Chris Anderson: "Odio la tecnología"

Chris Anderson: "Odio la tecnología"

Chris Anderson
El editor de Wired, en FICOD. (FICOD)
Ampliar
  • El editor jefe de Wired y autor del libro The Long Tail afirma que siempre está buscando tecnologías que no le decepcionen.
  • Asegura que las empresas pequeñas tienen más posibilidades en Internet porque no son discriminadas por el mercado.
  • La dictadura de los gustos de la mayoría forma parte del pasado cuando el producto puede convertirse en software, afirma.

The Long Tail (La Larga Cola) publicado en 2004, fue un libro de gran éxito entre tecnólogos y economistas, pues intentaba explicar cómo Internet y la revolución de las redes de telecomunicaciones ha afectado a los mercados. Su autor es el editor jefe de una de las biblias del nuevo mundo 2.0, el periodista y escritor Chris Anderson. Le entrevistamos aprovechando su asistencia al Foro Internacional de Contenidos Digitales, que se celebra hasta mañana en Madrid.

¿Qué es la larga cola?
Es el mercado que va más allá del mercado de masas, es la segmentación que permite crear nichos para productos y servicios antes minoritarios y que ahora pueden distribuirse con rentabilidad, es el fin de la dictadura de los gustos mayoritarios.

Su libro se publicó hace ya cuatro años, ¿cómo se ha comportado su teoría en este tiempo?
No es una teoría muy complicada como la de Einstein, y no funciona para todos los mercados. No hay larga cola en la venta de coches, en los nuevos, tampoco en la música que se vende para los móviles. Pero si que se cumple con productos que no esperaba, como la cerveza o la moda. Si hay mucha variedad en la oferta y hay diversidad en la demanda, entonces habrá larga cola y se puede hacer negocio con productos que antes no tenían salida.

Han aparecido nuevos gigantes como iTunes o Amazon. ¿Serán nuevos monopolios?
Es cierto que hay empresas de gran tamaño en estos nuevos entornos que la tecnología hace posibles, Google alcanza cuotas de mercado del 70% o el 80%, similares a las que puede tener iTunes en EE UU, pero monopolio es una palabra extraña. Suele equivaler a que se tiene poder monopolista, la capacidad de beneficiarse de una posición de dominio en un sector, y no estamos viendo que eso suceda. En Internet puedes tener una gran cuota de mercado pero siempre surge alguien que puede disputarte esa posición.

Entonces, ¿los peces pequeños tienen más posibildades en Internet? ¿Existen?
Es cierto que el concepto de pequeño cambia en la Red, Internet no castiga a quienes no tienen un gran tamaño. Es un sistema mucho más democrático para todos los jugadores, pero eso no significa que todas las empresas pequeñas vayan a hacerse ricas, hay muchos servicios online con más de un millón de usuarios que aún así no logran hacer dinero.

¿Cree en un futuro en el que todos los productos que se pueden distribuir por Internet son gratis?
Mi teoría sobre la gratuituidad dice que todo aquello que puede convertirse en software lo hará, y será gratis. Mire a Microsoft por ejemplo, ahora ya puedes elegir entre un sistema operativo gratuito y otro que no lo es, será el mercado el que decida.

En la Red la gente se está acostumbrando a no pagar...
¿Y dónde está el problema? Los consumidores son muy listos, entienden que gratis es un precio muy bueno por las cosas que no te importan demasiado, pero cuando se trata de un producto que si te interesa no dudas tanto sobre el pago.

¿La diferencia entre precio y valor sigue vigente?
Creo que el precio es una mala medida del valor, el tiempo es mucho mejor. Lo más importante de lo que tengo es mi tiempo no mi dinero. Lo que hago con mi tiempo es lo que me importa. Esa conexión que dice que si no se paga por algo no se le da valor me suena muy extraña, no tiene ningún sentido. Yo valoro la Wikipedia, valoro Google... Lo que valoramos es lo que hacemos.

¿Que le diría a los editores que aún temen ofrecer sus periódicos y revistas en Internet?
Les preguntaría lo siguiente: ¿dónde habéis estado los últimos 10 años? ¿Todavía estamos hablando de esto? El mercado ya ha decidido que los medios son gratis en Internet, puedes cobrar por contenidos online, pero reducirás mucho tu audiencia.

Si este cambio cultural y económico es la penúltima revolución, ¿cuál será la siguiente?
La creación de Internet supuso una revolución similar a la de la invención de la electricidad, costará un tiempo asimilarla. La web 2.0 es tan sólo web 1.0 que funciona. No ha habido nada realmente nuevo en la Red desde que en 1999 se inventó el Page Rank (el sistema que hace funcionar las búsquedas de Google) y el P2P.

¿Y el poder de los móviles?
Lo que puede suceder con los móviles y los servicios de posicionamiento es diferente, estoy más interesado en ello que en Internet o los ordenadores. La unión de ambas tecnologías y la conexión a la Red y los servicios a los que puede dar lugar son una especie de territorio inexplorado.

Lo dice usted con un iPhone en la mano, ¿es Apple quien mejor trabaja en ese terreno?
No se, en realidad yo odio mi iPhone, en realidad odio todos los teléfonos, toda la tecnología, mi ordenador... Me gusta la tecnología como concepto pero siempre estoy buscando dispositivos que no me decepcionen, que no acabe odiando. La tecnología me vuelve loco.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/432066/0/anderson/odia/tecnologia/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios