Versión impresa

Malestar por las extras que la Junta paga a sus ‘mejores’ empleados

Los jefes de área las reparten a quienes desean. Las llamadas ‘bufandas’ sirven «para tapar bocas», según los sindicatos.
«Orden del 17 de noviembre de 2006 de la Consejería de Economía y Empleo por la que se conceden determinadas gratificaciones económicas a su personal por los servicios extraordinarios efectuados fuera de la jornada laboral». Este es tan sólo un ejemplo de lo que en la administración se llaman bufandas, porque según la UGT «sirven para tapar bocas».

«Son sobresueldos que se pagan en casi todos los departamentos de la Junta y que los responsables reparten entre los empleados de forma subjetiva. Algunos, los menos, entre todos a partes iguales, otros, la mayoría, a sus más estrechos colaboradores, a su más allegados», explica el secretario de Acción Sindical de la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT, Carlos Arenas.

Hasta 3.000 euros

Este dinero, que en algunas ocasiones llega hasta los 3.398 euros en una paga única anual, según ha podido constatar 20 minutos, sale directamente de los presupuestos de la Comunidad. En el tomo 10, donde se recoge el dinero que servirá para pagar al personal, se pueden encontrar numerosas partidas con cantidades que no tienen un destino específico y que se enmarcan bajo el título de otras remuneraciones. Parte de esas cuantías, aunque es muy complicado saber la cifra exacta, van a a parar estas bufandas.

La contradicción

En este sentido, el secretario provincial de la FSP-UGT, Manuel Martínez, indicó que se trata «de un dinero público que se escapa de todo control». «Siempre ha existido, pero son inadmisibles. Además, muchas son recurribles porque las justifican por un trabajo fuera de la jornada laboral, cuando los funcionarios no pueden hacer horas extraordinarias y el personal laboral, como mucho  pueden trabajar 80 al año, subraya.

En todas las administraciones

Aunque en algunos departamentos han desaparecido, se dan en todas las administraciones, según la FSP-UGT. «Sí, en el Estado y en el Ayuntamiento de Valladolid también existe. El problema es que no está regulada la forma de reparto, con  lo que depende de cómo lo haga una persona», indica Carlos Arenas, quien subraya que la respuesta de las autoridades  es el silencio. «Siempre encontramos negativas cuando nosotros negociamos los incrementos de los salarios de los funcionarios, pero luego hay dinero para estas cosas. Además, si pagan horas de más será que faltan empleados», subraya.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/204880/0/Malestar/extras/Junta/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios