Sara Baras: "La cultura ha sufrido mucho en los últimos años"

Sara Baras: "La cultura ha sufrido mucho en los últimos años"

Sara Baras
Sara Baras en las escaleras del Teatro Arriaga de Bilbao. (ARCHIVO)

Sus tacones tienen tablas. Sara Baras ha pisado el suelo de medio mundo y por eso no tropieza. Responde rápida y siempre desde la perspectiva de su experiencia personal, que es dilatada y exitosa. Se fía de lo que ha visto y vivido. Y desde ahí construye su discurso.

¿Qué ha cambiado en el panorama cultural en estos 15 años?
Aparte de la crisis, que ha sido y es un motivo de dificultad, ha cambiado muchísimo. Yo siento mucho orgullo porque los que nos mantenemos somos unos privilegiados. Nuestro país es rico en arte y creo que la cultura ha sufrido mucho en estos últimos años. No solo económicamente, por la crisis, sino también por el lugar que ocupa la cultura: hay países que la cuidan más. Aquí, con la cantidad de artistas que hay, ahora mismo pasamos un momento regular.

Siento mucho orgullo, los que nos mantenemos somos unos privilegiados" ¿Siente que fuera de España se trata mejor a los artistas?
La nuestra es una compañía privada que se mantiene del público. Y para el público, en España y fuera, solo tengo agradecimiento: su respuesta siempre ha sido maravillosa, increíble. Pero fuera he tenido la oportunidad de ver otras costumbres y otras formas de ver el mundo de la cultura. Muchos países te sorprenden por su seriedad, su entrega y la riqueza cultural que tienen. Por eso yo me siento tan cómoda y me dejo mi alma tanto aquí como fuera.

Pero decía que hay países que cuidan más la cultura. ¿Cuál es la diferencia?
El flamenco es un arte con una riqueza bestial que ahora mismo está en el mundo entero y eso hace que los grandes festivales siempre le presten atención. Pero no se trata solo del flamenco; yo sí noto esa diferencia respecto a la cultura en general: venimos de estar en México, Nueva York, Miami y en todas partes percibes lo mismo, gente muy formada, muy preparada, y te das cuenta de la calidad que tienen y eso es muy importante. No digo que aquí no, pero realmente te das cuenta de la importancia que tiene en lugares donde no lo esperas.

Este momento que estamos viviendo es muy raro: no solo por la crisis" ¿La creación artística se está resintiendo en España?
Ahora, con este mundo raro, después de la crisis, lo que ha pasado con el IVA... la cultura también ha sufrido mucho aquí. Eso no quiere decir que no haya momentos creativos preciosos, artistas alucinantes, porque esta tierra es de arte. Pero que es mucho más difícil que antes, eso sí lo pensamos.

En su caso, ya no se trata solo de bailar. Dirige una compañía de la que depende mucha gente. ¿Es difícil?
Combinar ambas cosas es de lo más difícil. Pero hasta en eso tengo mucha suerte. Mi hermano es el que lleva toda la parte empresarial: nosotros nos sentamos y lo planteamos siempre juntos, pero yo tengo el privilegio de no meterme tanto ahí y de ocuparme más de toda la parte artística.

Pero hay momentos en que una y otra faceta pueden chocar, a la hora de decidir arriesgarse más o menos con un espectáculo, por ejemplo.
Eso lo hemos hecho también. En 2012, cuando presentamos el espectáculo de La Pepa hicimos una gira bestial con un espectáculo de gran formato, un equipo de baile mucho más grande, una escenografía mucho más complicada. La Pepa suponía que los gastos fueran el triple. En un momento en que el público y el IVA y todo lo que conlleva esta crisis… Nos planteamos: ¿qué hacemos, lo intentamos o no? Y corres ese riesgo. Nunca nos hemos quedado en lo cómodo o lo que funciona, aunque esté bien hecho. Siempre hemos arriesgado para poder crecer: a la hora de apoyar a bailarines jóvenes, ampliar personal o siendo fiel a las creaciones tal y como las planteas.

Ha montado espectáculos históricos: Juana la Loca, Mariana Pineda, La Pepa… ¿Qué cree que escribirá la historia sobre este comienzo del siglo XXI en España?
Me gusta mucho la historia, pero nunca lo he pensado. Al trabajar con La Pepa, sobre ese momento histórico bestial, tuve la impresión de que la gente de la calle vivía con esperanza y con ganas, con ilusión, con fuerza para pensar que se arreglaría todo. Vivían en mitad de una guerra en que España entera estaba quemada, el sufrimiento y la depresión era la norma, y, de repente, esta gente llega con aire positivo, intentando contagiar esa positividad. Han pasado 200 años de eso y nos sirve de ejemplo. Este es un momento muy raro: no solo por la crisis. Estamos un poco desubicados, como si tuviéramos que colocarnos cada uno en su lugar y empezar de nuevo. Supongo que lo que quede será escrito o transmitido por gente con una capacidad brutal para poder verlo y aprender de una etapa así, destacando lo positivo.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/2497549/0/sara-baras/entrevista-cadiz-espectaculo-voces/bailaora-artista-espana/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR