Versión impresa

Los cazadores de focas en Canadá dicen que no son 'salvajes'

OTTAWA (Reuters) - Mark Small está harto de que le retraten como un asesino sediento de sangre por participar en el sacrificio anual de unas 300.000 focas, con cuyas vidas se acaba a tiros o golpeándolas hasta la muerte en la costa este canadiense.

'Te proporciona un sentimiento terrible como ser humano', dijo Small, cazador veterano de Terranova. 'No somos una estirpe de salvajes crueles que salen de la selva'.

Mientras los defensores de los derechos de los animales preparan sus protestas para la caza de este año, los cazadores de focas se quejan de que nadie quiere escuchar su opinión.

La caza es una operación estrechamente controlada por Ottawa, golpearlas es la forma mejor de matarlas, y además se apoya una forma de vida tradicional, alegan.

Sin embargo, sus detractores, que saben que acaparan la atención mediática, se aseguran de captar más fotos de hombres golpeando a crías con bastones sobre el hielo teñido de rojo, una pesadilla para la imagen de los cazadores y para el Gobierno canadiense.

Los manifestantes, respaldados por el músico Paul McCartney y la actriz Brigitte Bardot, dicen que el sacrificio de animales para obtener su piel es un acto bárbaro.

'Sabemos que esta caza es cruel e insustancial y, para hablar con bastante sinceridad, debería haber terminado hace muchas décadas', dijo Rebecca Aldworth, de la Humane Society de Estados Unidos.

Buena parte de la caza se realiza en abril en las costas de Terranova, un lugar de difícil acceso. La mayoría de la atención mediática tiene lugar en las primeras fases de una temporada que este año comenzará el 28 de marzo.

'Han dicho públicamente que somos bárbaros y masacramos focas', declaró Jean-Claude Lapierre, director de la asociación de cazadores de focas de las islas Magdalena. 'Nuestra reputación ha sido pisoteada en todo el planeta'.

Algunos de los cazadores temen que los activistas logren su propósito y acaben con una forma de vida centenaria.

La Comisión Europea, presionada por el Parlamento Europeo para que prohíba todos los productos de focas canadienses, dice que investigará esta práctica.

Aldworth es optimista: 'Creo que las implicaciones son muy graves para la caza de focas en Canadá'. Sus palabras fueron condenadas por el ministro de Pesca de Canadá, Loyola Hearn, que no está a favor de las protestas.

'Sus esfuerzos han sido inútiles y entiendo que ahora están intentado tergiversar la verdad todo lo que pueden', afirmó.

MALESTAR

Los críticos dicen que el hecho de que los cuerpos de los animales tengan sacudidas tras ser apaleados muestra que están sufriendo. Los cazadores describen los movimientos como espasmos musculares e insisten en que un golpe bien dado con la parte afilada que tienen sus bastones causa la muerte instantánea .

Un nuevo documental canadiense sobre esta práctica que recoge el punto de vista de los cazadores muestra el sacrificio de un jabalí y al animal haciendo los mismos movimientos tras ser degollado.

'Existe malestar en la sociedad. La gente ha olvidado de dónde procede la comida', dijo el cineasta, Raoul Jomphe.

'¿Por qué, se preguntan los cazadores de focas, no se centra la gente en lo que ocurre en los mataderos comerciales? ¿Y qué hay de las cazas masivas de aficionados en Alemania?'.

Los cazadores ganaron más de 30 millones canadienses (unos 19 millones de euros) en 2006 sólo por las pieles. Cada vez hay un mercado mayor para productos como el aceite de foca, que es rico en ácidos grasos omega 3, que se dice que son buenos para las enfermedades coronarias.

/Por David Ljunggren/

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/214679/0/CANADA/FOCAS/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios