Un crimen de muchas letras

Un crimen de muchas letras

Hoy se abre el I Encuentro Europeo de Novela Negra en Barcelona. El género criminal goza de buena salud. Éstas son algunas pistas que explican el fenómeno de la literatura policiaca.

La esfinge de los bajos fondos les plantea el siguiente misterio... Pero antes, preparen sus dotes detectivescas. Afilen su olfato. Busquen las cinco patas al gato, el puñal escondido en su pelaje, el arsénico que emana en su suspicaz ronroneo. Ahora, ¿por qué engancha la novela criminal?

El I Encuentro Europeo de Novela Negra, que reúne en Barcelona desde hoy hasta el sábado a los grandes gurús del género (Petros Markaris, Andrea Camilleri, Lorenzo Silva...), pone la lupa en la pista. Más datos: coincide con el certamen Ocho Días en Negro de Pozuelo de Alarcón (Madrid). ¿Saben ya quién es el asesino?

Todo enigma se resuelve en su raíz, es decir, en el escritor estadounidense Edgar Allan Poe. Los crímenes de la calle Morgue, gracias al genio del inspector Dupin, abrieron la veda de caza al delincuente, a finales del siglo xix. «Ahí empieza la novela policiaca, burguesa... rompecabezas creados por Conan Doyle (Sherlock Holmes) o Agatha Christie con Hércules Poirot», dice Mariano Sánchez Soler, escritor y experto ponente en Pozuelo.

La madre hampa

El buen investigador jamás da un paso evidente. Así que nos quitamos los anillos. Descendemos a la sórdida hampa. «A partir de los años veinte Dashiell Hammett (Cosecha roja) crea otra escuela en los EE UU, baja a la calle, calzando al detective duro, desengañado, en una trama efervescente en donde lo importante no es tanto el asesino, sino el ambiente», añade Soler. ¡Elemental! Tenemos al retoño de la actual novela negra.

Escuela de asesinos

A partir de Hammett y gracias al desarrollo de autores como Raymond Chandler el género se expande. En Italia se de denomina giallo (por las tapas amarillas de las portadas). En España, se acuña el término negro, copiado de Francia.

Las escuelas se dividen en norteamericana, europea (nórdica y mediterránea) y latinoamericana. En esta última, por ejemplo, «el protagonista nunca es un policía, eso sería más ciencia ficción», ironiza Paco Camarasa, de la librería Negra y Criminal (Barcelona). También se añade la crítica social, ese realismo trágico, que dio el éxito a Vázquez Montalbán y su detective hedonista Pepe Carvalho.

El género hoy apuesta por el mestizaje. «Es la crónica de nuestro tiempo, explorar la realidad social, sin que nos acusen de costumbristas», dice Alicia Giménez Bartlett, madre de la famosa inspectora Petra Delicado.

Entonces, ¿cuál es la respuesta al enigma? La novela negra atrae por su garra, «su juego sorprende, atrae el lado oscuro, nunca puede aburrir», sentencia Bartlett.

LO ÚLTIMO, A SANGRE FRÍA

Henning Mankel, Cortafuegos: (Tusquets. 20 euros). El escritor sueco retoma las andanzas de su depresivo inspector. Kurt Wallander en un caso de asesinatos incompresibles.

Andrea Camilleri, El miedo de Montalbano: (Salamandra. 13,50 euros). Seis trepidantes narraciones que nos sumergen en el universo del comisario Montalbano.

Alicia Giménez Bartlett, Un barco cargado de arroz: (Planeta. 20 euros). Petra Delicado investiga la muerte de un mendigo.

Manuel Vázquez Montalbán, La soledad del mánager (Planeta. 15 euros). Un ajuste de cuentas sexual se convierte en un asunto político en esta aventura de Pepe Carvalho.

James Ellroy, La dalia negra (Ediciones B. 7,50). Nueva aventural del padre de L.A Confidential.

Petros Markaris, Suicidio Perfecto (Ediciones B. 18,50 euros). El comisario Jaritos desprende ironía contra los últimos Juegos Olímpico de Atenas.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/590/0/novela/negra/barcelona/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios