"Mi clítoris segrega una especie de grasa y está como salido del capuchón"

Pilar Cristóbal
Pilar Cristóbal (Archivo)
20 minutos te brinda la posibilidad de despejar todas tus dudas sobre el sexo. Pilar Cristóbal contesta cada lunes una selección de aquéllas cuestiones que a lo largo de la semana le hayáis confiado sobre el tema de los temas: el sexo. Lee aquí las respuestas, sus consejos y deja tus dudas.

Consulta todas las entregas anteriores.

Desde hace unos días observo unos bichos muy pequeños entre el vello del pubis. ¿Puede haber piojos o algo parecido en esa zona? ¿Que tengo que hacer para que desaparezcan?

Efectivamente hay unos parásitos del vello del pubis que reciben el nombre técnico de “pediculus pubis” o “ladillas”. La forma más corriente de contagio es por contacto íntimo con una persona contagiada, ya que son exclusivamente humanos, por eso suelen contagiarse por transmisión sexual, pero también puede hacerse si se duerme en un lugar que no esté limpio, o si se mezcla o se intercambia la ropa interior o los bañadores. Su principal enemigo es la higiene corporal pero son capaces de reproducirse muy rápidamente, ya que las que suelen “emigrar” son las hembras preñadas y cada una puede poner miles de huevos en la raíz del pelo. (Son familiares próximos de los piojos). El tratamiento consiste en el rasurado concienzudo de la zona y la aplicación local de cualquier producto antiparásitos de los que suelen usarse para los piojos, procurando que la suspensión sea oleosa mejor que en forma de colonia que suele escocer, ya que la piel de la zona púbica es muy sensible al alcohol. Es imprescindible que durante el tiempo del tratamiento (hasta que salga de nuevo el vello) no mezcles tu ropa interior con la de tu familia, te mudes diariamente y te laves la zona varias veces al día con agua y jabón neutro. La mejor manera de combatir las ladillas es una correcta higiene corporal y ventilar las sábanas de la cama exponiéndolas a la luz diariamente durante por lo menos una hora.

Tengo 26 años y me gusta la ropa interior negra y los zapatos de aguja, disfruto mucho tanto poniéndomelos como viéndolos en otros o en escaparates. Nunca he comentado nada con nadie pero leo en revistas que esto no es muy normal, porque es cosa de tíos.

El fetichismo, que es la necesidad de la presencia de un objeto para la completa satisfacción sexual, sólo se considera problema cuando el objeto sustituye a la persona, si esto no es así no se considera problema. La moderna sexología considera que todos tenemos un componente fetichista absolutamente necesario para que el deseo sexual se manifieste. Este componente forma parte del objeto de deseo sexual y constituye lo que en otras áreas de la conducta humana llamamos gustos o preferencias ¿por qué una personas prefieren los colores cálidos y otras los fríos? ¿Por qué unos van al mar y otros a la montaña? ¿Por qué unos comen unos alimentos y otros no? Son preguntas que no tienen más que una respuesta: por nos gusta...En sexo es igual, las preferencias forman una parte importante de la erótica y sin ellas el sexo se queda prácticamente en nada. No creo que haya gustos de chicos y gustos de chicas, pero, hasta ahora, los deseantes eran los hombres y las deseadas las mujeres, por ello en cuestiones de gustos eróticos ellos sabían más o se expresaban mejor, pero ahora las mujeres también desean y eso hace que estos “fetichismos” estén tanto en ellos como en ellas.

Soy una chica de 20 años y tengo varias dudas.
1ª.- Mis labios menores son uno muy pequeñito y rosadito y el otro muy largo y oscuro. Resulta que desde que tuve la primera regla cada primavera y cada otoño el grande se hace pequeño y el pequeño crece, no me duelen ni nada, solo molestan un poco cuándo están en metamorfosis, me gustaría saber a que se puede deber, si es peligroso, o síntoma de algo malo.

2ª.- También por temporadas mi clítoris segrega una especie de grasa y está como salido del capuchón que lo recubre. Durante ese tiempo ni me lo puedo tocar porque está muy sensible y a veces hasta me duele ¿Qué es lo que me pasa?

Esta claro que si los cambios en tus labios menores se producen desde tu primera regla y periódicamente cada seis meses, tienen que ver con tus hormonas femeninas. Estos cambios de textura, color y tamaño se producen en todas las mujeres pero en algunas no son tan evidentes y otras no son tan observadoras. De todas maneras te recomiendo que visites a un ginecólogo y le indiques lo que te está pasando, para que el evalúe si tus cambios son normales, como yo creo, o se deben a algún desequilibrio hormonal que es mejor coger a tiempo. Todas las hembras mamíferas experimentan cambios espectaculares en sus genitales, dependiendo de sus etapas de celo. Las hembras humanas hemos perdido esta propiedad pero no del todo por eso nuestros genitales pueden volverse más rosados o más oscuros dependiendo de nuestro grado de excitación o de deseo. También sus secreciones son distintas según la etapa del ciclo en la que nos encontremos. Pero por regla general, siempre que se produzca algún cambio con respecto a lo ya conocido conviene consultar con una especialista, la mayoría de los problemas posibles tienen solución si se tratan a tiempo.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/265732/0/sexo/consultorio/pilar/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios