El onanismo no es indecente aunque se practique frente a la ventana

El Tribunal Supremo de Canadá ha revocado una sentencia contra un ciudadano que había sido condenado a prisión por masturbarse en el salón de su casa, cerca de la ventana, y que fue denunciado por unos vecinos demasiado curiosos que consideraron indecente su actitud.

Un tribunal inferior condenó en 2000 a Daryl Milland Clark a cuatro meses de cárcel por indecencia al masturbarse en mitad de la noche cerca de la ventana de su sala de estar.

La odisea de Clark, que reside en Columbia Británica, empezó cuando una de sus vecinas observó una noche que este hombre, casado y jubilado, estaba sentado en el salón de su casa, con las luces encendidas, en lo que parecía un flagrante caso de onanismo.

La vecina llamó a su marido, que confirmó el diagnóstico de la situación al que había llegado su mujer tras observar, a través de las persianas abiertas, los movimientos de Daryl. Los vecinos no perdieron el tiempo y cogieron el teléfono para denunciar los hechos a la policía.

Un agente de la policía acudió a la casa y, tras observar por la ventana que Clark seguía atareado y en la inopia del espectáculo que estaba proporcionando a sus vecinos, utilizó su linterna para llamar la atención del varón.

Tal y como declaró el policía, tan pronto como vio el resplandor de la linterna, Clark saltó de su asiento y apagó las luces. El susto y apuro de quedar expuesto en público no fue bastante para los vecinos ni para la policía, que le acusaron de un acto de indecencia en público por el que fue condenado a cuatro meses de prisión.

La sentencia del Tribunal Supremo llega un poco tarde para Daryl, que ya ha cumplido su condena. El abogado de Clark recurrió la primera sentencia al defender que los ejercicios manuales de su cliente nunca tuvieron como intención ser observados por otros y que el salón de su vivienda no puede ser considerado como un espacio público.

Los nueve jueces del Tribunal Supremo canadiense, la máxima autoridad jurídica del país, se han mostrado unánimemente de acuerdo con esta valoración. Uno de los jueces señaló que la ley sobre indecencia en público pretende proteger a la gente de actos ofensivos en lugares públicos o en lugares privados realizados con la intención de ofender a otros.

Pero, según el juez Morrish Fish, la ley no ampara a aquellas personas que "ni tienen el derecho ni están invitadas a entrar en un lugar para ver u oír desde fuera -a través de ventanas descubiertas o puertas abiertas- lo que está sucediendo en el interior". Y, definitivamente, Clark no invitó ni a sus vecinos ni a la policía a contemplarle.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/2036/0/onanismo/canada/noindecente/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios