REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO

Una apuesta por el transporte sostenible

Según datos de la Agencia Internacional de la Energía y de la Unión Internacional del Ferrocaril, la demanda de movilidad mundial de viajeros y mercancías se duplicará de aquí a 2050, como consecuencia de la globalización económica y la pujanza de los mercados.

Estas cifras ponen de relieve la necesidad de apostar por medios de transporte sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, contribuyendo así a uno de los principales frentes tratados en la Cumbre de París sobre el Cambio Climático: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera para prevenir el calentamiento progresivo de la Tierra. En ese sentido, el ferrocarril -que representa un 8% del transporte mundial- se posiciona como un elemento central para una economía baja en carbono, ya que más de un tercio de la energía utilizada en este medio de transporte es eléctrica y un cuarto de las líneas están electrificadas a nivel mundial. Además, desde 1990, año base del Protocolo de Kioto, la intensidad energética del sector ferroviario ha decrecido un 33% a nivel mundial.

Renfe, principal operadora ferroviaria de España, forma parte de ese compromiso con el medio ambiente, pues en sus 25 años de historia han apostado -y apuestan- por un transporte ferroviario de cero emisiones. Prueba de ello es la reducción de su huella de carbono en un 56%, situándose en 24,2 gramos de CO2 por unidad transportada, así como la estrategia de sostenibilidad y eficiencia energética que incluye un nuevo acuerdo con Adif para profundizar en varias áreas propias del sistema ferroviario, como son la mejora de prácticas de consumo, el ahorro de energía o la puesta en marcha de proyectos de innovación que analicen la tracción mediantes gas natural licuado o pilas de hidrógenos, potenciales sustitutos del combustible fósil.

Para valorar su impacto ambiental y económico, la empresa ha recurrido a la metodología de estudio 'Carbon Footprint of Railway Infraestructure' y la evaluación de externalidades del estudio 'Costes Externos del Transporte en Europa' de Ce Delft, organización independiente de investigación especializada en el desarrollo de soluciones innovadoras para los problemas ambientales. Ambos establecen procedimientos de medida estandarizados y científicamente aceptados, lo que permite mostrar con cifras que el modelo de ferrocarril en España avanza hacia un modelo más comprometido con el medio ambiente.

El transporte ferroviario español, en cifras

1.- Desde la llegada de la alta velocidad a España en el año 1992, el transporte en tren ha supuesto un ahorro de 12,9 millones de toneladas de dióxido de carbono evitadas, siendo esta sustancia uno de los principales gases de efecto invernadero.

2.- Los servicios de alta velocidad han permitido un ahorro estimado por externalidades de 4.286 millones de euros. Dentro de esa cifra, se valora el impacto sobre el cambio climático, la contaminación y la tasa de accidentalidad.

3.- El sector del transporte genera un 23,1% del total de gases invernadero que se emiten en nuestro planeta. De ese porcentaje, el tren es el medio de transporte menos contaminante, pues solo genera el 3,5% de las emisiones.

4.- En caso de que no existiese el actual sistema de tren, el coche y el avión, como medios de transporte sustitutivos, habrían conducido a un incremento del consumo energético de más de 2,6 millones de toneladas equivalentes de petróleo.