¿Qué cabe esperar del primer medicamento adelgazante sin receta a la venta en España?

Adelgazante sin receta.
Alli, el primer adelgazante sin receta a la venta en España.
Ampliar
  • "Ni placebo, ni milagro, y cumple", dicen los farmacéuticos.
  • 'Alli' vendió en EEUU dos millones de cajas en  los primeros 4 meses.
  • Efectos secundarios: diarrea, flatulencias e hipoglucemia.
  • Dos de cada tres españoles padecen sobrepeso o son obesos.

A esta cápsula de color turquesa ya hay quien la ha bautizado como la viagra de la obesidad. Es el primer medicamento adelgazante a la venta sin receta y se llama Alli. Tiene todos los permisos sanitarios reglamentarios y su fabricante, Glaxo, que es la segunda mayor compañía farmacéutica del mundo, despliega ya toda la artillería para su lanzamiento en España, donde saldrá a la venta a finales de abril. Pero, ¿qué podemos esperar de este fármaco? ¿Adelgaza? ¿Es seguro?

Empecemos por explicar qué es. Se llama Alli (Ali, lo pronuncian sus publicistas) y su principio activo es el orlistat. Esta droga anti obesidad ya se comercializa en España bajo el nombre de Xenical y con el doble de miligramos por cápsula (120 mg), pero con receta médica.

Promete, con dieta, ayudar a perder un 50% más de peso

Tomado antes de las comidas, lo que hace es bloquear las enzimas que digieren la grasa, lo que permite que aproximadamente el 25% de la grasa de la comida pase por el intestino sin que sus calorías se acumulen. Sus fabricantes aseveran que, acompañado de una dieta hipocalórica, consigue incrementar en un 50% la pérdida de peso. Es decir, si sólo se hace un régimen y se pierden cinco kilos, en el mismo tiempo con Alli se pierden 7,5 kg. Está indicado para aquellas personas con un índice de masa corporal superior a 28 (77 kg de peso y 1,65 de estatura, por ejemplo) y siempre mayores de 18 años.

Se trata del primer medicamento que consigue la autorización de la Comisión Europea para ser vendido sin supervisión médica y no por casualidad llega a las farmacias en plena 'operación biquini', cuando los dos de cada tres españoles que según los endocrinólogos sufren sobrepeso u obesidad, adquieren si cabe más conciencia de su exceso de kilos.

"No es placebo, ni milagro"

Los farmacéuticos no creen que en España se vaya a producir la avalancha que se produjo en EE UU, donde se vendieron dos millones de cajas en los primeros cuatro meses. En ese país, el tratamiento mensual cuesta unos 60 dólares, aunque aquí su fabricante no ha informado del precio final.

En EE UU se vendieron 2 millones en 4 meses. Aquí sale en plena 'operación biquini'

En el Ministerio de Sanidad aseguran a 20minutos.es que el medicamento ha pasado los controles necesarios para su distribución sin receta, aunque a la compañía le resta algún trámite administrativo para poder comercializarlo.

En el Consejo General de colegios oficiales de Farmacéuticos explican que el producto "está homologado, testado y cumple lo que promete. No es placebo, ni milagro y es más seguro que otros productos que se publicitan como adelgazantes. Además, no es tóxico porque no se absorbe, se expulsa", dice Santiago Cuéllar, miembro del comité que ha dado el visto bueno al fármaco. 

Urgencia fecal incontrolable

Pero quienes lo han probado en EE UU, donde se comercializa sin receta desde 2007, denuncian sobre todo sus efectos colaterales y, sobre todo, su famosa urgencia fecal incontrolable. Este efecto, que puede ser muy comprometedor, es lo más comentado en blogs, vídeos, entrevistas y artículos de prensa. Se trata de escapes en forma de diarrea que se producen siempre que alguien que está tomando el fármaco sobrepasa los 15 gramos de grasa en una comida.

Tiene un efecto colateral muy comprometedor: las urgencias fecales

"Es comerse un churro y salir, inmediatamente, con aceite y todo, por el recto", describe graficamente una farmacéutica española. En el portal de vídeos de YouTube dos usarias de Alli cuentan sus experiencias con la urgencia fecal. Una de ellas decidió salir a cenar a un restaurante. Pidió ensalada y tortellini. Al día siguiente vivió, explica, una "auténtica pesadilla", todo el tiempo en el baño. La otra mujer relata, con todo lujo de detalles, el líquido grasoso que no dejaba de expulsar tras sucumbir a un chuletón.

La propia empresa que lo comercializa advierte de este "efecto del tratamiento" en su página web: "Probablemente sea una buena idea usar pantalones oscuros y llevar una muda de ropa al trabajo hasta que conozcas bien los efectos del tratamiento".

Temor a la automedicación

Otros efectos colaterales constatados por la Agencia Europea del Medicamento son gripe, flatulencias, molestias intestinales y, lo más preoucupante, hipoglucemia. "El fármaco elimina la grasa triglicérida y se lleva consigo las vitaminas A, D y E", explica Cuéllar, "por lo que a veces es necesario un suplemento vitamínico".

Los endocrinos temen su consumo en pacientes con diabetes, anorexias o bulimias

Los endocrinos temen a la automedicación, sobre todo en personas con riesgos asociados a la obesidad, con bulimias o con anorexias. "El tratamiento para una persona obesa es algo más que tomarse un adelgazante", explica a 20minutos.es la jefa del servicio de endocrinología y nutrición de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, Pilar Riobó.

"Para adelgazar hay que hacer una dieta, ejercicio y fomentar un cambio de hábitos alimenticios. Además se requiere un control médico de enfermedades asociadas, como la diabetes, o para la detección de problemas psicológicos".

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/459176/0/adelgazante/sin/receta/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios