Tres años después de la rebelión, la alternativa anticrisis de Islandia empieza a dar frutos

Protestas en Islandia
Protesta ciudadana en Reikiavik en marzo de 2010 en contra de la indemnización con dinero público a los clientes del banco Icesave. (Efe)
  • En enero de 2009 los islandeses, aplastados por el colapso económico, se echaron a la calle y acabaron forzando la caída del gobierno.
  • El país dejó que sus bancos quebrasen y acordó con el FMI medidas "poco convencionales" que respetaron el estado del bienestar y retrasaron los recortes.
  • Hoy, sus previsiones de crecimiento triplican las de los países de la eurozona.

A principios de 2009, el pueblo islandés, al borde del colapso económico y financiero, se echó a la calle y dijo basta. El Gobierno dimitió y la pequeña isla nórdica se entregó a la difícil tarea de responder ante una crisis sin precedentes haciendo justo lo contrario de lo que estaban haciendo los demás: Se negaron a rescatar a la banca y votaron en contra de pagar sus deudas con dinero público, persiguieron judicialmente (y, en algunos casos, llegaron a encarcelar) a los banqueros y políticos responsables, hicieron caso omiso de las amenazas de los mercados internacionales y de las malas notas de las agencias de calificación de riesgo, redactaron una nueva constitución a través de las redes sociales y, quizá lo más importante, consiguieron negociar con el FMI una salida adaptada a sus propios planteamientos.

¿El resultado? Tres años después de lo que se vino en llamar la "revolución islandesa", el país no solo no ha regresado a la Edad Media convertido en un paria del sistema, sino que está empezando a ver, lentamente, la luz al final del túnel. En 2011 la economía islandesa creció un 2,5% (la eurozona solo el 1,6%), y, según las previsiones de la Comisión Europea presentadas el pasado mes de noviembre, Islandia crecerá en 2012 un 1,5%, cerca del triple que los países de la zona euro (0,6%), llegando a alcanzar en 2013 incluso el 2,7%.

Islandia está asomando la cabeza sin aplicar las recetas impuestas a otros países machacados por la crisis de la deudaEso no significa que todo sea de color de rosa. El paro, que se situó el pasado mes de diciembre en el 7,3%, sigue en tasas que resultan escandalosas para un país en el que a principios de los años noventa tan solo el 2,5% de la población estaba sin trabajo, después de décadas de pleno empleo. La deuda exterior bruta supera el 330% del PIB y la mayoría de los islandeses arrastra préstamos que difícilmente podrán pagar (según el banco central islandés, 25.000 propietarios están atrasados con sus pagos, lo que supone un cuarto de los propietarios de la isla). Los acreedores internacionales, además, no han renunciado a cobrar, y siguen dispuestos a pasar por los tribunales internacionales si hace falta. Y miles de jóvenes, muchos de ellos muy preparados, siguen emigrando.

Pero Islandia ha conseguido mantenerse a salvo de recortes draconianos y proteger la mayoría de sus logros sociales, y el estado del bienestar no se ha desmoronado. Tal vez no pueda hablarse aún de "milagro islandés", pero el país está asomando la cabeza, y lo está haciendo sin aplicar las recetas que los organismos europeos e internacionales han impuesto a otros países machacados por la crisis de la deuda, como Grecia, Italia, Portugal, Irlanda o España.

Obviamente, el peso de la economía islandesa, con un PIB total en 2010 de 12.300 millones de dólares, no es comparable al de la italiana (1,7 billones) o la española (1,3 billones). En 2010 las exportaciones de Islandia ascendieron a unos 3.500 millones de euros, frente a los 185.799 millones de las exportaciones españolas. Como tampoco es comparable la presión que, en consecuencia, ejercen los mercados sobre la economía islandesa.

También es cierto que el sector público en Islandia es reducido, con salarios más bajos que en el sector privado, con lo que es más fácil reestructurarlo. Y además está el factor fundamental de que, al no pertenecer a la zona euro ni estar sometida a los dictados del Banco Central Europeo, Islandia pudo devaluar su moneda para hacer frente a la crisis y controlar el movimiento de su capital, asumiendo el riesgo de una inflación que alcanzó el 5,2% en 2011, solo por debajo de la de Turquía entre los países miembros de la OCDE.

Y probablemente sea también más fácil conseguir que resulte eficaz una democracia a base de referendums en un país de 103.000 kilómetros cuadrados cuya población (318.452 habitantes en enero de 2011) equivale aproximadamente a la del municipio de Valladolid.

