El pan precocinado de los supermercados gana terreno al del horno tradicional

pan
Venta de pan en una pastelería tradicional.
  • El cliente prefiere un pan más barato y accesible, aunque es peor.
  • Algunas panaderías se han visto obligadas a cerrar por la crisis.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALICANTE

El pan de los supermercados, centros comerciales y puntos calientes (tiendas deshoras y gasolineras donde lo recalientan con microondas al venderlo) se está comiendo al amasado en el horno tradicional de toda la vida.

Los nuevos hábitos de muchos alicantinos, las prisas y horarios laborales parecen encajar mal con el servicio de la panadería de la esquina, que suele vender sólo por las mañanas.

Esa falta de tiempo suele aparecer en los comentarios de los consumidores que han dado la espalda al panadero. Y la competencia de otros establecimientos más grandes, aunque no especializados en el pan, no sólo es por el precio, porque en algunas cadenas de franquicias, incluso es más caro.

Todo «ha provocado una disminución de las ventas y ha obligado al cierre de varios establecimientos en la capital», señala, con resignación, Trinitario Muñoz, presidente de la Asociación Provincial de Panaderos y Pasteleros de Alicante.

Precocinado y congelado
La calidad del pan en estos establecimientos «es peor y deja bastante que desear: lo hacen con máquinas, no a mano, es precocinado y congelado», advierte Muñoz.

Las organizaciones de consumidores, en sus comparativas, ya advierten de que la calidad de unos y otros depende, sobre todo, de si usan masa congelada y lista sólo a falta de calentar.

Muñoz no augura un cierre en masa de los hornos tradicionales. «Pero si no ponemos remedio cuanto antes, el cliente se irá al final al súper o al punto caliente», alerta. Además, se queja de «la libertad de horarios».

Sin información de cómo se hace
Según critican varios panaderos consultados por 20 minutos, en la mayoría de los puntos calientes o cadenas de supermercados «los empleados desconocen qué tipo de harina utilizan para la elaboración y posterior cocción del pan; además, no te saben decir de dónde la traen y cómo se hace, y la diferencia del precio tampoco es para tanto».

En los hornos tradicionales de la capital, el precio de una barra de pan sale a una media de 80 céntimos, mientras que la de Mercadona, por ejemplo, cuesta la mitad. Pero en algunos deshoras vale un euro.

Comentarios

Hemos bloqueado los comentarios y las correcciones de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios

Escribir comentario o corrección

3000 caracteres pendientes

Introduce el número de la imagen (Código de verificación para prevenir envios automáticos).

Código seguridad

Normas para comentar en 20minutos.es
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Por favor, céntrate en el tema.
  • Normas y protección de datos