Tierra Viva

Clima, sostenibilidad y medio ambiente

El calentamiento global afecta a la migración de las aves, que regresan antes de su invernada

Golondrina
La migración anual de miles de millones de aves en todo el mundo representa uno de los mayores espectáculos que nos ofrece la naturaleza. (JOSÉ MANUEL ARCOS/SEO BIRDLIFE)

Cada año miles de millones de aves en todo el mundo realizan un viaje de ida y vuelta para asegurar su supervivencia. Las aves migratorias, viajeras por obligación, tienen unas zonas del planeta como cuarteles de cría, donde se reproducen, y otras llamadas zonas de invernada, donde migran para sus ‘vacaciones’ de invierno. A sus desplazamientos se les denomina viajes migratorios y representan uno de los acontecimientos más espectaculares de la naturaleza. El alimento es su principal motivo para emprender el vuelo ya que, de forma estacional, escasea. El frío y las heladas complican el acceso a la comida, sepultándola bajo una gruesa capa de hielo y nieve, por eso, algunas se ven obligadas a migrar a zonas más templadas del planeta. 

Las aves pueden hacer tres cosas para adaptarse: volar más rápido, adelantar su llegada o volar menos distancia, es decir, acortar su migraciónSin, embargo, el cambio climático y su locura meteorológica están afectando de forma indirecta las rutinas viajeras de estas aves, llevando a varias especies a acortar su migración en el espacio y el tiempo.

Un ejemplo son las golondrinas, que cada primavera regresan antes de Áfricaen medio siglo se ha adelantado dos semanas–. El estudio y seguimiento de las poblaciones que lleva a cabo SEO/BirdLife, la Sociedad Española de Ornitología, está permitiendo constatar un cambio en las pautas migratorias de estas aves. Esto tiene que ver, en parte, con el aumento de la temperatura mundial.

"A mayor temperatura, las flores y las plantas florecen antes y los insectos también se desarrollan antes, esto hace que los pájaros tengan que adaptarse y llegar antes al Sahel africano para poder comer, porque deben ajustar el periodo de reproducción con el de máximo alimento. Muchas aves no lo logran, y esto está generando problemas de conservación con determinadas especies. Ante esta nueva situación, las aves migratorias pueden hacer tres cosas para adaptarse al presente: volar más rápido, adelantar su llegada o volar menos distancia, es decir, acortar la migración", explica Banda, doctora e investigadora de la Facultad de Biología de la Universidad Complutense de Madrid.

Para Airam Rodríguez, investigador posdoctoral de la Estación Biológica de Doñana CSIC, otra cosa que podría ocurrir en poco tiempo es que las áreas de invernada y de cría se alejen a medida que el clima mundial se calienta, lo cual supondría para algunas especies tener que volar cada vez más al norte para reproducirse y cada vez más al sur para invernar. Un ejemplo es la superficie del desierto. "Antes el Sáhara era mucho más estrecho, por lo que las migraciones eran más fáciles y rápidas. A medida que el desierto se expande, algunas especies tienen la necesidad de migrar a mayor distancia, con el esfuerzo que esto supone para ellas", indica el experto.

Otros factores como los cambios en el uso del suelo en el norte de África parecen tener un peso mayor en el acortamiento de las distancias migratorias Por su parte, Blas Molina, técnico del área de Seguimiento de Avifauna de SEO/BirdLife, afirma en un artículo que "otros factores como los cambios en el uso del suelo en el norte de África parecen tener un peso mayor en el acortamiento de las distancias migratorias. Esto ha dado lugar a un aumento de las aves que deciden no cruzar al otro lado del Sáhara para invernar y se quedan en el norte del continente africano. Esto implica acortar el camino de ida y vuelta y que puedan llegar mucho antes a sus zonas de cría en Europa".

Este es el caso, por ejemplo, de la cigüeña blanca europea. Esta gran migradora es una de las especies que ha acortado su migración en el espacio y el tiempo. "Hace 40 años todas migraban al Sahel, tanto las españolas como las europeas. Se iban en verano  y regresaban en febrero. Ahora muchas están de vuelta en España ya en noviembre", afirma Eva Banda.

El fenómeno comenzó en  los años ochenta y está relacionado con la proliferación de los basureros y vertederos. "Ahora no sólo llegan antes de su viaje, sino que muchas cigüeñas europeas (especialmente holandesas y francesas) ni siquiera cruzan ya el Estrecho de Gibraltar para saltar a África, sino que se quedan en España a invernar, y algunas de las que cruzan no bajan de Marruecos. En nuestro país, Doñana ha funcionado en los últimos años como una zona tapón-europeo". En Madrid muchas pueden ser vistas en grupo comiendo en los vertederos. Eso sí, aclara la experta sobre su viaje de ida y vuelta, "las migratorias, en general, son aves muy filopátricas, es decir, vuelven siempre junto a la zona del nido. Una cigüeña francesa jamás se reproduciría en Doñana".

