PUBLIRREPORTAJE

Préstamos personales: qué son y cómo solicitarlos

  • Te contamos todas las claves para que conozcas uno de los productos con más recorrido en el mercado financiero.

Todos alguna vez hemos tenido necesidad de un dinero extra. Una lavadora que se avería, una factura del gas más alta de lo habitual, una multa, un pago inesperado… la lista de circunstancias imprevistas puede ser amplísima. En otro orden de cosas están esos productos que no son de primera necesidad pero que también generan gasto, como puede ser la matrícula para los campamentos del niño, un viaje al extranjero o simplemente aquel teléfono de última generación que nos interesa de una forma especial.

Para cubrir estas necesidades económicas, urgentes o no, existen en el mercado los denominados préstamos personales. Hasta hace unos años, este producto financiero lo administraban los bancos de forma casi exclusiva. Hoy en día y gracias a internet, existen numerosas empresas  que ofrecen préstamos personales online, pero de una manera mucho más ágil, rápida y directa que las entidades de ahorro.

¿Cómo surgieron los préstamos rápidos o micropréstamos?
El origen de los micropréstamos lo encontramos en Bangladesh, en el sudeste asiático, donde residía el profesor Muhammad Yunus. Este experto en economía formado en los Estados Unidos se preocupó por los más desfavorecidos y estableció unas líneas de crédito para cubrir sus necesidades básicas y ayudar a montar pequeños negocios de subsistencia. Eran los años 70. Poco más tarde creó el Grameen Bank, una entidad basada en la confianza que constató un dato muy revelador: el 98 por ciento de las personas devolvía la totalidad de los préstamos solicitados.

La iniciativa de Muhammad Yunus fue premiada con el Nobel de la Paz y se extendió rápidamente a Occidente, donde las entidades y empresas de préstamo vieron un filón importante de negocio. Con la eclosión de internet, la iniciativa de los préstamos rápidos ha alcanzado una enorme popularidad. Según datos del Banco Mundial, en la actualidad existen unas 7.000 entidades que ofrecen estas líneas de préstamo a sus clientes, tanto particulares como pymes.

Requisitos y características de los préstamos personales online
Existen diferentes tipos de préstamos personales, que se clasifican en función de la cantidad prestada y de las condiciones que se establecen a la hora de formalizar la operación.

-Micropréstamos online, también conocidos como minicréditos:  son préstamos no bancarios que no precisan avales ni nóminas y que ofrecen cantidades de dinero relativamente pequeñas. Las cifras pueden ir desde los 50 € hasta los 700 € de media, dependiendo de la entidad.  Cualquier persona puede acceder a estos préstamos rápidos, también aquellas que, por circunstancias, figuran en listas de morosos como RAI o ASNEF.

Los micropréstamos se tramitan 100% online y el procedimiento está totalmente automatizado. Basta con rellenar un cuestionario, marcar el dinero que deseamos obtener y determinar el plazo en que queremos devolver esa cantidad. En muy pocos minutos tendremos el dinero ingresado en nuestra cuenta.

En la mayoría de empresas se establece una cifra tope en el primer préstamo solicitado, que suele fijarse en torno a los 300 euros. En sucesivos préstamos, el solicitante podrá ir ampliando la cantidad deseada.

 -Créditos rápidos online: son préstamos de cantidades más grandes, que pueden oscilar entre los 1.000 y los 6.000 € o más. Este producto lo ofrecen tanto empresas de préstamo como las entidades bancarias tradicionales, siempre y cuando presenten garantías de devolución. Los requisitos para conseguir estas ayudas dependen de cada entidad. Algunas exigen nóminas o ingresos comprobables.

Las entidades bancarias suelen ofrecer estos productos a sus clientes de confianza y sin necesidad de papeleo.

Devolución e intereses, ¿cómo funcionan?
Cada entidad establece sus propios criterios respecto a los intereses y a la forma de devolución del dinero prestado. Por regla general, podemos decir que las cantidades pequeñas se devuelven de una sola vez y en un plazo corto de tiempo. Mientras más corto sea ese periodo, menor será la cantidad a abonar en concepto de intereses.

Existen empresas de préstamo que no cobran intereses ni gastos de gestión a los clientes nuevos, de manera que la cantidad a devolver es exactamente la misma que se solicitó. Es una forma de hacer frente a la enorme competencia que existe en el sector y se basa en una realidad tangible: la mayor parte de personas que solicita un préstamo rápido, repite. De esta manera, aunque la entidad no obtenga beneficios en la primera operación, sabe que ha ganado un cliente y que conseguirá un margen de ganancias en préstamos sucesivos.

Perfil del cliente
Según los últimos estudios del sector de los micropréstamos,  el perfil medio del solicitante es un varón de entre 30 y 50 años, trabajador por cuenta ajena y que desea una cantidad de dinero que va desde los 150 hasta los 300 €.

Los análisis confirman un cambio de tendencia interesante respecto a las circunstancias que llevan a solicitar un crédito. Si hasta hace pocos años los préstamos online se destinaban a cubrir necesidades urgentes, hoy en día son la opción preferida para financiar gastos planificados, como unas vacaciones, una pequeña reforma o la compra de algún producto informático.