Eco con Bluemotion Technology se conforma con 5,2 litros. Visto de esta manera, el Lancer con el nuevo motor básico no es ni especialmente económico ni sumamente derrochador.

La única crítica a este cuatro cilindros es su propulsión, ya que resulta algo contenida desde la zona baja de revoluciones. Si se quiere ir más deprisa no es recomendable escatimar con las revoluciones. El 1.6 se revoluciona de buena gana, a partir de las 3.500 vueltas y hasta las 6.000 desarrolla muy bien la potencia y en la zona alta de revoluciones emite incluso un sonido robusto y deportivo, aunque no muy intenso. Sin embargo, si uno se dedica a ir siempre a gran velocidad, entonces el ordenador de a bordo mostrará, como en nuestro caso, un consumo de dos dígitos. Pese a todo, cabe mencionar que si se exige de la misma manera a cualquier modelo de gasolina similar, todos tienden a consumir bastante más.

Nuevo motor diésel

El motor 1.8 DI-D de 116 CV que Mitsubishi comercializa a partir de 20.000 euros es mucho más eficaz gracias a su elevado par motor (300 Nm a 2.000 r.p.m.). Una recomendación de la marcha que se debería seleccionar y un sistema automático Start/Stop son dos de las cosas de las que disfrutaremos de serie. Gracias a la compresión más baja de todas las mecánicas diésel y a una regulación variable de la carrera de las válvulas en lo que respecta a la admisión, este nuevo propulsor desarrollado por Mitsubishi sorprendió ya en el ASX con un consumo especialmente bajo.

Sin embargo, en el Lancer Sportback el consumo de 5,3 litros de su motor 1.8 DI-D no ha logrado batir récords en las comparativas de su segmento. En este caso el VW Golf, con variantes diésel similares (1.6 TDI y 2.0 TDI) y equipado con el paquete Bluemotion Technology, registra un consumo homologado mucho mejor. Así, el 1.6 TDI de 105 PS, con unas prestaciones algo peores, tiene un consumo 1,1 litros inferior. Por otro lado, el 2.0 TDI es capaz de rebajar el nivel del Lancer en 0,9 litros y además es más rápido.

Dos versiones de potencia

No obstante, en la práctica el 1.8 DI-D sí nos gusta. Junto con un portentoso par motor y una consecuente progresión, éste se caracteriza por mantener una marcha refinada, aunque acompañada de un omnipresente silbido del turbo. Su tiempo de aceleración es de 10,6 segundos y su velocidad máxima de 189 km/h. Con un estilo de conducción igual de alegre como el desarrollado anteriormente con el Lancer 1.6, el ordenador de a bordo mostró un consumo de 6,3 litros. De forma alternativa, Mitsubishi comercializa el 1.8 DI-D (también en una versión de 150 CV) que con unas prestaciones mucho mejores registra el mismo consumo de combustible.

En ambas variantes de motor nos llamaron positivamente la atención los chasis, regulados ambos de forma igual de confortable. En nuestro primer contacto a finales de 2008, el Lancer Sportback rodó sobre unas llantas de 18" más atractivas que le permitieron mostrar todo su potencial en las curvas pero que trasladaban todas las irregularidades del asfalto de forma demasiado evidente. Aunque el Lancer con el motor de gasolina 1.6 no llega a transmitir el mismo nivel en curva, su dirección es algo más imprecisa y sintética. Con el motor diésel 1.8 DI-D más pesado el Sportback se mantiene más asentado sobre el asfalto y causa una impresión más equilibrada incluso al trazar curvas rápidas.

Buena estructura de precios

Por 15.000 euros la casa Mitsubishi comercializa el Lancer Sportback 1.6 en su línea de equipamiento básica que no ha recibido ningún nombre. Sin embargo, ésta ya ofrece algunos detalles importantes: elevalunas eléctricos, espejos exteriores eléctricos, banco trasero plegable de forma asimétrica, maletero de dos niveles, siete airbags y ESP. Por un sobreprecio de 2.000 euros está disponible el equipamiento Inform, que también ofrece la función AS&G, aire acondicionado y radio CD. Por otros 1.000 euros podríamos disfrutar del acabado Invite con llantas de 16", volante de cuero, climatizador, así como sensores de lluvia y luz. Como única opción disponible se puede solicitar solamente una pintura metalizada.

El Lancer Sportback 1.8 DI-D, en su versión de 116 CV disponible a partir de 20.000 euros, se comercializa en la versión Inform. Las líneas de equipamiento superiores Invite, Intense e Instyle están reservadas para la ya mencionada versión de 150 CV y su precio oscila entre los 22.000 euros y algo más de 27.000 euros.

Por una versión del VW Golf con motorización y equipamiento similares sería necesario poner sobre la mesa algunos miles de euros más. Para los que quieran mucho coche por poco dinero el Lancer Sportback es una alternativa interesante y ahora también encontrarán una amplia gama de motores y un precio de acceso más económico.

Conclusión

Mucho espacio interior, un concepto de maletero elaborado y, en comparación con el Golf, un precio notablemente más económico. El Mitsubishi Lancer Sportback es con toda seguridad una buena opción. Con el asequible modelo de acceso 1.6 y sus dos versiones diésel del nuevo propulsor 1.8 DI-D Mitsubishi ofrece a los posibles clientes dos alicientes más para decidirse por su compra.

*Nota importante: Las versiones y los precios reflejados en el texto corresponden al mercado alemán.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/858625/0/mitsubishi/lancer/sportback/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios