Versión impresa

Tsvangirai jura como primer ministro de Zimbabue

HARARE (Reuters) - El líder opositor de Zimbabue, Morgan Tsvangirai, juró el miércoles como primer ministro bajo un acuerdo para compartir el poder con su viejo enemigo, el presidente Robert Mugabe, y prometió salvar la arruinada economía del país del sur de África.

El pacto acordado el año pasado hizo surgir la esperanza de que un nuevo líder pudiera aliviar los problemas generalizados que sufre el país, pero la desconfianza y las continuas peleas entre ambos políticos ponen en duda que puedan trabajar juntos para permitir la entrada de ayuda humanitaria y de inversión.

Tsvangirai, de 56 años, juró ante Mugabe, de 84 años, que ha gobernado con su partido ZANU-PF desde la independencia de Reino Unido en 1980. El nuevo primer ministro sonrió ligeramente ante el presidente, que mostraba su confianza habitual.

'Quiero aseguraros de que este es el único acuerdo factible y puedo aseguraros de que mi partido y yo daremos el máximo', afirmóTsvangirai, que entró en política tras una carrera de sindicalista en las minas.

Mugabe dijo que las partes deberían aprovechar el acuerdo, 'convirtiendo nuestras espadas en arados'.

Tsvangirai ganó una primera vuelta electoral contra Mugabe el año pasado, pero boicoteó la segunda vuelta citando episodios de violencia, lo cual provocó un estancamiento que empeoró una crisis marcada por la hiperinflación, el desabastecimiento de comida y una mortal epidemia de cólera.

Por ello Tsvangirai aseguró que rescatar la economía será su prioridad.

'Debemos hacer que el país vuelva a funcionar', dijo en su discurso inaugural, en el que pidió al mundo que ayude a su país.

DATOS ALARMANTES

Zimbabue tiene un desempleo superior al 90 por ciento, los precios se duplican cada día, la mitad de los 12 millones de habitantes necesita ayuda alimentaria, y una epidemia de cólera ha dejado casi 3.500 muertos.

Pero los inversores extranjeros y los donantes occidentales han dejado claro que el dinero solo llegará cuando se forme un gobierno democrático y se adapten claras reformas económicas, como anular las nacionalizaciones.

Ante el entusiasmo de sus seguidores, Tsvangirai dijo que los funcionarios recibirán los salarios en moneda extranjera, en vez de en la nacional, que cada vez sirve para menos. Sin embargo, no añadió de dónde saldrá el dinero.

Compartir el poder no será fácil. El acuerdo sólo se logró tras la intensa presión de los países del sur de África, que temían un derrumbe total de una nación que fue próspera en el pasado.

Tsvangirai tendrá los ministerios con mayor responsabilidad para afrontar 10 años de declive económico, incluyendo el de Finanzas, y se verá sometido a presión para demostrar a sus compatriotas y a los inversores extranjeros de que puede tomar medidas decisivas.

'Este es un acuerdo imperfecto, y el balance de poder favorece a Mugabe y al ZANU-PF. Tsvangirai probablemente tendrá muy poco espacio para maniobrar, pero con el tiempo se volverá responsable de los fracasos del Gobierno del ZANU-PF', dijo Aubrey Matshiqi, del Centro para Estudios Políticos de Sudáfrica.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/449765/0/ZIMBABUE/PRIMERMINISTRO/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios