CONTENIDO PROMOCIONADO
Zona de baños de Casas del Monte, en el valle del Ambroz.

El norte de Cáceres, enclave ideal para sumergirse en la naturaleza

  • Los paisajes de Sierra de Gata, Las Hurdes, valle del Ambroz y el entorno de Plasencia no solo destacan por su gran belleza natural, sino que además cuentan con zonas de baño ideales para escapar de las altas temperaturas veraniegas.

El punto de partida de este recorrido por una de las zonas más refrescantes de Extremadura es el más noroccidental de la Comunidad, en la provincia de Cáceres. Concretamente, Valverde del Fresno, uno de los 20 municipios que conforman la sierra de Gata y uno de los parajes de ensueño que dibuja la provincia cacereña gracias a los ríos y arroyos que la surcan. Como el que rodea al municipio de Acebo, que cuenta con tres piscinas naturales perfectamente acondicionadas para vivir una jornada fresca y relajante. Una de ellas, la que se forma a orillas del río Jevero, dicen que es de las más bonitas del territorio, mientras que las otras dos se ubican en el mismo enclave: Carreciá.

Muy recomendable hacer parada en la localidad que da nombre a la sierra. Así, desde Gata es posible darse un baño en el arroyo de San Blas y disfrutar de unas vistas magníficas del entorno natural.

Continuando el viaje por el este, la siguiente parada es en la comarca de Las Hurdes, uno de los destinos turísticos más apreciados en Extremadura, sobre todo en verano. El territorio está bañado por cinco ríos que dan nombre a sus valles: Ladrillar, Hurdano, Esparabán, Malvellido y los Ángeles. Todos ellos  dan lugar a una docena de pozas y piscinas naturales, cuyas gargantas, cascadas y aguas cristalinas se convierten en el escenario perfecto para desconectar y descansar.

Al sur de la comarca, además, se encuentra un paisaje especialmente bello y singular, el Meandro del Melero, donde merece la pena detenerse o caminar a través de sus senderos para contemplar unas vistas espectaculares. Además, es posible darse un baño en una piscina natural próxima al enclave.

El siguiente paraje refrescante es el valle del Ambroz, que forma el río homónimo que discurre al sur de las Hurdes, en la zona oriental de la Comunidad. En el municipio de Abadía existe una amplia zona sombreada para pasar el día cuando las altas temperaturas hacen acto de aparición. Del mismo modo, es aconsejable visitar la garganta de Honduras, en el corazón del valle y refrescarse en la piscina natural que se forma en el municipio de Gargantilla. Otra parada recomendable es Casas del Monte y su entorno.

Por último, la guinda de este viaje por la Extremadura más refrescante bien la puede poner la playa fluvial de Plasencia, conocida como La Isla. La ciudad alberga un patrimonio histórico y cultural admirable, cuya visita puede alternarse con los paseos por los senderos que atraviesan su entorno natural. Entre ellos, el que permite ser testigos del atardecer a orillas del río Jerte. Inolvidable.

www.turismoextremadura.com.