Versión impresa

Scilingo se retracta de su declaración de torturas en Argentina

Scilingo se retracta de su declaración de torturas en Argentina
Reuters (Reuters)
Ampliar
MADRID (Reuters) - El ex capitán de la Marina argentino Adolfo Scilingo, que está siendo juzgado en Españaacusado de genocidio, pidió a los jueces que protejan a su familia a ambos lados del Atlántico, diciendo que temía lasrepresalias por hablar sobre la `guerra sucia' argentina.

Scilingo, ágil y agresivo a pesar de que afirma que lleva 37 días en huelga de hambre, dijo que reunió los fragmentosde información que escuchó durante 15 años en la Marina para elaborar una historia sobre cómo los supuestosizquierdistas fueron torturados.

Entre sus motivos, dijo que quería provocar una investigación más amplia dentro de la Marina argentina que dejaría aldescubierto 'un bombazo' y que esperaba ganar dinero con un libro y una película sobre esta historia.

`Yo estaba muy nervioso durante ese declaración porque estaba diciendo el disparate', dijo Scilingo, de 58 años,sobre una testificación que dio en 1997 al comienzo de una investigación en España.

Scilingo fue oficial de la Marina durante la dictadura argentina entre 1976 y 1983, cuando las autoridades reprimierona supuestos insurgentes izquierdistas. Miles desaparecieron sin dejar rastro.

Scilingo también ha dicho a periodistas en docenas de entrevistas que estaba arrepentido de su participación en dos `vuelos de la muerte' en junio y agosto de 1977, cuando dijo que un total de 30 prisioneros fueron drogados,desnudados y empujados desde aviones.

Sin embargo, el lunes dijo ante el tribunal que no pudo estar implicado porque había permanecido en el hospital enjunio de 1977 y de vacaciones en agosto de ese año.

`Yo no participé en ningún hecho', dijo Scilingo, que fue jefe de electricidad en la Escuela de Mecánica de la Armadaque se usó como un centro de detención.

Scilingo ha dicho a los investigadores que preparó dispositivos eléctricos para electrocutar a los prisioneros durantelos interrogatorios y que vio a mujeres embarazadas detenidas en la instalación militar a fin de que dieran a luz pararobarles sus bebés.

`Fue bonito el cuento. Le gustaba a la prensa', dijo.

HUELGA DE HAMBRE

Cuando el juicio se inició el viernes, Scilingo necesitó la ayuda de dos policías y una silla de ruedas para trasladarse,y no contestó a los jueces. El ex capitán se dejó caer silencioso en la silla que le correspondía en el juicio y pasó toda lavista con los ojos cerrados o cubiertos.

El lunes se mostró vigoroso en el combate con los abogados de las partes de la acusación.

Una portavoz de instituciones penitenciarias informó de que Scilingo había estado en huelga de hambre desde el 12de diciembre al 14 de enero, pero no sabía si ha vuelto a comer durante el fin de semana.

`Mi huelga de hambre continua', dijo Scilingo el lunes.

El ex capitán de la Marina pidió también el lunes a los jueces que protejan a su familia a ambos lados del Atlántico,diciendo que temía las represalias por hablar sobre la `guerra sucia' argentina.

`Hay gente que no es muy normal. No me extrañaría si tomaran medidas contra mi familia', dijo a los tres jueces.

Scilingo es el único acusado en el primer juicio por genocidio en España, y también es la primera vez en que se acusaa un extranjero de delitos cometidos en su propio país.

Otras figuras del gobierno militar argentino, de 1976 a 1983, se han visto protegidos en Argentina por una ley deamnistía, pero la Audiencia Nacional tiene jurisdicción debido a que puede juzgar los casos de genocidio sin tener encuenta dónde se produzcan si ha habido víctimas españolas.

Por Daniel Trotta

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/167/0/OESTP/ESPANA/ARGENTINA/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios