Los estudiantes ahorran 50 euros al mes si comen en la universidad

Los estudiantes ahorran 50 euros al mes si comen en la universidad

Los estudiantes ahorran 50 euros
Estudiantes de la universidad privada Ramon Llull aprovechan el servicio de comedores. (Marc Santín)
Ampliar
El menú universitario cuesta una media de 110 euros, mientras que comer fuera supone un gasto de 160. Los universitarios piden más variedad y calidad en el servicio de comida.
Un universitario de Barcelona puede comer todo el mes por unos 100 euros si estudia en un centro público y unos 120 si es privado. Son pocos los que optan por comer en restaurantes de fuera, que suponen un gasto de 160 euros al mes, aproximadamente. Las públicas ofrecen cada día un menú que ronda los cinco euros, incluyendo dos platos, bebida y postre; mientras que las universidades privadas no suelen bajar de seis euros, con opción a un entrante adicional.

La principal queja surge de la relación calidad-precio. El coste es bajo, pero la calidad y la variedad también: «No puedo decir que no me guste lo que como, ni el precio, pero en dos años he engordado bastante», se lamenta Lluís Font, estudiante de la Universidad Autònoma de Barcelona (UAB).

Tres tipos de menú

Entre las públicas, la Universitat de Barcelona (UB) y la UAB son las que tienen mayor oferta en sus comedores centrales: tres tipos distintos de menú, platos combinados o bocadillos. La Universitat Pompeu Fabra tiene menos oferta, a pesar de que los precios son semejantes: «No hay mucho donde elegir, en la UB se come mucho mejor», comenta Natalia Caballero, estudiante de Psicología.

La dieta de estos centros es de pizzas, pasta y fritos en general, con la excepción de ensalada, y a veces pescado, como variantes sanas.

La Universitat Politècnica es la que recibe más quejas, ya que sólo cuenta con bares que dispensan bocadillos y platos combinados. Debido a estas circunstancias, cada vez son más los estudiantes que optan por llevar comida de casa y aprovechar el servicio de microondas. Sólo en la UAB, el 75% de los estudiantes eligen esta opción, según un informe sobre bares y restaurantes universitarios publicado por la Autònoma. Aun así, se reciben quejas por la ubicación y la cantidad de microondas: «vas a calentar la comida tan lejos, que cuando llegas ya está fría», según afirma Vanessa Graell, de la UB.

Ni rastro de dieta mediterránea

Los restaurantes universitarios no ofrecen de forma explícita ningún tipo de menú especial para vegetarianos, diabéticos o, simplemente, gente a dieta o con ganas de comer sano. La única alternativa es hacer una petición especial en cocina. Sólo hay alguna excepción, como la de la Universitat Ramon Llull, que sí ofrece un menú especial para este tipo de demanda. En el resto de universidades, el efecto de una dieta poco equilibrada podría ser grave. La Doctora Barbany, de la Asociación para el Estudio de la Obesidad, advierte a 20 minutos de que esta dieta puede causar graves consecuencias en la calidad de vida de los estudiantes: «no sólo hay que temer la obesidad, sino sus enfermedades derivadas, como la diabetes o la apnea del sueño, pudiendo incluso reducir la esperanza de vida».

Melina Solans. 19 años, Estudiante de Matemáticas (UPC)

«La facultad de Mates es lo peor, sólo tienes 5 platos combinados a elegir, que están ahí  todo el año. Para lo que te dan es carísimo. Yo vengo de París y ahí el menú cuesta dos euros».

Jacobo Pérez del Pulgar. 22 años, Estudiante de publicidad (URL)

«La comida no está mal, pero el precio es muy alto para nuestras lamentables pagas. Quizás deberían dejar de subir los precios aprovechando el inicio de cada curso».

Raquel Molina. 21 años, Estudiante de periodismo (UAB)

«Lo peor es el ambiente, está lleno de humo. Además es caro y la calidad no es muy buena. Yo he estado en comedores universitarios de México y de Ecuador y son mejores».

Adriano Galante. 22 años, Estudiante de Psicología (UPF)

«Van cambiando los platos, la verdad es que hay donde elegir, aunque siempre repiten. Lo que sí es verdad es que el viernes notas que han puesto las sobras del resto de la semana».

Judit Pérez. 21 años, Estudiante de Económicas (UB)

«Estamos en el año de la gastronomía y aquí no hay manera de encontrar comida sana. Para comer fritos, mejor que pongan un Mc Donalds, sería la misma calidad pero saldría más barato».

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/64870/0/estudiantes/ahorran/comer/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios