Versión impresa

"Mi abuelo Francisco Cañas en los años 50 pregonando el juego de los cuatro clavos: juegas por un dinero y te puedes retirar cuando quieras, se va sumando y te dan barquillos de los cortos. Cuando salía el clavo se pierde el dinero y los barquillos".

2/15