Los últimos de Alhucemas

Mohamed Salah Faragi
Mohamed Salah Faragi. (Foto: Javier Rada) (Javier Rada)
Las claves:
  • Hablan los supervivientes de los ataques con gas mostaza de España contra población civil.
  • Fue durante la guerra del Rif, hace 80 años.
  • Nunca han recibido reparación alguna.

Gas en los zocos, en las casitas diseminadas en el laberinto bereber.

Envenenó las aguas, abrasó campos, las ovejas perdieron su lana, a la gente se le cayó la piel a tiras.

Durante la guerra del Rif (1921-1927), España fue una de las primeras en utilizar armas químicas contra población civil

Durante la guerra del Rif (1921-1927), la última pesadilla colonial, España fue una de las primeras potencias en utilizar armas químicas contra población civil.

En tiempos de la industrialización, el rey Alfonso XIII aplicó las máximas de Atila: tras el desastre de Annual (1921) en el Rif no iba a crecer la hierba.

Todo para acabar con el ímpetu independentista de los milicianos dirigidos por Abdelkrim.

Extraño cariño es el que guarda uno de los supervivientes, Mohamed, de 85 años, a los mismos españoles que lo apodaron Santiago.

Extraño porque su madre y sus dos hermanas quedaron ciegas "al instante" y murieron años más tarde.

Las bombas de gas mostaza (iperita) que lanzó el Ejército español sobre su casa, cercana a Alhucemas, en el empobrecido norte de Marruecos, escribieron el epitafio: cáncer.

Del legado español, la ruta de la iperita que cruza Alhucemas, no queda más que un chumberal de silencios oficiales y secretos a voces.

España y Marruecos nunca han estudiado el asunto.

Sólo la incidencia del cáncer –denuncian los rifeños que no hay familia que se salve– y la voz de los supervivientes contienen la esencia del veneno.

Tras caer las bombas, mi madre y mis hermanas se asfixiaron, se refugiaron en casa, pero el zim (veneno) cruzaba las paredes

"Tras caer las bombas, mi madre y mis hermanas se asfixiaron, se refugiaron en casa, pero el zim (veneno) cruzaba las paredes", explica Santiago.

Eran campesinos y pagaron pertenecer a la misma tribu de los sublevados, los ait urriaguel.

Todavía guarda el armazón con el que cayeron las seis bombas.

Su hijo Said afirma que los mayores de su familia, cuando no mueren de cáncer, padecen la misma enfermedad: tosen, les duele la cabeza, lagrimean.

"Hace tres años, una gallina destapó una bomba. Desprendía un polvo amarillo", agregó.

Los casquillos de las bombas han sido utilizados por los rifeños como morteros para moler harina e incluso la iperita como "ungüento milagroso".

Hace tres años, una gallina destapó una bomba. Desprendía un polvo amarillo

Nadie los informó de que era veneno.

Algunos, como Laarbi, 'El Manco', de 91 años, apodado así porque una bomba le voló la mano derecha a los 9 años, piensan aún hoy que se trataba de azufre.

"Me ardía la cara", dice.

Los bombarderos obligaban a lanzarse a la carrera a Mohamed Salah, que ahora tiene "más de 100 años" y entonces era un niño. Las únicas sirenas antiaéreas eran sus gritos de "¡Avión, avión!".

"Murieron muchos niños, era irrespirable", recordó.

Murieron muchos niños, era irrespirable

Son los últimos de Alhucemas, el presente de un pasado convenientemente olvidado.

Los tres han perdonado: "Alá es grande". El escorpión de nuestra memoria histórica, no.

El Gobierno se niega a estudiarlo

El portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya en el Congreso, Joan Tardá, presentó en 2005 una proposición no de ley para que se investigara si España utilizó armas químicas en la guerra del Rif y se planteara "de qué manera se recupera y restituyen los honores de los rifeños y la memoria histórica".

La proposición fue rechazada y el caso no ha sido estudiado oficialmente.

Por otra parte, la fábrica de Defensa que abasteció a los aviones con las bombas de gas mostaza durante la guerra del Rif, La Marañosa, situada cerca de Madrid, sigue en activo.

Asociaciones antimilitaristas afirman que está en un paraje natural protegido y que dentro, bajo secreto militar, todavía se investiga con componentes peligrosos.

Mohamed Salah Faragi Mohamed Salah Faragi
Pasó su adolescencia en la guerra. "Los españoles hicieron lo que quisieron. Recuerdo a un chico que respiró veneno y murió".

Mohamed, ‘Santiago’ Mohamed,
Tiene 85 años. "¿Cual fue la razón?. Nosotros no les hicimos nada a los españoles. Ellos nos rompieron, chafaron y nunca pagaron por lo que hicieron".

Laarbi, ‘El Manco’ Laarbi,
95 años. "Mi hermano murió con el Ejército de Franco en España, yo perdí una mano. ¿Para qué removerlo? Sufrimos mucho, el pasado es pasado".

La guerra
España colonizó en 1912 el Rif al ser cedido por Francia, estableciendo allí un protectorado. A pesar de los focos de resistencia iniciales, el problema se incrementó con la rebelión, a partir de 1919, de la tribu de los ait urriaguel, liderados por Abdelkrim.

Gas mostaza
En 1921, España fue derrotada por Abdelkrim en Annual, donde se concentraba el grueso del Ejército colonial. Murieron más 20.000 militares y la derrota puso contra las cuerdas a España frente a un Ejército arcaico. Los bereberes proclamaron una república independiente. A partir de ese momento, España decidió utilizar el gas mostaza, comprado a Alemania.

Victoria
La resistencia acabó en 1925 con el desembarco de Alhucemas, en el que participó Francia. España cedió el Rif a Marruecos en el año 1956.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/152104/0/supervivientes/bombardeos/rif/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios