CONTENIDO PROMOCIONADO
Marcha popular reivindicativa por un ‘Tren digno ya’.

‘Tren digno ya’ reclamará en Madrid mejoras en las infraestructuras ferroviarias de Extremadura

  • El movimiento se concentrará el 18 de noviembre en la plaza de España de la capital del país para modificar las condiciones de la actual red de transporte, que dicen "lastra el desarrollo de la Comunidad e impide una adecuada movilidad por el territorio".

Unas infraestructuras ferroviarias del siglo XXI que permitan mejorar las condiciones de la actual red de transporte, “que lastra el desarrollo de la Comunidad e impide una adecuada movilidad por el territorio”. Es la principal reivindicación del movimiento ‘Tren digno ya’, que ha convocado una concentración para el próximo 18 de noviembre en la plaza de España de Madrid con el fin de pedir al Gobierno central una serie de mejoras “que tienen tanto tiempo como algunas de las vías (del siglo XIX) que aún están en uso”.

En un comunicado, la organización aporta una serie de datos en este sentido, como que, en los últimos 25 años, la red operativa en la Comunidad se ha reducido un 20%, dejando a la región sin conexión con el norte de España. “Toda la red (de 725 kilómetros) es de vía única, sin electrificar y con numerosos tramos en tan mal estado que obligan a los trenes diésel a reducir su velocidad a 40 o 50 km/hora”, mantienen, al tiempo que ponen de relieve que Extremadura es “la única región” que no cuenta con servicios de larga distancia, y donde los de media distancia son cubiertos por trenes regionales que duplican los tiempos de viaje con respecto a un vehículo por carretera.

La plataforma ‘Tren digno ya’ está impulsada por instituciones como la Junta de Extremadura, y diferentes diputaciones, mancomunidades o ayuntamientos, además de partidos políticos, sindicatos, empresarios, colectivos sociales y ciudadanos a título particular. Todos ellos firmaron el 14 de octubre de 2015 la Declaración para la Concertación Social que posteriormente dio lugar al documento conocido como Pacto por el Ferrocarril, ratificado por todos los grupos políticos con representación en la Asamblea de Extremadura el 19 de mayo de 2016. Un texto en el que se reconoce “el injustificado atraso de la red ferroviaria extremeña junto con el incumplimiento de los distintos convenios firmados con Adif, Renfe y Fomento, lo que ha supuesto un importante lastre para las posibilidades de desarrollo de la región”.

Desde la entidad destacan algunos anuncios manifestados por parte de las instituciones gubernamentales al respecto en los últimos años, como cuando hace 30 años se empezó a hablar de un tren de alta velocidad y altas prestaciones entre Lisboa y Madrid atravesando Extremadura, sobre el cual los ejecutivos centrales de ambos países llegaron a un acuerdo definitivo hace 15 años. “Hoy ese tren no existe y no se conoce cuándo podrá estar en uso al completo”, aseguran. Asimismo, hablan sobre la Plataforma Logística Suroeste, una infraestructura ubicada en el centro del triángulo Lisboa-Madrid-Sevilla, que está en marcha en Badajoz y que “podría dar un gran impulso económico” a toda la región. “Pero esta solo tiene sentido con una buena conexión por mercancías entre Sines (Portugal) y Puertollano, donde se uniría al Corredor Atlántico Europeo. Además, si existiese una infraestructura adecuada, se podría conectar al puerto de Huelva y a Sevilla”.

Las numerosas averías e incidentes que sufren los trenes extremeños, con una media de un percance cada 11 horas, que han dado lugar a escenas “tercermundistas” de ciudadanos abandonados “en mitad de la nada” a 40 grados es otro de los hechos que se denuncian pues, al no existir duplicación de vía, cualquier incidente paraliza líneas completas, con el consiguiente efecto dominó.

Unos hechos que para la entidad han “agotado la paciencia” de los extremeños y que les obligan a desplazarse a sus lugares de trabajo por carretera, “una opción con mayor coste económico y menos seguridad, lo que se debe a la inexistencia de una oferta ferroviaria adecuada”, sostienen. Algo que desde el movimiento consideran fundamental en una región pujante en lo que se refiere turismo de interior, “cada vez más demandado en una Comunidad que cuenta con los atractivos patrimoniales, históricos, sociales, naturales y gastronómicos suficientes como para convertirse en una potencia en este ámbito, pero que falla en disponer de un transporte cómodo y fiable para que los interesados puedan disfrutarlo”, concluyen.