REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO

Un cuarto de siglo volando sobre las vías

El 21 de abril de 1992, hace 25 años, se estrenó el primer servicio Ave entre las ciudades de Madrid y Sevilla. Un dato importante para completar un año que supuso un punto y aparte en la historia de España, ya que en 1992 la Exposición Universal y las olimpiadas de Barcelona trajeron un aire nuevo y transformador que invadió a todo el país.

Los avances no se han detenido en el cuarto de siglo que nos separa de aquel primer viaje. Durante estos 25 años, la alta velocidad ha transformado España y la forma de viajar de los españoles, ya que ahora los usuarios son conscientes del valor de su tiempo, un detalle que ha permitido al ferrocarril superar al modo aéreo en el mercado peninsular del transporte. En datos resulta evidente, ya que dentro del mercado de movilidad peninsular de larga distancia, en 2016, el ferrocarril contó con 30,2 millones de viajeros, frente a los 3,8 millones que prefirieron el avión.

Además, la introducción de trenes con un sistema de ancho de ejes variable y de intercambiadores de ancho en vía para poder combinar la red convencional con la red de alta velocidad permitió extender las ventajas a más provincias y ciudades: 27 provincias y 47 estaciones conectadas que cubren más de 67% de la población española actualmente.

357,5 millones de viajeros
En España, el uso de la alta velocidad va más allá del Ave. trenes Alvia, por ejemplo, utilizan parcialmente las líneas de alta velocidad y circulan posteriormente por vías convencionales. Esto ha supuesto un importantísimo ahorro de tiempo y una mejora en los viajes de los 357,5 millones de viajeros que han utilizado la red de alta velocidad en España desde sus inicios hace un cuarto de siglo.

La velocidad comercial media se sitúa en 222km/h por la red de alta velocidad, superior  a la de Japón (218 km/h) y Francia (216 km/h), según datos de Adif Alta Velocidad. El salto respecto a finales de la década de los 80 es elocuente, con incrementos del 160%.