En cualquier caso, Islandia parece haber demostrado que hay otra forma de enfrentarse a la crisis. Estas son, paso a paso, las claves de cómo lo ha hecho:

Del paraíso neoliberal al infierno de la deuda

A principios de 2008 Islandia fue elegida por la ONU como el mejor lugar del mundo para vivir. Era, sin embargo, el final de una época. Tras años de bonanza económica, con créditos a mansalva (dentro y fuera del país), permisividad total en el sistema financiero, deudas cada vez mayores en las familias, burbuja inmobiliaria y gasto descontrolado, el sobrecalentamiento de la economía islandesa provocó un colapso total en octubre de ese mismo año, debido al hundimiento del sector bancario, que tuvo que ser nacionalizado.

Los bancos, no obstante, aún siendo los principales culpables, no fueron los únicos: Sus excesos habían sido apoyados por las políticas económicas de gobiernos neoliberales que, votados democráticamente por los ciudadanos, se mantuvieron en el poder durante una década, y, además, buena parte de la propia sociedad islandesa no solo no se opuso sino que aprovechó la expansión financiera para vivir y gastar muy por encima de sus posibilidades.

La rebelión

En enero de 2009 conmenzaron las protestas de miles de islandeses contra el Gobierno y el Banco Nacional, mientras se derrumbaba la economía, la inflación y el paro se disparaban, y la moneda alcanzaba mínimos históricos.

Las negociaciones entre Islandia, Holanda y el Reino Unido para que Reikiavik indemnizase a los ahorradores de estos dos países que perdieron sus inversiones con la quiebra del banco Icesave fracasaron en febrero de 2010, y, por dos veces, en marzo de ese mismo año y en abril de 2011, los islandeses rechazaron en referéndum la ley que habría permitido una indemnización de 3.700 millones de euros a los ahorradores británicos y holandeses.

Las protestas populares provocaron en enero de 2009 la caída del gobierno de coalición conservador-socialdemócrata. La izquierda, en una coalición entre socialdemócratas y "rojiverdes", gobierna con mayoría absoluta desde 2009 un país que negocia su entrada en la Unión Europea, complicada por la disputa que mantiene con el Reino Unido y Holanda.

Que cada palo aguante su vela

A diferencia de lo ocurrido en otros países europeos, con rescates millonarios de dinero público a la banca, en Islandia, cuando los bancos se desplomaron, se les dejó quebrar. En realidad, sus deudas eran tan grandes que tampoco había muchas más opciones.

Pero la cosa, sin embargo, no quedó ahí: Los responsables de la crisis, financieros y políticos, incluyendo al ahora exprimer ministro, Geir H. Haarde, fueron llevados ante la justicia, y cuatro banqueros, que ahora están libres a la espera de juicio, fueron encarcelados. Haarde fue absuelto en abril de 3 de los 4 cargos que se le imputaban, y condenado por otro -menor- por el que no tuvo que pagar multa.

La receta del FMI, a la carta

En octubre de 2008, invitado por el Gobierno de Islandia, llega al país el subdirector del Departamento Europeo del Fondo Monetario Internacional, Poul M. Thomsen, para ofrecer al Ejecutivo la asistencia de este organismo. Como escribiría después el propio técnico, "la sensación de temor y el estado de shock eran evidentes; pocos países, o ninguno, había experimentado jamás un colapso económico tan catastrófico como ese".

La primera preocupación del FMI fue, como de costumbre, la inflación. El Fondo temía que una depreciación desordenada del tipo de cambio fuese ruinosa para los hogares y las empresas, y que la retirada masiva de depósitos paralizara lo poco que quedaba del sistema financiero.

Finalmente, sin embargo, el FMI renunció a imponer sus recetas habituales y acordó con el Gobierno islandés, por un monto de 2.100 millones de dólares (casi 1.528 millones de euros), un programa que, en palabras del propio organismo internacional, "proporcionó el margen de maniobra necesario a las autoridades para determinar la mejor manera de hacer frente a los enormes desafíos y tareas pendientes, con la ayuda de los compromisos de préstamo de los países nórdicos y de Polonia".

"Las autoridades -explicó Thomsen- se comprometieron a implementar las medidas acordadas, pero quisieron hacerlo a su manera. Uno de los objetivos primordiales del gobierno era proteger el estado de bienestar, y ese objetivo se ha cumplido". Según dijo recientemente el ministro islandés de Economía, Árni Páll Árnason, "la cooperación con el FMI ayudó a preservar el modelo nórdico de bienestar de mi país".

Medidas "poco convencionales"

El FMI admite que tuvo que utilizar "herramientas de política al margen del conjunto de herramientas tradicionales", aunque, eso sí, se cura en salud y aclara que "esta combinación ecléctica de políticas ha sido eficaz en el caso de Islandia, pero no está claro si las enseñanzas aprendidas en este caso podrían aplicarse a otras regiones, como a la zona del euro afectada actualmente por la crisis".

El plan acordado entre el Gobierno islandés y el FMI incluyó cuatro puntos fundamentales:

  • Asegurar que las pérdidas de los bancos no sean absorbidas por el sector público (el Estado sí ha intervenido para garantizar que los nuevos bancos creados estén suficientemente capitalizados, pero quedó al margen de las enormes pérdidas del sector privado).
  • Estabilizar el tipo de cambio, incluyendo "medidas no convencionales", como controles temporales al movimiento del capital (una especie de 'minicorralito' financiero, para controlar el flujo de moneda y evitar la evasión de grandes fortunas).
  • Retrasar el ajuste fiscal (consistente en tratar de recuperar la estabilidad económica mediante subidas de impuestos y recorte del gasto público), con el fin de "apuntalar la economía en un momento de grandes tensiones" (en 2009 se subieron finalmente algunos impuestos, como el de las personas físicas o impuestos especiales -alcohol, gasolina-, pero también se bajaron otros, como el de sociedades, para fomentar la inversión y la creación de empleo. Por otra parte, también ha habido recortes de gasto en sanidad, educación, pensiones y administración del Estado, aunque comparativamente mucho menores que en otros países afectados por la crisis).
  • Reconstruir desde cero el sector financiero.

Los resultados

Las primeras consecuencias fueron muy duras: La mayoría de los productos que se consumen en Islandia son importados, de modo que cuando la moneda se devaluó, los precios (coches, comida, materiales para la construcción) se dispararon, al tiempo que disminuían los salarios, los cajeros automáticos no daban dinero y crecía el desempleo hasta niveles históricos. Y el grifo del crédito internacional se cerró.

En junio de 2011, sin embargo, el Gobierno islandés logró emitir bonos soberanos por un valor de 1.000 millones de dólares, lo que marcó el regreso del país a los mercados financieros internacionales.

Además, aunque el nivel de deuda pública (100% del PIB) es mucho mayor que antes de la crisis (28%), la aplicación de un programa de consolidación ha vuelto a poner a la situación fiscal del país en una trayectoria sostenible, según el propio FMI, y se ha reducido el nivel de endeudamiento privado (empresas y familias). Con respecto a los bancos, el valor de sus activos se ha reducido desde un 1000% a un nivel equivalente a alrededor del 200% del PIB, y ahora están totalmente recapitalizados.

Por otra parte, el paro, aunque sigue alto, empieza a frenarse y, lo que tal vez sea lo más importante para muchos islandeses, su red de seguridad social ha permanecido intacta.

Islandia ha sufrido una importante pérdida de nivel de vida, pero, de momento, ha logrado salir a flote y empezar a nadar sin que la parte más vulnerable de su población haya sido la principal víctima del esfuerzo. Y lo ha hecho a su manera.

Más fotos relacionadas

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información

692 Comentarios
Suscribirse por RSS

Escribir un nuevo comentario

42 Comentario oculto Leer comentario
Itsfree
42
Avatar de Itsfree
Itsfree, 22.01.2012 - 15.45h

    Ayúdanos a parar la Ley contra la Piratería Online, (Stop Online Privacy Act, SOPA). SOPA es una ley que generaría el primer sistema de censura de internet en los Estados Unidos. Es una ley que nos afecta a todos y permitiría al gobierno de los EEUU erigirse en controlador, censurador y policía de internet tanto dentro como fuera de sus fronteras.
    Consistiría, basicamente, en crear un sistema de censura similar a los que ya tiene China, Iran, etc. #OpBlackout no será silenciada. #Anonymous prevalecerá.

    INSTRUCCIONES: http://pastebin.com/f8S6ixYD

    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=_JbMD89F_bQ

    http://www.avaaz.org/es/save_the_internet_action_center_b/?slideshow

    Ya no puede recibir valoraciones +2
    43 Comentario oculto Leer comentario
    CiudadanoKane
    43
    Avatar de CiudadanoKane
    CiudadanoKane, 22.01.2012 - 15.46h

      Estaba claro, a los bancos europeos no se les debio ayudar NUNCA. Aqui tenemos el resultado, unos bancos saneados que siguen sin prestar dinero y cuando lo hacen te meten unos intereses del copon.

      Ya no puede recibir valoraciones +6
      44 Comentario oculto Leer comentario
      ¿quién dice?
      44
      Avatar genérico
      ¿quién dice?, 22.01.2012 - 15.49h

      ¿Acaso no ha propuesto el capitalismo durante su existencia que el que no sobreviva un proceso competitivo ha de ser relegado? ¿Por qué les ayudamos y no supimos aplicar sus propias reglas? Después de ver que el comunismo y el capitalismo no han funcionado como herramienta de producción tenemos que inventar otro sistema.

      Ya no puede recibir valoraciones +5
      45 Comentario oculto Leer comentario
      Zoombrita
      45
      Avatar genérico
      Zoombrita, 22.01.2012 - 15.50h

      ¿Por qué se compara a un país con menos de 1 millón de habitantes con países de la eurozona?

      Ya no puede recibir valoraciones -9
      46 Comentario oculto Leer comentario
      Zoombrita
      46
      Avatar genérico
      Zoombrita, 22.01.2012 - 15.56h

      ¿Otro modelo? Perdonad, pero Islandia ha seguido el modelo impuesto por el FMI:

      - Subidas de impuestos generalizadas. Rebaja del impuesto de sociedades.

      - Recortes brutales del gasto público y auténticas amputaciones del estado del bienestar islandés.

      - Congelación salarial o recortes salariales directos. Las pensiones han sufrido recortes. El consumo se ha frenado en seco.

      - Han cuadruplicado la tasa de desempleo. Han duplicado la tasa de exclusión social.


      PD: Lo del mito islandés me empieza a parecer cansino. Por cierto, hace poco que empezaron a pagar la deuda del Icesave. Supongo que será porque ahora querrán entrar en la UE. Lástima que Noruega tenga petróleo.

      Ya no puede recibir valoraciones -6
      47 Comentario oculto Leer comentario
      Lobo_solitario
      47
      Avatar de Lobo_solitario
      Lobo_solitario, 22.01.2012 - 15.57h

        En Islandia no pasan estas cosas(entre otras), por eso es un país con futuro y calidad d evida:


        http://www.alertadigital.com/2012/01/21/unos-70-parados-marroquies-amenazan-con-un-suicido-colectivo-si-no-se-les-da-trabajo/

        Ya no puede recibir valoraciones +3
        48 Comentario oculto Leer comentario
        Satan_Claus
        48
        Avatar genérico
        Satan_Claus, 22.01.2012 - 15.57h

        #41

        ¿Sabes inglés?

        Ya no puede recibir valoraciones +2
        49 Comentario oculto Leer comentario
        Satan_Claus
        49
        Avatar genérico
        Satan_Claus, 22.01.2012 - 15.57h

        Pues en el RESTO DE EUROPA, si.

        Ya no puede recibir valoraciones +2
        50 Comentario oculto Leer comentario
        Satan_Claus
        50
        Avatar genérico
        Satan_Claus, 22.01.2012 - 16.02h

        Ah alfeñique, en modo alguno me acomplejaría ante un guiri si tú no lo haces (estaría bueno), pero que ese es el verdadero problema (la gente como tu) lo tengo meridianamente claro.

        El problema de éste país es ser analfabeto (ahí está el informe PISA) y enorgullecerse de serlo. Tú lo acabas de demostrar.

        Ya no puede recibir valoraciones -1
        51 Comentario oculto Leer comentario
        Alfredinho
        51
        Avatar de Alfredinho
        Alfredinho, 22.01.2012 - 16.06h

          Que mentira este articulo, no se dejó quebrar al banco Icesave, fue nacionalizado. Es muy diferente. Y una vez que se nacionalizó dijo que noppagaria los depositos de los extranjeros, pero si a los nacionales.
          Eso es robo.
          Y claro, robando es mas facil vivir la vida, y mas si el robo lo preguntan en referendum, y la decision es sí, robemos a los depositantes.
          Una verguenza.

          Ya no puede recibir valoraciones -7

          Hemos bloqueado los comentarios y las correcciones de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

          Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios

          cargando

          Twittea en la noticia

          #Islandia

          Escribir comentario o corrección

          3000 caracteres pendientes

          Introduce el número de la imagen (Código de verificación para prevenir envios automáticos).

          Código seguridad

          Normas para comentar en 20minutos.es
          • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
          • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
          • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
          • Por favor, céntrate en el tema.
          • Normas y protección de datos