PUBLIRREPORTAJE
Juan Diego, en un momento de la representación.

Juan Diego protagoniza 'Sueños y visiones del rey Ricardo III' en el Teatro Español

  • La obra está basada en la dramaturgia de José Sanchis Sinisterra.
  • Al reparto se suman, además, otros grandes intérpretes como Terele Pávez, Asunción Balaguer, Ana Torrent o Carlos Álvarez-Nóvoa.

TEATRO ESPAÑOL

El Teatro Español estrena, el próximo 6 de noviembre, Sueños y visiones del rey Ricardo III, la noche que precedió a la infausta batalla Bosworth, bajo la dirección y versión escénica de Carlos Martín, basada en la dramaturgia de José Sanchis Sinisterra. Podrá disfrutarse en la Sala Principal del teatro.

El montaje, que permanecerá en cartel hasta el 28 de diciembre, estará protagonizado por Juan Diego, acompañado en escena por Asunción Balaguer, Terele Pávez, Lara Grube, Ana Torrent, Juan Carlos Sánchez, Jorge Muñoz, José Hervás, Anibal Soto, Oscar Nieto, Carlos Álvarez-Nóvoa y José Luis Santos. El equipo artístico se completa con Dino Ibáñez y Miquelangelo Llonovoy, en la escenografía; Pedro Yagüe y José Manuel Guerra, en la iluminación; Ana Rodrigo, como figurinista; Miguel Magdalena, como compositor del espacio sonoro; y David Bernués, como responsable de las piezas audiovisuales.

Sinopsis
Ricardo III, la obra de William Shakespeare, narra la historia de la monarquía inglesa desde 1471 (muerte de Enrique VI) hasta 1485 (muerte de Ricardo III). El protagonista es dibujado como un asesino vil, deforme, ambicioso y corrupto. En esta producción del Teatro Español se altera la estructura de la obra original, colocando como nuevo centro dramatúrgico la escena tercera del quinto acto. La obra comienza la noche previa a la gran batalla de Bosworth, con Ricardo III preparándose para la ofensiva en su tienda de campaña, y concluye en el momento en el que se desvela y se coloca la armadura para, después, morir en el campo de batalla.

La función recorre toda su fantasmagoría a lo largo de la noche. Es el recorrido cruel por la ambición de Ricardo III por alcanzar el poder destruyendo todo lo que encuentra a su alrededor. Recorrido sangriento que cuenta con la complicidad y colaboración de todos los que le rodean.

  • La obra toma como punto de partida la noche previa a la gran batalla de Bosworth
  • El protagonista es dibujado como un asesino vil, deforme, ambicioso y corrupto

La propuesta
El criterio fundamental de la propuesta de Carlos Martín, por lo demás fiel al texto de Shakespeare, ha sido la búsqueda de una mayor síntesis (tanto en el espacio escénico como en la propuesta textual) hasta llegar a la esencia de la tragedia. Por eso, se adelanta la escena de los espectros, que en la obra original aparece casi al final. Esto modifica sustancialmente el punto de partida del personaje en la historia. De esta manera, se presenta a Ricardo en una situación de recuerdo, de flashback respecto a su vida, y dota al montaje de tres planos de realidad que cohabitan: Ricardo III la noche antes de la batalla, con sus miedos y sus traumas, sus recuerdos, dónde revisita escenas de su vida con otros personajes, y, por último, el que tiene que ver con el mundo de los espectros, el terror y sus crímenes.

Con esta estructura, el montaje pone de relieve el plano de la conciencia y la responsabilidad colectiva del protagonista y, por extensión, del resto de personajes. El estado mental del personaje se va deteriorando con el paso de sus crímenes y sus rencores. Como consecuencia de lo anterior, aparece esa figura tiránica y delirante, pero desde una perspectiva tridimensional. Se presenta al tirano desde sus debilidades. La aparición del miedo, de lo sobrenatural, es un reflejo de su propia perturbación mental.

Puesta en escena
Para poder diferenciar esas dimensiones también a nivel visual, la puesta en escena recurre a los tules, las transparencias y las proyecciones, que permiten contar lo soñado y lo real, el pasado y el presente. En la zona intermedia es donde los personajes se cruzan y reviven sus recuerdos.

Sueños y visiones de Ricardo III también apuesta por una propuesta que se aleja de todo psicologismo para confiar en la fuerza de la palabra. Las pausas son pausas de acción, pero la fuerza de la palabra es la que conduce a la acción. El texto es un fluir continuo de palabras, lo que otorga al montaje un gran dinamismo. Palabras tras palabras que envuelven al público en el delirio de Ricardo III.

SUEÑOS Y VISIONES DEL REY RICARDO III
De William Shakespeare
Dirigida por Carlos Martín
Dramaturgia de José Sanchis Sinisterra
Con Juan Diego, Juan Carlos Sánchez, Jorge Muñoz, José Hervás, Lara Grube, Ana Torrent, Aníbal Soto, Óscar Nieto, Carlos Álvarez-Novoa, José Luis Santos, Asunción Balaguer y Terele Pávez.
Teatro Español, 6 nov. - 28 dic.