Comunidad de Madrid

Sanidad: tres consejeros en una sola legislatura, una privatización frustrada y lista de espera récord

Una manifestante pide dimisiones en la Comunidad de Madrid tras el contagio de una auxiliar de enfermería por ébola. (JORGE PARÍS) Una manifestante pide dimisiones en la Comunidad de Madrid tras el contagio de una auxiliar de enfermería por ébola. (JORGE PARÍS)
    • Análisis por áreas de la Comunidad de Madrid:

Sanidad

FELICIANO TISERA

En una legislatura marcada por el cese de dos consejeros de Sanidad (uno por el fracaso de la privatización del sistema, el otro por la crisis del ébola), el Gobierno autonómico ha seguido con los recortes. Por ejemplo, continuó con la reducción de personal empezada en la legislatura anterior (desde 2009 se han perdido más de 6.500 profesionales, casi un 10% de la plantilla). Si bien este año la Comunidad prevé gastar 300 millones más (7.289 millones en 2015, +4,4%) que en 2014, los dos años previos hubo recortes: 130 millones en 2014 (6.977M€, -1,8%) y 131 millones en 2013 (7.108 millones).

La Marea Blanca acaba con el proceso de privatización total. A pesar de los intentos del Gobierno autonómico por privatizar el sistema sanitario madrileño, las protestas sociales en apoyo de la Sanidad pública conocidas como la Marea Blanca hicieron fracasar el proceso y se llevaron por delante al consejero Javier Fernández-Lasquetty, quien tenía la misión de llevar a cabo el proyecto y fracasó. En enero de 2014, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, anunció el abandono del proceso (que había comenzado su antecesora, Esperanza Aguirre) tras la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) de suspender indefinidamente el proyecto. Tres meses después, el Gobierno cesaba de su cargo a uno de los líderes de la Marea Blanca, el doctor Mariano Sánchez Bayle, en lo que él consideró una "represalia clara". Sin embargo, la privatización parcial sigue en pie: Madrid ha sido en 2014 y 2013 la comunidad autónoma con mayor grado de privatización sanitaria, según el informe "La privatización sanitaria de las CCAA", de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp).

Deterioro del sistema sanitario.Según otro informe de la Fadsp, Madrid tiene el quinto peor sistema sanitario del Estado, solo superando a Comunidad Valenciana, Canarias, Murcia y Baleares. El gran déficit está en la dotación de personal en Atención Primaria. Funciona mejor la Atención Especializada (hospitales y centros de especialidades): es la quinta con más médicos (1,98 doctores por cada mil habitantes) y la sexta con más enfermeros (3,45 por mil habitantes). Sin embargo, es la cuarta que menos gasta en Sanidad por habitante (1.087,65 euros per cápita).

Crisis del ébola.El 7 de agosto de 2014 llegó a Madrid procedente de Liberia el religioso español Miguel Pajares para ser atendido en el Hospital Carlos III. Fue el comienzo de la llamada 'crisis del ébola'. Pajares falleció cinco días después. Fue el primero de una serie de infectados, cuyo caso más sonado fue el de Teresa Romero, una enfermera que se contagió atendiendo a uno de ellos. Romero superó la infección. La crisis costó el puesto al consejero de Sanidad que reemplazó a Lasquetty, Javier Rodríguez, quien fue echado por Ignacio González tras varias declaraciones desafortunadas. Hasta marzo de este año, el Carlos III seguía recibiendo infectados de ébola.

Atención primaria a inmigrantes sin permiso de residencia.Durante esta legislatura, el Gobierno autonómico siguió las directrices del Ejecutivo central y quitó a los inmigrantes sin permiso de residencia sus tarjetas sanitarias. Mediando la legislatura, se calculaba que casi 40.000 inmigrantes carecían de tarjeta sanitaria en la región y no podían acudir a centros de Atención Primaria. Este año, el Gobierno central dio marcha atrás y aunque no les devolvió las tarjetas sanitarias, sí les permite recibir atención primaria.

Un mes de euro por receta.El año 2013, la Comunidad comenzó a cobrar un euro por receta a los ciudadanos. A finales de enero de ese mismo año, el Tribunal Constitucional suspendía cautelarmente la aplicación de la medida, y en junio de 2014 la anulaba definitivamente. Sin embargo, Madrid se niega a devolver los 3,7 millones de euros recaudados.

Hospital Collado Villalba.La crisis y los recortes también retrasaron la apertura del nuevo hospital público, de gestión privada, de Collado Villalba, que se abrió el año pasado, dos años después de lo previsto.

Listas de espera.A cierre de 2014, 77.689 personas esperaban para operarse, un 9,5% más que el año anterior y récord absoluto desde que comenzó a aplicarse el nuevo recuento oficial. Este año, en vistas de las elecciones, la Comunidad aumentó las operaciones por las tardes y en fin de semana para aligerar las listas de espera. Otra estrategia que utilizó el gobierno regional para reducir las listas de espera es aumentar la derivación de intervenciones quirúrgicas a los centros públicos de gestión privada, aunque ni así logró rebajar las listas de espera.

Negligencias médicas. El número de denuncias por negligencias médicas aumentó en Madrid en 2014 por tercer año consecutivo, según las cifras de la Asociación El Defensor del Paciente, que tramitó 3.719 casos en 2014, un 3,3% más que en 2013. La Comunidad ha tenido que pagar indemnizaciones por negligecias médicas que provocaron la muerte de bebés, personas dejadas en coma tras operaciones simples, niños con parálisis cerebral... Por ejemplo, el Hospital 12 de Octubre fue condenado a pagar 1,5 millones de euros por dos negligencias.

Ambulancias.El Gobierno autonómico privatizó en 2011 el servicio de ambulancias para traslados no urgentes de la Sanidad Pública. La adjudicación quedó para tres empresas privadas: Alerta (sureste y noreste); Santa Sofía (noroeste); y SASU (suroeste), que ganaron un concurso con polémica debido al bajo precio ofrecido. Poco después, anunciaron fuertes recortes de personal, lo que habría influido en que centenares de pacientes sufran a diario demoras de hasta cuatro horas en alguno de los cerca de 3.500 traslados diarios de media a tratamientos ambulatorios como diálisis, quimioterapias o rehabilitación. El Summa 112 (Emergencias) también sufrió recortes: en 2015 de un -0,8% interanual(de 159 millones a 157,7 millones) y en 2014, de un 5,9%.Precisamente por ello, recientemente los trabajadores de emergencias madrileños han celebrado jornadas de huelga.

Recortes de plantilla.Hasta 1.173 trabajadores dejaron de formar parte del sistema público entre julio de 2013 y julio de 2014 en la Comunidad de Madrid, según datos del Registro Central de Personal del Ministerio de Hacienda. La caída, del 1,76%, dejó la plantilla en 65.161 personas, por los 66.334 que la componían un año antes. Con este nuevo recorte, los servicios de salud acumulan una pérdida de 6.675 empleados (-9,9%) desde 2009. En ese momento había 71.836 personas.