Cuatro grupos de viajeras

La aventura migratoria de las aves puede ser prenupcial o posnupcial –antes o después de reproducirse– y no todas necesitan volar la misma distancia. En Europa se distinguen hasta cuatro grupos según la extensión de sus viajes. Las aves migratorias de larga distancia, como el charrán árticola migración animal más larga conocida hasta la fecha–, recorren decenas de miles de kilómetros para llegar del Polo Norte al Polo Sur.

Las migratorias, en generla, son aves muy filopátricas, es decir, vuelven siempre junto a la zona del nido Las de media distancia, llamadas transaharianas, van desde zonas templadas del hemisferio norte a zonas templadas del hemisferio sur, volando cerca de 5.000 km en cada uno de sus dos viajes al año, como el abejaruco común. Las presaharianas se desplazan desde el norte de Europa a zonas mediterráneas, dejando atrás entre 2.000 y 3.000 km en cada periplo. Finalmente, las migradoras altitudinales hacen desplazamientos desde las altas montañas hasta los valles en busca de condiciones más favorables, como hace el treparriscos.

También existen las migradoras parciales, como por ejemplo el flamenco, una especie que ejecuta movimientos dispersivos de nomadeo que reúnen a ejemplares procedentes de distintas colonias de cría. Tras el periodo de reproducción, gran parte de los flamencos se dispersan por los humedales ibéricos, del norte de África e incluso del Mediterráneo oriental.

Las aves de larga y media distancia dividen su agotador viaje en etapas, porque puede durar días e incluso semanas. En su ruta los pájaros sortean escollos de todo tipo –desiertos, montañas, tormentas, vientos en contra, mares, masas de tierra (en el caso de las aves marinas), etc.–, por lo que deben parar a descansar y alimentarse en puntos llamados áreas de reposo. Las distintas estrategias de migración dependen de la especie, el sexo, la latitud en la que se reproducen y las condiciones meteorológicas, entre otros factores.

Guiadas por su olfato o una brújula magnética

Algunas tienen una brújula magnética en el cerebro que les permite orientarse con total precisiónCómo se orientan es para los científicos una de las cuestiones que mayor interés suscita, ya que no todas las aves utilizan lo mismo.

"Algunas tienen una brújula magnética en el cerebro que les permite hacerlo con total precisión. Incluso durante la noche –cuando vuelan las aves de pequeño tamaño para evitar a los depredadores–. La mayoría nacen conociendo su ruta migratoria por larga que sea. No aprenden de padres u otros adultos, hacen el viaje solas. Otras, como las cigüeñas, los gansos o las grullas, van en grupo, pero más por beneficiarse del vuelo en bandos", explica César-Javier Palacios geógrafo de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

En el caso de las aves marinas, "se guían por el sentido del olfato para encontrar sus colonias y áreas de alimentación", amplía Airam Rodríguez.

¿Cuántas aves migratorias hay en España?

Debido a su ubicación geográfica y su clima, nuestro país les ofrece una gran cantidad de hábitats diferentes y bien conservados, lo cual convierte a la Península Ibérica en un lugar de paso ideal para comer y reponer fuerzas antes de cruzar a África, e incluso como residencia temporal.

Las que llegan a la Península Ibérica suelen proceder de Gran Bretañan, Francia, Holanda, Bélgica, Alemania y Escandinavia"En España se han observado más de 450 especies de aves y el 60% de ellas son migratorias", explica Eva Banda, doctora en Biología e investigadora de la Facultad de Biología de la Universidad Complutense de Madrid.

Suelen proceder de Gran Bretaña, Francia, Holanda, Bélgica, Alemania y Escandinavia, incluyendo la isla de Groenlandia (Dinamarca). "También llegan algunas desde Rusia y en menor medida desde el este de Europa". A qué zonas concretas de España vuelan "depende de la especie y las poblaciones".

La Comunidad Valenciana, Cataluña o el este de Aragón les ofrecen un clima agradable y ambientes muy diversos y ricos en frutos silvestres e insectos. "Las grullas, por ejemplo, suelen llegar a Extremadura y Teruel, mientras que los gansos vuelan a la zona de Zamora o al Parque Nacional de Doñana, en la provincia de Huelva", asegura Banda.

Rumbo al Sahel africano

Para las aves presaharianas el destino final pueden ser países como España o Marruecos. Otras necesitan alcanzar la mitad sur de África para sobrevivir: son las transaharianas, y pasan el invierno al otro lado del desierto del Sáhara. Muchas viajan al Sahel –una franja de 5.000 kilómetros de oeste a este que abarca desde Senegal y Mali, pasando por Camerún y llegando hasta Sudán–, "donde siempre es primavera", explica Banda.

La franja del Sahel, al otro lado del Sáhara, ofrece a estas aves unas condiciones climatológicas muy buenas y épocas con "booms de comida" La experta asegura que "en el Sahel las condiciones son siempre muy buenas, hay mucha lluvia, mucha humedad, muchos insectos y por tanto mucha comida. Van allí a alimentarse". Otra cosa que ocurre en el Sahel es que "se dan booms de comida de forma puntual, de lo contrario, las aves nunca se irían de allí", matiza Airam Rodríguez.

Partiendo desde el norte europeo, las transaharianas bordean la costa mediterránea española hasta Gibraltar, o bien Turquía e Israel, deteniéndose para alimentarse y descansar en humedales, bosques o cultivos. Otras especies más aventureras, se adentran en el Mediterráneo y asumen el reto de lo desconocido. Para éstas, las islas de Córcega, Cerdeña, Sicilia, Malta y Chipre, junto con las Islas Jónicas y otros archipiélagos griegos, resultan fundamentales en el viaje, según detalla la web de SEO.

Pero no todas las transaharianas invernan en el Sahel, algunas alargan su vuelo hasta Sudáfrica. Es el caso de la cigüeña blanca europea. "Las poblaciones de esta especie que migran por el Bósforo –también conocido como estrecho de Estambul–, invernan en Sudáfrica, y vienen de países como Polonia, Alemania, República Checa y Grecia", detalla Javier de la Puente, ornitólogo de SEO Birdlife.

La golondrina también es una gran migradora. "En España, durante el periodo de migración otoñal, puede observarse el paso de millones de ellas que han criado o nacido en Europa occidental", y que atraviesan nuestro país, por lo general, rumbo al Sahel. La recaptura de dos golondrinas comunes en la primavera de 2013 –marcadas con pequeños geolocalizadores un año antes– permitió conocer por primera vez a investigadores españoles de SEO Birdlife que estos delicados pájaros son capaces de recorrer los 3.500 kilómetros que separan Madrid del África Occidental en tan sólo en 30 días.

Sin embargo, se sabe ya que muchos ejemplares de este pájaro de apenas 18 cm de longitud –lo cual convierte su viaje en toda una hazaña–, llegan incluso hasta el Congo, Botswana y Sudáfrica.

Anillas metálicas: el DNI de los pájaros

Hoy ya se usan modernos sistemas de geolocalización y seguimiento remoto como emisores satélite-GPS, geolocalizadores y dataloggerPara saber todo lo relevante a la migración es indispensable el anillamiento científico de las aves, que consiste en capturar al pájaro y colocarle una anilla metálica en la pata para marcarlo, con el objetivo de estudiar sus movimientos y hábitos. Cada anilla lleva un número a modo de DNI y una dirección o remite de contacto.

"El anillamiento es el método más barato y general, pero las últimas tecnologías permiten hoy emplear sistemas de geolocalización y seguimiento remoto como emisores satélite-GPS, geolocalizadores y datalogger. Estos nuevos sistemas de marcaje aportan información mucho más detallada sobre el pájaro, pero son bastante más caros", dice Rodríguez.

Establecen la localización del ave varias veces al día durante años, por lo que permiten conocer matices como cuánto tiempo permanecen en sus áreas de cría e invernada, cuándo inician su migración, por dónde la realizan, en qué puntos paran para descansar, su velocidad de migración y numerosos aspectos hasta ahora desconocidos, explican en la web de SEO.

Una práctica iniciada en la II República

Corría el año 1899 cuando un profesor danés, Hans Christian Cornelius Mortensen, llevado por la curiosidad, construyó unas trampas para capturar estorninos pintos, unas aves que desaparecían en su localidad al asomar el otoño. Fabricó unas anillas de aluminio con su dirección grabada y las colocó en las patas de estos pájaros antes de liberarlos, con el deseo de recibir algún tipo de información de vuelta. Sin saberlo, se había convertido en el precursor del anillamiento científico.

En España se empezó a anillar aves antes de la Guerra Civil, pero durante el conflicto se perdieron todos los datos recopilados"En España se empezó a anillar aves antes de la Guerra Civil, pero durante el conflicto se perdieron todos los datos recopilados. Se retomó con muy poquitas especies a principios de los años cincuenta, pero no fue hasta la década de los años setenta cuando comenzó a hacerse de un modo más parecido al actual. Hoy en España hay mil anilladores expertos y se anillan 400.000 aves al año aproximadamente, de las que se vuelven a capturar con anilla unas 50.000, la mitad de ellas son extranjeras", afirma Banda, anilladora desde hace años y directora de Enara, una organización para la Educación Ambiental que lleva a los colegios de Madrid el anillamiento científico de aves.

Mensajeras del buen tiempo, las golondrinas son la especie que más se anilla en España. "Los romanos, cuando las veían desaparecer en invierno pensaban que se metían bajo el agua porque no sabían a dónde iban. Esto nos puede hacer gracia ahora, pero en realidad no hace tanto que se descubrió que las golondrinas europeas pasaban el invierno en África", indica Banda. Concretamente esto ocurrió en el año 1912, cuando ornitólogos británicos certificaron que un ejemplar de golondrina anillado en el Reino Unido había sido recuperado a 10.000 kilómetros, en Sudáfrica.

¿Cuáles son sus principales amenazas?

De las 450 especies de aves que frecuentan España, más de la mitad son migratorias y el 15% de ellas están amenazadas, según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Sus amenazas en España son sobre todo la caza ilegal y los tendidos eléctricos –por colisión o por electrocución–, pero también les afecta la destrucción y pérdida del hábitat, las molestias humanas, los cambios en el medio agrícola o las especies introducidas, que compiten y predan a las alóctonas.

Ya en 2013, la ONU advertía de que algunas especies de aves migratorias "podrían extinguirse en sólo una década" El uso ilegal del veneno es otro factor dramático que pone en riesgo a las aves migratorias, según la Fundación Biodiversidad, adscrita al Ministerio Medio Ambiente.

La especialista Eva Banda añade el problema de los plaguicidas en África: "En Europa están prohibidos, pero allí no, y esto genera ausencia de control. Muchas especies no vuelven de su invernada porque allí se contaminan y mueren".

El PNUMA indica que la migración de 50.000 millones de aves se ve afectada por la urbanización, la contaminación y degradación del medio ambiente, el uso insostenible de los espacios naturales, así como las presiones derivadas de una población humana en crecimiento. Ya en 2013, la ONU advertía de que "algunas especies migradoras podrían extinguirse en sólo una década, mientras que en otros casos se producirían pérdidas de población de hasta un 9%".

La última Lista Roja de las Aves de Europa (publicada en junio) alerta de que una de cada cinco especies está en riesgo de extinción en nuestro continente.

Gilbraltar, embudo de la migración europea

A lo largo del tramo costero en torno a Algeciras y Tarifa puede observarse uno de los mayores espectáculos naturales del mundo: 30 millones de ejemplares de aves de diversas especies cruzan el Estrecho dos veces al año en sus rutas migratorias, según cifras de la Fundación Migres.

Situado entre dos mares y dos continentes, su pasillo de mar de apenas 14 km, así como la variedad de ecosistemas que permite a las aves alimentarse y reposar mientras aguardan vientos favorables para cruzar, hacen de la zona uno de los grandes santuarios mundiales para la migración.

Las aves que migran por el área del Estrecho proceden, en su mayoría, de sectores en la mitad occidental de Europa. Junto con el Bósforo y, en menor medida, el canal de Sicilia, "Gibraltar se presenta como paso obligado para las aves planeadoras del paleártico europeo, que no encuentran sobre el mar las corrientes térmicas ascendentes necesarias para sus desplazamientos", explica Mario Blanco, vigilante ambiental, guía ornitológico y coordinador de voluntarios en el Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate (Cádiz).

"Las pinturas neolíticas encontradas en la Cueva del Tajo de las Figuras, en Benalup-Casas Viejas (Cádiz), constatan que la importancia ornitológica del Estrecho se conoce desde tiempos inmemoriales", dice Blanco.

Qué hacer si encuentro un ave anillada

Cuando comunicas la recuperación de un ave anillada contribuyes a su estudio, aportando información muy valiosa para su conservación. Desde la asociación SEO/BirdLife ruegan que si se da el caso se envíen los siguientes datos al correo electrónico cma@seo.org, o bien, a través de la web www.anillamientoseo.org: el número de la anilla con todos sus dígitos y letras; el remite o dirección de la anilla completo; la fecha y localidad donde se encontró el ave marcada; las condiciones en que fue hallada (muerta, herida, capturada, etc.) y cómo se encontraba (atropellada, cazada, electrocutada...); la especie de ave si fuera conocida; y finalmente tus datos personales (nombre y dirección de contacto).

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/2585025/0/migrantes-aire/aves-migratorias/migracion-pajaros/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios