Las nuevas familias españolas: dos trabajos, un hijo pequeño y exhaustos sin la conciliación

Las nuevas familias españolas: dos trabajos, un hijo pequeño y exhaustos sin la conciliación

Las nuevas familias españolas
Una familia, en la cocina de su vivienda. (JORGE PARÍS)
  • Las "familias de dos ingresos" representan el 54% entre los adultos jóvenes y doblan a las "tradicionales", en las que el hombre es el único sustentador (27%).
  • Las madres trabajadoras, con hijos hasta 3 años, escalan del 54% al 70%.
  • Las nuevas familias, "exhaustas" por las dificultades para la conciliación.
  • Madrid acoge el décimo congreso por la racionalización horaria, que busca convencer de las ventajas de las jornada laborales compactas y flexibles.
  • Óscar y Carmen: "Tenemos suerte de trabajar los dos, pero no disfrutamos todo lo que quisiéramos de nuestra hija y estamos agotados".

Las nuevas familias que ahora se forman en España las fundan parejas en las que los dos trabajan fuera de casa y cuando tienen hijos desean compartir su cuidado y también las tareas domésticas. Entre los adultos jóvenes, estas "familias dos ingresos" —como las llaman los sociólogos—  doblan en porcentaje a las "familias tradicionales", en las que el hombre es el único sustentador económico del hogar.

Las sociólogas especialistas en familia Teresa García Jurado y María José González acaban de publicar un libro, bajo el título de 'Padres y madres corresponsables', en el que analizan la "utopía igualitaria" de las nuevas familias españolas. Describen cómo los jóvenes adultos aspiran a ser, a la vez, empleados y cuidadores, pero se dan de bruces con la realidad laboral y la falta de conciliación. En su investigación han seguido durante dos años (2011-2013) la vida de 58 familias de dos ingresos de Pamplona, Sevilla, Barcelona y Madrid. Eminentemente cualitativo, el estudio destaca sin embargo cómo estadísticamente el modelo tradicional de familia, donde sólo él trabaja, ha sufrido una "importante debacle" en los últimos quince años. Si en 1999 representaba al 48% de las parejas de entre 30-45 años, en 2014 tan solo al 27%. Mientras, las familias de dos ingresos escalaban en representatividad desde un 43% al 54% del total.

La realidad es que década a década las mujeres deciden en mayor número no abandonar la actividad laboral tras la maternidad. De hecho, la tasa de empleo de las madres que viven en pareja y tienen hijos menores de tres años ha escalado del 56% en 1999 al 70% de 2014. Las autoras encuentran la explicación en la crisis de la deuda de las familias y en una pérdida de peso de las rentas salariales "tan acusada que difícilmente se puede pensar en un escenario de parejas que no sea la formada por dos proveedores", indican.

El auge de las "familias de dos ingresos" ha generado nuevos problemas, según constatan García Jurado y González. Principalmente relacionados con la falta de tiempo que repercute en el cuidar y ser cuidados, asevera el informe. Éste añade que "ser padre primerizo en tiempos de crisis es difícil y que las consecuencias de la maternidad son mucho más evidentes que las de la paternidad en términos de empleo y de usos del tiempo".

Horarios locos

A pesar de que "los jóvenes se identifican con valores de género más igualitarios", la tensión entre el mercado de trabajo y la vida familiar resulta el principal eje de las desigualdades de género, han comprobado. Las sociólogas concluyen que las mujeres resultan más penalizadas con la maternidad, con sobrerrepresentación en los empleos parciales y copando las reducciones de jornada por guarda legal. Estas reducciones de tiempo de trabajo fuera de casa se suplen en exceso en el hogar, donde ellas dedican el doble de tiempo que ellos, señalan las autoras citando la encuesta del tiempo del INE.

Las sociólogas García Jurado y González reconocen que de su investigación se deduce que las mujeres de las familias de dos ingresos están, tras la maternidad, más insatisfechas con la corresponsabilidad utópica a la que aspiraban. "Se debe, en parte, a no haber podido cumplir con las expectativas de compartir los cuidados con el padre y de constatar su falta de accesibilidad y participación", aseguran. "Las jornadas excesivamente largas son una realidad especialmente dura para los padres españoles", añade el informe, que reclama políticas familiares por una conciliación real de la vida familiar y laboral. Así, apuestan por "empleos a tiempo completo, con unos horarios laborales que se acerquen a las 35 horas semanales, preferiblemente con jornada continua y un horario fijo".

Nuria Chinchilla, experta en conciliación familiar y profesora del IESE, coincide con su reflexión. "Este modelo de familia (en la que los adultos aspiran a ser empleados y cuidadores) no casa con los horarios locos que hay en España", dice tajante. "Jornadas laborales hasta pasadas las ocho de la noche, con almuerzos de tres horas... eso impide tener hijos y cuidarlos", asegura. En su opinión, España debería imitar a Holanda, donde cada vez más hombres y mujeres trabajan en jornadas laborales compactas, algo más breves, y flexibles que resultan más productivas. Trabajo a tiempo parcial, sí, pero bien pagado. "Es un ritmo de vida diferente. No ocurre como aquí, donde la jornada parcial o a la reducción significa normalmente una bajada de salario, pero no de objetivos y acaba, a menudo, con las mujeres quemadísimas".

Estos días se celebra en Madrid el décimo congreso nacional para la racionalización de los horarios. Una vez más, la comisión organizadora persigue involucrar a los políticos en la promoción de las jornadas compactas y flexibles. Están convencidos de que la cultura empresarial que rige provoca excesivo fracaso escolar, la siniestralidad y estrés, sobre todo de las mujeres. Por ello, reivindican apoyo fiscal a las pymes para incentivar el cambio en la cultura del tiempo. "Eso pasa por adelantar la jornada, acortar los almuerzos y establecer jornadas laborales compactas que permitan ganar tiempo de la tarde para temas personales, familiares o asociativos, muy mermados porque no queremos quedarnos sin salud", explica Chinchilla.

Óscar, Carmen y Vera (7 meses): "Por suerte trabajamos los dos, pero no disfrutamos todo lo que quisiéramos de nuestra hija y estamos agotados". 

Se dicen una pareja con suerte, los dos trabajan en lo que les gusta y están felices con Vera, que acaba de cumplir 7 meses, pero cuando se miran en el espejo de la estadística de familias recientes a la carrera y estresadas ellos se ven nítidamente reflejados.

Vera todavía no duerme toda la noche del tirón, y con una media de tres horas escasas de sueño reparador, a las seis de la mañana suena el despertador en el piso madrileño de Óscar y Carmen. Con Vera como testigo, juguetona en su hamaquita, Carmen se prepara para salir a trabajar. Un minuto antes de irse despierta a Óscar, que dejará a Vera a las ocho de la mañana al cuidado de la mujer contratada para quedarse con ella hasta que los abuelos maternos aparecen en el piso, a media mañana. "Hay que gastarse ese dinero", explica Óscar, "sería la leche hacer a los abuelos madrugar y estar aquí doce horas. Es mejor que vengan más desahogados porque, aunque disfrutan de su nieta, es un bebé y exige sus cuidados. Sin ellos esto es imposible", reconoce. El relevo de los abuelos cuidadores llega a las siete de la tarde, cuando las responsabilidades laborales permiten a Carmen y a Óscar dejar sus respectivas oficinas y ambos se cruzan la ciudad a la carrera. 

Falla la organización del tiempo, ¿por qué parar dos horas para comer? Se alargan las jornadas, se  hace de noche y seguimos trabajando... "Es un lujo tener, como tenemos nosotros, dos trabajos. Tal y como están las cosas es una gran suerte. Pero es verdad que no disfrutas todo lo que quisieras de tu hija. Ni ella de estar contigo. Llegamos y, después de todo el día trabajando, aún quedan cosas que hacer en la casa: la cena, el baño, y luego, en nuestro caso, como Vera no duerme bien, pues al día siguiente vamos medio zombis", resume resignado Óscar.

Pero esta semana las cosas van a cambiar en la rutina familiar. Carmen ha cogido una reducción de jornada por guarda de menor. "Voy a entrar a las ocho y media, como ahora, pero voy a salir a las dos y media de la tarde". La decisión no ha sido fácil de tomar, reconoce. "Estamos con mucho jaleo, soy la responsable de mi departamento y me ha costado decidirme. Pero era lo mejor para mí y para la niña", confiesa. Óscar asiente, "Ahora, con la reducción, ella podrá disfrutar más de la niña y Vera podrá estar más tiempo con sus padres, que somos los que tenemos que criarla".

Carmen y Óscar opinan que la conciliación en España deja mucho que desear. Óscar, cuyo trabajo consiste precisamente en asesorar a las empresas para conciliar mejor y reducir el absentismo, explica que "más que asunto de empresas concretas, se trata de una cultura establecida y muy difícil de cambiar a la que tenemos que adaptarnos. Aquí falla la organización del tiempo, en general. ¿Por qué parar dos horas para comer? Se alargan las jornadas, se  hace de noche y seguimos trabajando...", considera.

El entorno de padres trabajadores primerizos de la pareja comparte su estrés y esta vida a la carrera, que una gran urbe como Madrid tampoco facilita. "Aquí siempre se va corriendo a todos lados, es casi más importante el reloj que tu propia hija". Algunos amigos de la pareja, sin embargo, últimamente se mofan con cariño de ellos cuando contestan con voz de dormidos el teléfono a las nueve de la noche. "Sí, se ríen, pero es que a esa hora nos acostamos todos, que hay que descansar un poco", explica Óscar.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/2600841/0/familias-espanolas/reclaman-horarios/europeos/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios