Aimar disipa las dudas del Valencia ante un Celta que fue a menos

El jugador del Valencia, David Villa, celebra el primer gol marcado al Celta
El jugador del Valencia, David Villa, celebra el primer gol marcado al Celta (EFE)
Ampliar
La entrada tras el descanso de Pablo Aimar, que no festejó ninguno de los goles de su equipo, sirvió para que el Valencia, titubeante en la primera parte, disipara sus dudas y ganara al Celta, un rival que se mostró muy superior en el tramo inicial del encuentro, pero que desapareció en la segunda mitad.
Tras lo visto en el primer periodo era difícil imaginar que los puntos se iban a quedar en casa, pero el Celta no había conseguido que su dominio tuviera reflejo en el marcador y el Valencia acertó de cara a puerta en la reanudación y sumó los puntos ante un rival que había ofrecido dos caras completamente opuestas.

Durante el primer periodo el fútbol corrió por cuenta del Celta, que se mostró como un equipo más equilibrado que el Valencia, con más posesión de balón, más capacidad para bascular y las ideas más claras.


El Valencia alineó un equipo con más calidad técnica que en anteriores encuentros, pero se dedicó más de lo necesario a enviar balones largos al desmarque o la cabeza de Villa, un jugador que estaba demasiado sólo y que se las tenían que ver con hombres de la corpulencia de Lequi o Sergio.

Un par de ocasiones por bando se produjeron en el primer periodo: la del Celta sacada de cabeza por Ayala cuando el balón se metía aunque el árbitro había señalado falta en la acción previa y la del Valencia en un disparo duro y raso de Fabio Aurelio que Pinto detuvo con acierto.

Mientras Canobbio, Iriney y Oubiña llevaban la batuta en el centro del campo del equipo vigués y servían balones precisos a Baiano; en el Valencia el mejor era Albelda, en tareas sobre todo de destrucción, faceta en la que su compañero en el doble pivote Hugo Viana, debutante como titular, acusó la falta de partidos.

La entrada de Aimar tras el descanso contribuyó a la mejoría en el Valencia
La entrada de Aimar tras el descanso contribuyó a la mejoría en el Valencia, que se aproximó más y con mayor frecuencia a la meta del rival, y obligó al Celta a replegarse.

Aunque el conjunto de Mestalla no ofreció una imagen espectacular, la presión de sus jugadores se hizo más insistente y Pinto tuvo que afrontar el trabajo que le había faltado en el primer periodo.

Fruto de esa superación del Valencia fue el gol de Villa, un delantero con instinto, que marcó, sin embargo, cuando el equipo local parecía haber perdido la fuerza con la que se había presentado tras el descanso.

Mientras en otras ocasiones, los goles a favor habían servido para atemorizar al Valencia, en este partido el primer gol dio vida al equipo, que se mantuvo concentrado y que poco después logró el 2-0 en un buen cabezazo de Fabio Aurelio, lo que premiaba la mejoría del equipo tras el descanso.

Incluso una caída de Kluivert en el área céltica fue reclamada como penalti en el tramo final de un encuentro en el que el Celta estuvo más cerca de recibir el tercer gol que de acortar diferencias en el marcador.
Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/deportes/noticia/valencia-celta-liga-69157/0/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios