CONTENIDO PROMOCIONADO
El cielo estrellado visto desde Trevejo, en la Sierra de Gata extremeña.

La bóveda celeste de Extremadura, un paraíso para los amantes de la astronomía

  • Esta comunidad reúne unas condiciones extraordinarias para la observación celeste, conformándose como uno de los principales destinos de este sector turístico especializado.

Extremadura es un paisaje de estrellas. Su orografía, la escasa contaminación lumínica, el clima despejado y la buena accesibilidad la convierten en un auténtico paraíso para los amantes de la astronomía. A tal alcance ha llegado su fama como referente celeste que las instituciones públicas regionales y las empresas se han implicado con empeño para fomentar el astroturismo y cuidar a todo aquel que se acerca a disfrutar de los encantos de la bóveda nocturna extremeña.

Una de las ventajas de esta región son las facilidades que presenta para dar con un lugar que reúna las condiciones necesarias para explorar el firmamento, aunque conviene saber cuál es el que se adapta mejor a las necesidades de cada uno. Para facilitar la elección, desde la Junta de Extremadura cuentan con la guía especializada ‘Extremadura, paisaje de estrellas’: un decálogo centrado en las mejores zonas para avistar un cielo único, que incluye información sobre los accesos, coordenadas GPS, qué se puede observar en el cielo y recomendaciones turísticas sobre lugares de la zona.

Las diez zonas recomendadas para ver el cielo estrellado son: Sierra de Gata; Reserva de la Biosfera del Tajo Internacional y Sierra de San Pedro, Tierras de Granadilla, Castro Capote (Higuera la Real), Reserva de la Biosfera de Monfragüe, castillos y dehesas de la Sierra Suroeste de Badajoz, Geoparque Villuercas Ibores Jara, Parque Temático Natural Alqueva, Valle del Jerte, y Valle del Ambroz.

Monfragüe, un entorno de gran belleza para disfrutar del cielo nocturno

A principios de 2017, Monfragüe recibió la certificación de destino turístico Starlight, la primera que otorga la fundación que recibe el mismo nombre a Extremadura. El título tan solo se concede a aquellos lugares que gozan de excelentes cualidades para la contemplación del cielo estrellado y que, al estar protegidos de la contaminación lumínica, son especialmente aptos para desarrollar en ellos actividades turísticas basadas en ese recurso natural.

Lugares como el Salto del Gitano (también conocido como Peña Falcón) o el castillo de Monfragüe son magníficas atalayas para observar durante el día buitres leonados, buitres negros y alimoches mientras que de noche se puede contemplar la Vía Láctea desde la constelación de Sagitario, a la izquierda (sur-suroeste), hasta la constelación de Perseo, a la derecha (noreste).

La Plaza Mayor de TrujilloParque Nacional de Monfragüe.

Además, en el municipio de Torrejón el Rubio, en la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, se sitúa un observatorio astronómico que ha sido reformado recientemente y que cuenta con una cúpula de 4 metros de diámetro, con capacidad para 10 personas, y un telescopio de Meade de 25 cm. Se recomienda contactar con la Oficina de Turismo de la localidad para informarse de los horarios de apertura y las visitas (927 455 292, 637 30 11 89 o turismotorrejonelrubio@gmail.com y astromonfrague@gmail.com).

Catedral de PlasenciaObservatorio astronómico de Torrejón el Rubio.

www.turismoextremadura.com.