El Pozo, la herencia del cura 'rojo'

especial barrios pozo tren
La herida del El Pozo no está ya en las chabolas. (Jorge Paris)
Esta semana se cumplen 50 años de la llegada del jesuita Jose María Llanos al Pozo del Tío Raimundo. Su figura marcó un antes y un después para esta barriada que en los años cincuenta carecía de los recursos humanos más elementales.

 “¡Que viene el cura!”, gritaba alguien, y entonces había que desaparecer. Porque aquel cura no se andaba con chiquitas y de sobra eran conocidas por todos sus malas pulgas. Siempre que se desataba algún conflicto en una chabola, fuera la hora que fuera, aparecía el padre Llanos dispuesto a poner paz aunque para ello hubiese que repartir algún mandoble.

No en vano, aquel cura había sido confesor hasta del mismísimo Franco. Desde su llegada al barrio, vadeando el barrizal, el padre Llanos se instaló en una chabola y desde allí, afectado por los problemas que veía a su alrededor, inició una batalla personal para conseguir la mejora en la calidad de vida de sus vecinos.

A medida que los inmigrantes, la mayoría provenientes de Andalucía y Extremadura, llegaban al barrio, Llanos organizaba grupos de trabajo para levantar las chabolas en una sola noche, ya que si la vivienda estaba en pie a primera hora de la mañana, la policía no la podía tirar.

Llegaría a abastecer las chabolas con agua robada de las bocas de riego

Después llegaría el abastecer las chabolas con agua robada de las bocas de riego, más adelante la red de alcantarillado, y por fin la luz eléctrica proporcionada por una cooperativa creada por los propios jesuitas.

Afiliado a Comisiones Obreras

Y aquel cura Llanos, que venía de preparar a falangistas, acabo tras su inmersión en la realidad social de la barriada, afiliándose a Comisiones obreras y al partido comunista. A partir de ahí siguió la lucha para conseguir el paso de las chabolas a los edificios de viviendas, cuya primera fase se terminó de construir a mediados de los años ochenta.

Hoy El Pozo es un ejemplo de orden urbanístico: un barrio con amplias aceras sombreadas por multitud de árboles y agradables y austeros edificios de ladrillo rojo. Pero aunque los tiempos han cambiado, El Pozo no ha olvidado sus orígenes ni lo mucho que tuvo que hacer para llegar a donde ha llegado, por eso en él pervive el espíritu solidario y comunitario que le inculcó el padre Llanos y del que dio buena muestra el 11 de marzo del pasado año, cuando sobre su estación cayó la zarpa del terrorismo.

El corazón malherido del barrio se encuentra ahora en su Centro Cívico y Cultural. Un lugar que alberga biblioteca, aulas para cursos y actividades de todo tipo, sirve de sede a asociaciones de ayuda a los necesitados, y hasta dispone de cafetería y peluquería.

Dos días a la semana se organiza un baile para los mayores del barrio

“Dos días a la semana se organiza un baile para los mayores del barrio”, nos cuenta Encarna Azaustre (42 años), miembro de la Asociación de Vecinos del Pozo que trabaja en el centro como voluntaria. Tres años después de la llegada del padre Llanos al Pozo, arribaron Antonio Noguera, de 74 años, y su mujer Isabel, de 73.

Ambos venían de Higuera de Llerena, provincia de Badajoz, en busca de un trabajo que les permitiera sacar adelante a la familia que empezaban a formar. Para ello adquirieron un “pedacito de chabola” en la que vivieron hasta el año 87 año en el que les entregaron su casa, en la primera fase de edificios construidos.

 “A mí ya me han muerto tres veces, comprenderá que no estoy para ir a los bailes del Centro”, dice Antonio, mientras me muestra orgulloso el desfibrilador que lleva acoplado al pecho.”Si me acerco a la nevera me quedo pegado. Ya he tenido 9 infartos, 6 anginas de pecho, y llevo 37 muelles en las venas” , enumera como si de metas volantes en la carrera contra sí mismo se tratara.

