Versión impresa

M.CSIC cuestiona que los ataques al ganado sean causados por lobos y responsabiliza a perros salvajes

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han encontrado indicios que sugieren que parte de los ataques al ganado atribuidos a lobos podrían haber sido en realidad causados por perros salvajes.

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han encontrado indicios que sugieren que parte de los ataques al ganado atribuidos a lobos podrían haber sido en realidad causados por perros salvajes.

Para la investigación, recientemente publicada en la revista 'Animal Conservation', editada por la Sociedad Zoológica de Londres, los responsables recogieron muestras fecales susceptibles de pertenecer a lobos en 2003 y 2004 en una zona concreta: entre el norte de Burgos y el oeste de Álava, un área donde se producen frecuentes ataques al ganado.

Tras someterlas a diversos análisis moleculares, los resultados concluyeron que la mayor parte de los excrementos pertenecían a perros salvajes y que hasta un 32 por ciento de su dieta estaba constituida por ganado ovino, frente al 3,3 por ciento que representan estos animales en la dieta lupina.

"La aparición de presas domésticas es mucho más elevada en perros y, en cambio, los lobos consumen preferiblemente presas silvestres", ha explicado Jorge Echegaray, investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana, quien, además, ha subrayado que en los excrementos de perros aparecen "tanto presas silvestres como domésticas, lo que descarta que se trate de ejemplares alimentados artificialmente".

En total, los investigadores recogieron 136 excrementos, de los que, mediante técnicas de análisis molecular, consiguieron identificar la procedencia de 86: 31 de lobo y 53 de perro Se trata de la primera vez en el país en que se utilizan estas técnicas para identificar excrementos de cánidos.

A la vista de estos datos, Echegaray puntualizó que podría existir una "desproporción notable" en la atribución de daños, dado que el 95 por ciento de los ataques se asignan a lobos, a pesar de que es muy complicado diferenciarlos de los de perro.

Recordó que las indemnizaciones a ganaderos sólo son abonadas en el caso de ataques realizados por lobos, por lo tanto, los posibles ataques de cánidos domésticos "estarían engrosando los costes económicos asociados a la conservación del lobo".

El investigador hizo hincapié en que uno de los problemas de conservación de grandes carnívoros es la conflictividad con la ganadería, lo que contribuye a fomentar la percepción negativa sobre el lobo.

Así, apuntó que en los últimos tiempos, y por este tipo de justificaciones, sólo en la provincia de Álava se han abatido cuatro ejemplares de lobo al año, además de realizarse 300 batidas de erradicación, el 74 por ciento de las cuales se realizaron fuera de la temporada hábil de caza. Además, recordó que existen patrullas de control cuyo objetivo es perseguir a los lobos.

Del mismo modo, destacó que en otros países donde no existe población de lobos, como el Reino Unido, los perros salvajes matan anualmente un promedio de 30.000 ovejas y 10.000 corderos, lo que supone unas pérdidas de alrededor de 2,5 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/798107/0/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios