Comunidad de Madrid

Economía: Madrid reduce la deuda a costa de subir impuestos y extender los recortes

Iluminación navideña en rojo y verde, tonos típicos de estas fiestas, en el Palacio de Cibeles, en Madrid, un proyecto creado por la artista Paloma Peláez. (EFE) Iluminación navideña en rojo y verde, tonos típicos de estas fiestas, en el Palacio de Cibeles, en Madrid, un proyecto creado por la artista Paloma Peláez. (EFE)
    • Análisis por áreas de la Comunidad de Madrid:

Economía

FELICIANO TISERA

Cuatro años para poner las ordenar las cuentas tras los años de descontrol que llevaron a la crisis: tanto el Ejecutivo municipal como el Autonómico tiraron de recortes en servicios al ciudadano para equilibrar gastos con ingresos y reducir su pesada deuda.

La legislatura de Ana Botella al frente del Ayuntamiento de Madrid ha estado marcada, en términos económicos, por la pesada herencia de deuda recibida de su antecesor, Alberto-Ruiz Gallardón, quien se marchó al Ministerio de Justicia tras solo 7 meses de legislatura.

El ejemplo simbólico del despilfarro de la gestión Gallardón ha sido la inversión de 124 millones de euros en la remodelación del Palacio de las Comunicaciones (rebautizado como Palacio de Cibeles), un edificio tan infrautilizado que la candidata del PP al Ayuntamiento, Esperanza Aguirre, dijo que si gana no lo empleará como sede del Consistorio debido al mantenimiento millonario que requiere y dijo que volverá a la más económica Casa de la Villa.

Reducción de la deuda. El Ayuntamiento de Madrid es la administración local más endeudada de España en valores absolutos. En 2014, el Consistorio informó de que rebajó su deuda un 15,63% hasta los 5.936 millones. Este descenso coloca la deuda a niveles previos a la crisis, ya que finalizó 2007 (último año pre-crisis) con una deuda de 6.039 millones). En 2013 (últimos datos completos nacionales disponibles para su comparativa), su deuda representó una quinta parte del total nacional, con 7.429,6 millones de euros (casi 7 veces la deuda de Barcelona, por ejemplo). Además, los habitantes de la capital eran los segundos más endeudados de la región (2.194 euros cada ciudadano), solo superados por los habitantes de Parla (2.491 euros). Botella redujo la deuda municipal a base de recortes (como menos recogida de basuras), austeridad y ventas de patrimonio público (como la venta de vivienda pública a 'fondos buitre', algo que también hizo el Gobierno regional). A nivel autonómico, el 'tijeretazo' de la Comunidad en Educación y Sanidad, sumado a la mencionada venta de vivienda pública, colocó su deuda en 956,7 millones de euros.

La vuelta al superávit municipal. Además de la reducción de deuda, los ajustes permitieron la administración Botella marcarse cuentas positivas en los ejercicios de 2012, 2013 y 2014, tras los déficits de 2010 y 2011. Las cuentas autonómicas, por su parte, arrastran una bajada de inversiones de 974 millones de euros respecto a lo presupuestado hace cinco años.

Ahorro a coste del ciudadano. Cuatro ejemplos de las consecuencias directas que los ciudadanos han sufrido esta legislatura por los recortes son: Ancianos más desatendidos (se reducen las ayudas municipales para la teleasistencia a mayores; sólo quienes tengan rentas inferiores a 460 euros mensuales quedan exentas de pago); Espacios Públicos deteriorados (la menor calidad del mantenimiento de parques y espacios públicos municipales ha provocado que zonas verdes se sequen, inseguridad en áreas infantiles, o conflicto con el personal de Madrid Río); Calles más sucias (el recorte del Consistorio en Limpieza Viaria -un 25,9% entre 2010 y 2015, de 273,3 millones de euros a los actuales 202,6 millones-, y en recogida de residuos -un 4,6% en el mismo periodo, de 145,7 millones a 139 millones- ha causado una reducción de la recogida de la basura para reciclar a tres días a la semana, una acumulación de residuos y quejas de los vecinos. Otros municipios, como Parla, también sufrieron huelgas; Colegios deteriorados (falta inversión de la Comunidad en reformas y del Ayuntamiento en mantenimiento).

Impuestos. Tasa de basuras: Como había prometido, Botella elimina el recibo que Alberto Ruiz-Gallardón recuperó en 2009. Al contribuyente medio le supuso 48€ en 2014. 'Numerito': La alcaldesa saliente redujo en un 10% el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), más conocido como el 'numerito' del coche. Un contribuyente que conduzca un turismo de entre 12 y 15,99 caballos fiscales verá como su cuota pasa de 142,5€ a 128,25€. El descenso se anunció tras dos encarecimientos consecutivos del 2% anual. Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI): La bajada programada para 2016 se adelanta para una parte de la población. Impuesto de Actividades Económicas: El plan de ajuste imponía un ascenso del 2%. Al eliminarse el plan, este tributo queda congelado, tras registrar sendas alzas por el mismo porcentaje en 2012 y 2013. Tasas y precios públicos: En 2014, Botella incrementó una media de un 10% los precios de las alrededor de 60 actividades deportivas municipales. Patrimonio: La región no aplica este impuesto que grava las mayores fortunas a quienes tengan un patrimonio menor a 2 millones de euros (a nivel nacional, esta marca se sitúa en los 700.00 euros). Sucesiones: La Comunidad bonifica el 99% de esta tasa. A nivel autonómico, en 2014 se anunció una bajada de impuestos, pero que compensaba una subida de tasas anterior.

Ayudas al alquiler. La Comunidad de Madrid estableció ayudas para familias que ganen menos de 33.000 euros al año: recibirán 200 euros por mes para el alquiler (aunque se pagará todo junto en enero de 2016). Sin embargo, puso un límite de 10 millones de euros para esta ayuda, con lo que las familias beneficiadas no pueden ser más que 50.000.


Financiación autonómica. La Comunidad de Madrid considera que el actual sistema de financiación autonómica la perjudica. Por ejemplo, Madrid no está adherida al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) (mecanismo de ayuda a las autonomías) y le reprocha al Gobierno central que asista más a las regiones que han incumplido sus objetivos de déficit que a quienes hacen cuadrar sus cuentas. Por ejemplo, el Estado anunció que asumirá los intereses de la deuda de las autonomías con el FLA, a lo que Madrid respondió exigiendo que también asuman los intereses de los préstamos asumidos por las comunidades no deudoras del FLA.