“Cuando en el hospital me preguntan por lo que tengo, les digo que mejor empiezo por lo que no tengo, que es más corto”. “Se ha llevado él todos los infartos del barrio”, dice con el mismo humor su mujer, “ya se lo pueden agradecer”.

Isabel sí acude al Centro Cultural a clases de alfabetización. A la pregunta de si ya ha aprendido a leer y a escribir, contesta con optimismo: “Uff, un poquito, pero nunca es tarde, ya lo conseguiré”. Antonio e Isabel tiene tres hijos que no viven en el barrio, aunque les gustaría, pero no hay casas y no se puede construir más.

El tiempo de las drogas

“Es un buen barrio, ahora ya no hay apenas problemas de drogas, aunque en otros tiempos vimos muchas familias destruirse por esa causa”. Efectivamente desde el desmantelamiento del poblado de La Celsa, hace cinco años, los problemas de droga han disminuido mucho en El Pozo.

El barrio sigue lindando con el “territorio comanche”de Las Barranquillas, otro de los grandes hipermercados de la droga

Sin embargo el barrio sigue lindando con el “territorio comanche”de Las Barranquillas, otro de los grandes hipermercados de la droga que aún mantiene en vela a muchos padres de hijos adolescentes.

Frente a las atracciones de las fiestas del barrio, tres de estas adolescentes, Sara, de quince años, y Estela y Estefanía, de catorce, hacen tiempo delante de los toros mecánicos. Sara quiere ser veterinaria, Estela peluquera, y Estefanía gogó. Las tres salen con chicos de Entrevías, son fans de Bisbal y de la Niña Pastori, y por nada del mundo querrían irse a vivir fuera del Pozo.

“¡De eso nada, nuestro barrio es el mejor, que se vengan los de Entrevías para aquí! Ojalá que dentro de otros 50 años, Sara, Estela y Estefanía, puedan contarle a sus nietas que continúan en este barrio porque hace ya un siglo cierto cura, atípico y algo cascarrabias, se hundió en el fango hasta las rodillas para ayudar a sus antepasados a salir del fondo del pozo sin perder el orgullo de vivir en él.

    NOTICIAS RELACIONADAS

15 Comentarios
Suscribirse por RSS

Escribir un nuevo comentario

1 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser Josemari
1
Avatar genérico
Dice ser Josemari, 27.09.2005 - 10.25h

que pasa que ese cura era bueno por ser rojo?????????

Ya no puede recibir valoraciones 0
2 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser cura
2
Avatar genérico
Dice ser cura, 27.09.2005 - 10.57h

Pues sí, Josemari, por eso mismo. Por seguir la palabra de Jesús, bastante "roja", si te la lees, y bastante alejada de los principios en que se basa la "derecha", más cercana al judaísmo más reaccionario que le llevó a la cruz.

Ya no puede recibir valoraciones 0
3 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser M
3
Avatar genérico
Dice ser M, 27.09.2005 - 14.00h

Yo que soy vallecana y orgullosa que estoy de serlo, estos barrios representan la solidaridad de los vecinos, la importancia del movimiento asociativo a través de las parroquias y de las AAVV que tanto han hecho por estos barrios. Lo que más me gusta es que hoy todavía conservan ese toque de pueblo donde la gente se conoce y se para a hablar en la calle. Ya les gustaría a muchos otros sitios de Madrid...

Ya no puede recibir valoraciones 0
4 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser wotan
4
Avatar genérico
Dice ser wotan, 27.09.2005 - 15.40h

Ese barrio lo que es es una cantera de delincuentes,algunos asesinos y gentuza.Gracias Llanos.

Ya no puede recibir valoraciones 0
5 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser t
5
Avatar genérico
Dice ser t, 28.09.2005 - 15.02h

"Ese barrio lo que es es una cantera de delincuentes,algunos asesinos y gentuza.Gracias Llanos"

No voy a entrar en polemica pero yo creo que en la moreleja tenemos peores elementos, lo unico que no se les nota tanto pq tienen dinero todo se resume al maldito dinero. Wotan , tu vas siempre de negro con la cabezita rapada y estas como un tonel rico?

Ya no puede recibir valoraciones 0
6 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser Bea
6
Avatar genérico
Dice ser Bea, 11.10.2005 - 22.07h

que no hablen las personas que no conocen el barrio, ya que se puede andar por las calles sin tener ningun encontronazo con nadie y muchos de los barrios "mas ricos" de madrid son mucho peores.

Ya no puede recibir valoraciones 0
7 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser Lucina
7
Avatar genérico
Dice ser Lucina, 17.01.2006 - 19.16h

Yo soy una andaluza de jaen k con 18 años me he transladado a vivir a vallecas para estudiar en Madrid.Me gusta Vallecas en el sentido de que tienen las mismas costumbres que yo,ya que Vallecas es un barrio fundado por andaluces y extremeños.Lo que no me gusta es como las niñas van imitando a las personas de raza gitana y van amenazando y riendose de la gente.Los gitanos no son ni mucho menos asi,hay que conocerles. Un beso de esta andaluza residente en Vallecas

Ya no puede recibir valoraciones 0
8 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser luis gonzales
8
Avatar genérico
Dice ser luis gonzales, 22.01.2006 - 21.20h

Más de 40.000 madrileños son consumidores habituales de cocaína...

....y el 90% de sus proveedores se encuentran ubicados en apenas 20km cuadrados: EL POZO DEL TIO RAIMUNDO de Madrid.

Pocos quedan ya de aquellos vecinos que fundaron uno de los barrios más emblemáticos de la capital.
La tasa de mortalidad o el regreso a la tierra de la que partieron hace que la venta de pisos en este barrio se haya disparado enormemente. Claro, se trata de venta ilegal en dinero negro (pues el IVIMA no lo permite) a familias gitanas procedentes de Las Barranquillas dedicadas, en su mayor parte, a la distribución y venta de droga, que pueden desembolsar al momento y en metálico el importe del valor de los pisos.

Conclusión: bandas de menores delincuentes pilotando automóviles de lujo a gran velocidad por las calles de El Pozo, con el consiguiente peligro para el resto de los vecinos(honrados y trabajadores), amenazas, peleas, tráfico de armas, extorsiones...

Únicamente han de pasarse por las calles de esta jungla de cristal y, realmente, les entrarán ganas de re-modelar o rehacer la Ley del Menor.

Pero, que se puede esperar de un barrio como el de Entrevías o El Pozo en el que se trapichea con droga a escasos 2o metros de la comisaría de Entrevías?

Quizás la connivencia o incapacidad del comisario de dicha gerencia policial merezca otro email más adelante que inicie la apertura de una investigación a dicho sujeto.

Ya no puede recibir valoraciones 0
9 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser sergio alba carrasco
9
Avatar genérico
Dice ser sergio alba carrasco, 15.02.2006 - 00.52h

yo no soy catolico y paso d esos rollos pero mi padre se crio en el pozo: tenian q cagar en un agujero q hacian en el suelo sin agua sin luz SIN NA pero segun cuenta mi viejo el padre llanos era uno de esos curas q de verdad ejercian d cura..asi q el q no alla conocido a jose :llanos: q se calle la puta boca,ostias q la gente insulta sin tener ni puta idea GRACIAS LLANOS POR OCUPARTE D GENTE SIN NADA Y SIN RECIBIR NADA A CAMBIO,,,,SERGIO

Ya no puede recibir valoraciones 0
10 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser Enrique Coslado
10
Avatar genérico
Dice ser Enrique Coslado, 06.03.2006 - 17.59h

Yo no soy vecino de Vallecas, pero tengo la suerte de haber conocido el barrio porque ahora estoy trabajando en un colegio de El Pozo. He de decir que la gente en este sitio es excepcional y lo que me habían pintado como suburbio es un barrio lleno de alegría. A lo mejor no hay chalés de lujo pero tienen dignidad y saben llevar la vida.

Ya no puede recibir valoraciones 0

Hemos bloqueado los comentarios y las correcciones de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios

Escribir comentario o corrección

3000 caracteres pendientes

Introduce el número de la imagen (Código de verificación para prevenir envios automáticos).

Código seguridad

Normas para comentar en 20minutos.es
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Por favor, céntrate en el tema.
  • Normas y protección de datos