Alimentos congelados: mitos sobre su calidad y ventajas de su consumo

Congelados, en un supermercado
Sección de congelados, en un supermercado. (ARCHIVO)
  • Alrededor del 70% de los hogares españoles consumen alimentos congelados una vez a la semana como mínimo.
  • Los alimentos congelados pueden mantenerse durante largos periodos perdiendo mínimamente sus propiedades, pero también pueden deteriorarse si el frigorífico no es adecuado o si se manipulan mal.
  • En la actualidad, para su venta se utiliza la técnica de la ultracongelación, que permite que las cualidades organolépticas (sabor, textura, color y olor) sufran lo mínimo.
  • Al congelar nosotros mismos, no se logran unas condiciones tan eficaces como en la congelación industrial.
  • Nunca se debe tener prisa en descongelar, pues de ello depende el sabor final de los alimentos.

Cada vez son más los hogares españoles que llenan sus congeladores de alimentos preparados con vistas a un almacenamiento duradero, pero también para ganar tiempo a la hora de elaborar comidas futuras. El ahorro económico y de tiempo que supone la compra de estos alimentos es la principal causa del aumento de su consumo, aunque todavía se les perciba como una opción de peor calidad que los productos frescos.

Alrededor del 70% de los hogares consumen alimentos congelados una vez a la semana como mínimo, según afirma un estudio conjunto elaborado por la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) y la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), recogido por Consumer, que da respuesta a cuatro preguntas que muchos nos hemos hecho alguna vez respecto a los alimentos congelados.

  • ¿Los congelados son peores que los frescos? Procesar un alimento siempre conlleva alguna alteración. La congelación, en concreto, supone la pérdida de algunas de las cualidades organolépticas de los alimentos. No obstante, si el proceso se realiza de manera adecuada, estas pérdidas son mínimas y apenas se notan. Los alimentos congelados pueden mantenerse durante largos periodos, pero también pueden deteriorarse si el frigorífico no es adecuado o si se manipulan mal. En el caso de los alimentos frescos, el trayecto desde su recolección hasta su consumo puede ocasionar importantes deterioros.
  • ¿Por qué son más baratos? El menor coste se explica porque los alimentos previstos para congelarse, se recolectan en épocas de mayor oferta o abundancia, con lo que su precio es mas económico. Estos alimentos se congelan y se mantienen en perfecto estado y con un bajo coste hasta su consumo.
  • Los congelados, ¿pierden propiedades? El proceso de congelación apenas afecta el contenido nutricional de los alimentos. En la actualidad, se utiliza la técnica de la ultracongelación, que según los expertos garantiza un 100% del contenido nutricional. Los alimentos se congelan lo más rápido posible a temperaturas que alcanzan -40ºC. De esta manera, se conservan las propiedades nutricionales y, también, las cualidades organolépticas (sabor, textura, color y olor). Si bien la pérdida de nutrientes es casi imperceptible, es preciso recordar que siempre hay riesgo de alterar alguna de sus cualidades. Este aspecto no se da en los alimentos frescos, aunque la pérdida de nutrientes que pueden experimentar desde que se recolectan y se preparan hasta su consumo puede ser igual o mayor a las alteraciones durante la congelación. Así pues, los alimentos congelados de manera segura y adecuada no tienen nada que envidiar a los frescos.
  • ¿Se resiente el sabor? ¿Afecta su textura? Frutas, verduras, hortalizas, pescado, carne... Todos los alimentos deben congelarse en su momento óptimo, sin alteraciones y en condiciones inmejorables. Por ello, la congelación se lleva a cabo poco después de cosecharse, o elaborarse, cuando reúnen sus mejores cualidades nutritivas. El papel de la técnica de congelado es decisivo en el resultado final: una buena técnica garantiza unas cualidades excelentes de los alimentos, mientras que una mala congelación supone una pérdida importante de nutrientes, sabor y textura. En este aspecto, es importante mencionar el congelado casero. Al no disponer en casa de las técnicas adecuadas, los alimentos frescos que congelamos sí pueden perder calidad nutricional, el sabor y la textura originales.

Cuidado al descongelar

Los alimentos que se adquieren congelados proceden de la industria y, dado que en ese ámbito se utilizan técnicas meticulosas, la diferencia con los frescos es apenas perceptible. De hecho, si el proceso de congelación es el adecuado, solo un catador excelente podría apreciar alguna diferencia con los alimentos frescos. Sin embargo, hay mucho recelo hacia los alimentos congelados y el consumidor asegura notar diferencias en cuanto a la textura y el sabor. ¿Cómo se explica?

  • La clave está en la descongelación de los alimentos y en la preparación posterior. Deben seguirse las instrucciones del envase una vez que vaya a cocinarse el alimento. Una mala praxis puede suponer la pérdida inmediata del sabor, de sus cualidades nutricionales y de su textura.
  • Nunca se debe tener prisa en descongelar, pues de ello depende el sabor final de los alimentos. Se deben seguir las pautas indicadas en los envases y, en el caso de alimentos congelados por el propio consumidor, deben descongelarse primero en el frigorífico y después, cocinarse.
  • Es posible que los alimentos congelados no lleguen a nuestro congelador en sus óptimas condiciones, ya que durante el trayecto puede romperse la cadena de frío y, en este caso, se alteran las cualidades del producto. Por ello se aconseja dejar para el final la compra de los congelados y colocarlos en frío tan pronto como se pueda.
  • También puede ocurrir que se supere el tiempo de congelado, es decir, tener los alimentos durante demasiado tiempo en el congelador. Si bien se mantienen seguros allí, es preferible no sobrepasar los seis meses o un año, o el periodo que indique el envase.
  • Al congelar alimentos nosotros mismos, no se logran unas condiciones tan eficaces como en la congelación industrial, con lo que la calidad de los alimentos será menor y las pérdidas pueden ser mayores.

Cinco ventajas

  • Los alimentos congelados son cómodos, permiten comprarlos en cualquier momento del año, se conservan en buenas condiciones y se disfrutan cuando el consumidor quiere.
  • Suponen un ahorro en tiempo y dinero. Aunque puede que algún alimento congelado supere el precio de su homólogo fresco, esto se debe a la calidad del alimento cuando se congeló y a las técnicas utilizadas.
  • Son de fácil preparación. La gran mayoría ya están preparados para cocinar, limpios y sin desperdicios.
  • Garantizan la seguridad de los alimentos, entre otros, en el caso del Anisakis, un parásito presente en el pescado crudo que requiere congelación para poder eliminarlo.
  • La congelación evita la proliferación de patógenos y la degradación de los alimentos. Sin embargo, las bacterias no mueren, pueden reactivarse durante el descongelado. Es esencial una buena praxis.

Más fotos relacionadas

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/1669892/0/alimentos-congelados/mitos/ventajas/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios