Zapatos fabricados en España

MiBolsillo

Consumo. Ahorro e inversión. Fiscalidad.

Zapatos fabricados en España

Zapatería Gloria, Madrid
En la zapatería madrileña Gloria (Canillejas) utilizan el made in Spain como reclamo. (J. F.)

"Nuestros artículos están fabricados en España". Últimamente se han empezado a colgar estos carteles en muchas zapaterías repartidas por toda la geografía española. El calzado patrio se ha convertido en un reclamo para muchos españoles y, por supuesto, allende las fronteras, donde el producto made in Spain empieza a ser muy valorado.

Buena muestra es que fabricantes como el estadounidense Stuart Weitzman han elegido Alicante para producir sus zapatos, que calzan, entre otras, Michelle Obama. "Nadie fabrica mejor calzado que los españoles", dijo en una entrevista reciente. Incluso, en el sector hablan de un productor chino que se ha instalado en España para introducir desde aquí zapatos a su país. Es el camino a la inversa.

Zapatería Gloria, situada en Canillejas, un barrio periférico de Madrid, es una de esas zapaterías que han apostado por vender calzado español. Su gerente comenta que en septiembre el dueño decidió colgar el cartel como reclamo y declara que cada vez hay más gente que pregunta por el zapato español. Por eso, casi todo su muestrario está hecho en España. En sus escaparates se pueden ver Fluchos, Pitillos o Callaghan entre otras marcas nacionales. No obstante, reconoce que en verano sí venden algún zapato chino, sandalias y productos de menor nivel.

Cambios en el consumo

Imanol Martínez, responsable de marketing de la Federación de Industrias de Calzado de España (FICE), reconoce que ha aumentado en España el interés por el zapato español, aunque lo atribuye más a un esfuerzo de las marcas para posicionarse en el mercado interior y por un cambio en el consumidor, que empieza a rechazar el zapato de ‘usar y tirar’ y no está dispuesto a pagar por malos productos. No obstante, depende mucho de los segmentos, especialmente de edad, pues los adolescentes siguen apostando por la cantidad en vez de por la calidad. Desde 2006, la FICE mantuvo una campaña para fomentar el producto nacional dentro de España, que finalizó el año pasado.

Sin embargo, todo son elucubraciones, pues el sector no tiene datos de qué cuota de mercado tiene el zapato español en el mercado interior. Martínez declara que es complicado saber, dado el cruce entre importaciones y exportaciones, pues muchos pares de zapatos que entran en España son reetiquetados y vendidos en el exterior.

17,28 euros fue el precio medio de producción de un par de zapatos en España Las cifras conocidas arrojan una paradoja económicamente difícil de explicar. El pasado año se fabricaron en España 91,3 millones de pares y, sin embargo, constan como 132,4 millones de pares exportados. Debe de ser el único sector en España cuyas exportaciones superaran en más de un 50% la producción.

Martínez reconoce que numerosas marcas nacionales importan zapatos que reenvían a otros mercados, contabilizándose como exportaciones españolas, un fenómeno surgido con la crisis. En 2006, las cuentas salían, pues en España se fabricaban 118 millones de zapatos y se exportaban 94 millones. La relación entre la producción y la exportación cambió en 2010, cuando, por primera vez, los pares exportados superaron a los producidos.

El directivo de la patronal del calzado rechaza que los zapatos importados por fabricantes españoles se reetiqueten como made in Spain. "Sería ilegal", sentencia. Algo difícil de comprobar, entre otras cosas, porque la legislación europea no exige que los productos identifiquen su procedencia. Sin embargo, expertos del sector ajenos a la industria reconocen que en algunos polígonos españoles se acumulan los zapatos importados a la espera de ser embalados en cajas con el sello Fabricado en España.

El mundo del calzado en España

Muy españoles

Antonio Sáenz, gerente de Fluchos, una marca ubicada en Arnedo (La Rioja), remarca la paradoja de que en España no sea obligatorio identificar la procedencia del calzado cuando en México se exige que conste. Flucho tiene una producción de un millón de zapatos, todos fabricados en España, de los que el 60% se destina al mercado interior y el restante se exporta a 31 países. "Los españoles no analizan los efectos sobre la salud de los zapatos ni valoran su diseño. Se preocupan más en el caso de la ropa", dice. Y reconoce que la gente compra lo que quiere o lo que puede y es difícil luchar contra el producto chino.

Desde la patronal del calzado español se duelen de que muchas de las marcas españolas de prestigio se consideren extranjeras en su tierra. Quizá tenga que ver que las marcas optan por denominaciones en inglés o italiano. Pero Callaghan, Lotusse, Martinelli, Panama Jack o Mustang, entre otras, son cien por cien españolas. Otros fabricantes españoles como Inditex, el número uno, Pikolinos, Lotusse o Camper han declinado participar en este reportaje.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/2089228/0/zapatos/calzado/espanol/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios