Versión impresa

Responsable de Fadeco dice que Media les "empujó" a renunciar a la II fase de la Venta de Carmona

Bedia asegura que no hay "dinero" para acabar la obra porque Higuera se lo gastó en "mantelería, cristalería y vajillas" para el parador

Luis Carlos Baños, responsable de Construcciones Fadeco, que acometió la primera fase de las obras de rehabilitación de la Venta de Carmona, ha manifestado que el anterior director general de Cantur, Roberto Media, les "invitó" a que renunciaran a la segunda fase de los trabajos, y lo hizo, según ha apostillado, "empujándonos".

Así lo ha dicho este jueves en su comparecencia ante la comisión de investigación parlamentaria de la sociedad pública, intervención en la que ha detallado que la renuncia fue durante una reunión que mantuvieron con el propio Media y en lo que ha calificado como un "pacto entre caballeros" que, ha añadido, el director de Cantur "no ha cumplido".

Baños ha lamentado así que si Fadeco cedió después de "tantos avatares" (las obras se adjudicaron en 2007 y se iniciaron en 2010) ante la "presión" para que renunciara a esa segunda fase, este extremo se haya "tenido poco en cuenta" y no se les haya "recompensado", ya no sólo desde el punto de vista económico.

Así, por ejemplo, se siente "defraudado y engañado" porque aunque él fue "un caballero" y entendió los motivos económicos alegados por Cantur, todavía está "esperando una llamada del caballero de enfrente" —en alusión a Media—, después de que les dijeran que si no renunciaban a la fase II lo iban a tener "muy mal" a la hora de tenerles "en cuenta" e invitarles a presentar presupuestos y participar en concursos públicos. En este punto, ha reconocido que quizá ahora su empresa, que llegó a tener cerca de 80 trabajadores, no esté en "disposición" de concurrir a una convocatoria pero, ha apostillado, "que menos que recibir la invitación".

Al margen de la renuncia al contrato, que estaba "firmado" y que le hubiera "venido muy bien" a Fadeco con motivo de la crisis, especialmente acusada en el sector de la construcción, lo que más ha "molestado" a Baños es el haberse enterado por la Prensa de que su empresa estaba entre las citadas a declarar en la comisión de Cantur, lo que le parece una "falta de respeto". "Yo he sido un caballero, y lo poco que me queda es la palabra. Otros igual no han sido tan caballeros", ha insistido.

En cuanto al perjuicio que la renuncia a los trabajos ocasionó a Fadeco, ha comentado que se la "envainó" porque no tenía el "poder" —tampoco "poder adquisitivo"— para no "hacer lo que hice". "A Fadeco y a mí es muy fácil presionarnos", ha reconocido Baños, para agregar que no tiene "capacidad" para acudir a los juzgados en contra de Cantur.

"he cobrado lo que he hecho"

Sobre los trabajos acometidos en esta obra, en la que "desde el principio ha sido todo complicado" debido sobretodo a "retrasos" en la ejecución y en los pagos, Baños ha precisado que "he cobrado lo que he hecho".

Así, si bien la rehabilitación de la Venta de Carmona se adjudicó en su conjunto (antes de que estuviera dividida en fases) en febrero de 2007 en casi 2 millones (1.981.696 euros) a Fadeco, por ofertar el precio más barato de las tres propuestas presentadas, la empresa facturó 1,2 millones (1.210.510 euros, por encima de los 800.000 euros del contrato de la fase I) porque algunas partidas previstas en la segunda fase (como las relacionadas con la instalación del aire acondicionado) se ejecutaron parcialmente en la primera.

Con todo ello, el responsable de la constructora ha señalado que el proyecto le ha dado "más problemas que alegrías", y la "única satisfacción" que tiene es que se ha hecho "una buena obra". Así, según ha lamentado, además de retrasos en los pagos (extremo que le advirtieron responsables de Cantur), sufrieron el "bypass largo y complicado" por el cambio de Gobierno, cuando se paró la obra "seis o siete meses", para revisiones y modificaciones.

Los trabajos en el edificio, que data del siglo XVIII, habían comenzado en 2010, fecha en la que concedió la licencia para ciertas obras, de ahí que el proyecto se dividiera en dos fases.

Cantur no tiene dinero para la segunda fase

En este punto, el portavoz del PP Carlos Bedia ha defendido que si el contrato se firmó en 2007 fue porque el entonces consejero de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Javier López Marcano (al que Baños conoce, pero con el que nunca ha "compartido mesa y mantel"), aseguró que se contaba con todas las licencias pertinentes, lo que era "mentira", de ahí su inicio tres años después.

En cuanto al hecho de que no se haya acometido aún la segunda fase de las obras de la Venta de Carmona, Bedia ha señalado que obedece a que Cantur no tiene "dinero" ya que el anterior director, Diego Higuera, se gastó en mayo de 2011, antes del cambio de Gobierno, "17.000 euros" en "mantelería, cristalería, vajillas, sillas y mesas" para el parador, pese a que estaba cerrado y sin rehabilitar. Ahora no queda dinero para continuar la reforma, ha insistido Bedia, para añadir "bastante que hay para pagar las nóminas".

Casa gorilas cabárceno

En cualquier caso, el diputado 'popular' ha señalado que su partido ha citado a declarar al responsable de Fadeco Construcciones para contrastar la actuación seguida en la Venta de Carmona con la realizada en la Casa de los Gorilas del Parque de la Naturaleza de Cabárceno. Así, en la primera se hicieron "bien" las cosas, "como se debían hacer", mientras en la segunda se hicieron "rematadamente mal", pese a ser dos iniciativas de la misma época. Así, el proyecto del recinto de los gorilas se adjudicó en enero de 2011, cuando se había ejecutado "la mitad" de las obras, lo que a sus ojos es "una aberración". "Los gorilas tenían prisa por votar", ha ironizado.

Por su parte, el diputado del PRC, Rafael Pérez Tezanos, ha valorado el "valor" de Baños en la intervención, en la que "se ha jugado el 'ya te llamaré'", algo que, según ha indicado, también les ha pasado a otros comparecientes, pero lo han manifestado "cuando ya han cruzado la puerta" de salida de la sala de comisiones.

Cristina Pereda, portavoz del PSOE, ha concluido que el nuevo Ejecutivo del PP no se "preocupa" ni se "ocupa" por el patrimonio cántabro, y ha reiterado que el objetivo de la comisión es "tapar" las "corruptelas" del PP.

Arquitecto del proyecto

En la sesión de este jueves, que se ha prolongado durante más de cuatro horas, también ha comparecido Jaime Carceller, arquitecto encargado del proyecto de rehabilitación de la Venta de Carmona. Según ha indicado, presentó el proyecto en 2006, pero no volvió a "intervenir" en el mismo ni lo desarrolló debido a una enfermedad, lo que le mantuvo "fuera de juego" del proceso.

Así, la dirección de la obra ha corrido a cargo de un compañero suyo, el arquitecto Emilio Carreño, mientras que Carceller ha asegurado que no ha "cobrado" todo lo que le debe Cantur y, además, desde el año 2006 "no he vuelto a pisar esa oficina", ha dicho.

Sobre este asunto, Bedia se ha referido a tres facturas por importe, cada una de ellas, de 44.476 euros (es decir, un total de 132.000 euros) abonadas el 21 de enero de 2007 al estudio de Carceller, quien ha apuntado que la "deuda" de Cantur con él asciende a más de 60.000 euros.

También ha aclarado que por aquellas fechas su hermano pequeño no era jefe de ventas de Cantur, sino administrativo de esta empresa pública, y ha asegurado que no intervino en el encargo del proyecto.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/1783887/0/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios