CONTENIDO PATROCINADO

Una mano tendida a la sociedad

  • Aparte de su labor evangelizadora, ¿sabes cuáles son las tareas de la Iglesia dentro de la sociedad actual? Descubre cómo esta institución colabora día a día en la vida de todos.

La labor de la Iglesia es tan extensa como amplio es el ser humano: todo lo que le sucede al hombre no es ajeno a esta institución y, puesto que su labor es prácticamente inabarcable, resulta inestimable la ayuda para conseguir recursos que le permitan trabajar día a día.

¿En qué se concreta el trabajo de la Iglesia?

1.- Actividad pastoral para acompañar a miles de personas en su día a día, especialmente, a los que más lo necesitan porque la Iglesia es una gran familia en la que unos cuidan de otros. Esta labor la desarrolla a través de más de 23.000 parroquias, 800 monasterios, 100.000 catequistas, 18.000 sacerdotes y 12.000 asociaciones de fieles.

2.- Actividad educativa. La Iglesia contribuye activamente al desarrollo de la sociedad desde las aulas, para fomentar la cultura y el conocimiento. Una actividad a través de la que forman a millones de jóvenes y garantiza el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos, su formación humana y espiritual. Esta labor es posible gracias a los 2.600 centros educativos católicos y 15 universidades, a través de los que, además, ha contribuido a ahorrar más de 2.692 millones de euros al Estado.

3.- Actividad asistencial. La Iglesia apoya, promueve y participa en multitud de iniciativas de caridad, para hacer visible el amor de Dios con especial atención a las personas en situación de dificultad, paro o exclusión. En cifras, la Iglesia atiende a 2,8 millones de personas en centros para erradicar la pobreza, 16.000 inmigrantes han recibido ayuda de esta institución, 18.000 drogodependientes están siendo atendidos y hay 78 centros abiertos para ayudar a la mujer y las víctimas de la violencia. Porque la Iglesia es la Iglesia de todos, y servidora de los más débiles.

4.- Actividad cultural. La Iglesia tiene una importante presencia en el patrimonio cultural de nuestro país. De hecho, existen municipios donde el único Bien de Interés Cultural es una Iglesia o una ermita.

La unión entre Iglesia y cultura en España es indiscutible. Edificios que forman parte del rico patrimonio de nuestro país como la Catedral de Burgos, la de Toledo, la Sagrada Familia o bienes intangibles como el Camino de Santiago, dan buena fe de ello.

Por su labor asistencial, por los colegios, por el patrimonio cultural… la Iglesia sigue contando día a día para la sociedad. Nada sería lo mismo si esta institución no estuviera presente. ¿Cómo se llenaría el vacío que dejaría el abandono de sus tareas y responsabilidades para con la sociedad? Todos aquellos que no quieran despejar esta incógnita porque saben que sería un hueco imposible de llenar saben cómo evitarlo, colaborando con la Iglesia. Para hacerlo, es posible marcar las dos X en la Declaración de la Renta, no es un esfuerzo extra y no supone que salga menos a devolver.

La tarea evangelizadora y también humanizadora que se desarrolla desde esta institución necesita recursos económicos para disponer de parroquias, salones parroquiales, instalaciones y medios para ayudar a los necesitados y colaborar en la recuperación de su dignidad como personas. Es decir, la Iglesia necesita lugares físicos en los que poder trabajar, recursos económicos para pagar a sus trabajadores y para ofrecer soluciones y alternativas a los más necesitados, así como material para trabajar en sus principales tareas y colaborar para que puedan desarrollar su tarea en la sociedad es muy sencillo.