Enfermedades que se contagian con besos

Beso
Una pareja se besa. (ARCHIVO)
  • La mononucleosis, de hecho es conocida como 'enfermedad del beso'.
  • También los catarros, gripes, los herpes simples... e incluso la meningitis.

Del beso se ha escrito de todo, más para lo bueno que para lo malo, que lo hay, en modo de contagio de enfermedades. En el ámbito de la salud encontramos estudios que afirman que un beso es bueno, incluso, contra el colesterol y para quemar calorías (movemos 34 músculos faciales y quemamos cinco veces más calorías que frente al televisor) pero hay que tener en cuenta que es una rápida vía de contagio de enfermedades víricas y bacterianas, algunas muy comunes, indican desde Muy Interesante.

La más conocida es la mononucleosis, que popularmente ha adoptado el nombre de la enfermedad del beso (aunque también del vaso). Se da especialmente entre jóvenes y sus síntomas son fiebre, dolor agudo de garganta, inflamación de ganglios linfáticos y fatiga. Se produce por un virus (el virus de Epstein Barr) por lo que quien se contagia sólo puede esperar a que remitan los efectos.

Uno de los contagios más frecuentes es el de los catarros y gripes. Los virus que los causan (rhinovirus, influenza) se transmite con facilidad a través de la saliva. Tan sólo dos días después aparecen los síntomas de sobra conocidos por todos.

El herpes simple se contagia, entre otras vías, a través de los besos. Provocado también por un virus (virus herpes simplex) puede tardar en manifestarse hasta dos años desde el contagio. Lo normal es el contagio a través del beso y del sexo y suele aparecer en zonas de la cara como los labios y también en los genitales. No existe una cura definitiva, pero sí tratamientos que minimizan sus síntomas: inflamaciones, picor, ampollas, costras, fiebre en algunos casos...

La meningitis puede transmitirse al besar (al igual que al hablar o al toser) a través de la saliva. La inflamación de las meninges (membranas que envuelven el cerebro y la médula espinal) puede ser causada por virus o bacterias. El dolor de cabeza, rigidez en el cuello, intolerancia a la luz o a sonidos... Suelen ser algunos de los síntomas de ésta. Avanza con rapidez, por lo que un diagnóstico precoz en muy importante. De prolongarse la enfermedad en el tiempo ésta puede desembocar en graves secuelas (sordera, epilepsia, hidrocefalia...) incluso, la muerte.

Si en los labios (de un enfermo de hepatitis) hubiese una herida sangrante también existe el riesgo de contagio de la hepatitis (B, C y D). Si lo que hay en los labios son restos de alimentos contaminados, el contagio podría ser de hepatitis A y E. Sin embargo, y en este caso, la saliva no es vehículo transmisor.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/713441/0/besos/enfermedades/contagio/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios