Magnus Carlsen, una vuelta de tuerca a la disciplina en el ajedrez

Magnus Carlsen, una vuelta de tuerca a la disciplina en el ajedrez

Magnus Carlsen
Magnus Carlsen durante la octava partida ante Viswanathan Anand. (SOCHI.FIDE.COM)
  • "El tiempo juega a favor de Carlsen", considera Ramón Padullés, director técnico de la Federación sobre la final de los Mundiales entre Magnus y Anand.
  • David Kaufmann: "Tiene una comprensión de cada posición como pocos. Es capaz de extraer oro de posiciones donde otros firmarían tablas".
  • El joven noruego, de 23 años, afronta las últimas cinco partidas con una ventaja a su favor de un punto (4,5-3,5) ante el indio.

Pues sí, el ajedrez es un deporte aunque todavía muchos lo pongan en duda. Un deporte con mayúsculas. Con sus reglas y con sus estrellas. Un deporte apasionante, fácil de comenzar a jugar, económico y, claro, con su élite competitiva y su músculo organizativo detrás. Porque en la cúspide los desgastes son terribles. Y oficiosamente, porque la condición no existía y esta llegó con una autoproclamación, con un primer campeón universal que nació en Zafra en el siglo XVI: Ruy Lope de Segura.

En estos días de noviembre, con el indio Viswanathan Anand y el noruego Magnus Carlsen jugándose en Sochi el título mundial. Una final en la que se ven las caras la noche y el día y en la que también 600.000 euros están en juego. "Anand es mucho más abierto, más simpático. Carlsen es una persona más tímida e introvertida", resume Ramón Padullés, director técnico de la Federación Española de Ajedrez (FEDA)  sobre los contendientes.  Carlsen, por cierto, tiene algo de "extremeño": compitió con el Magic Club de Ajedrez en la temporada 2003-2004.

Si alguien puede cometer un error es Anand, porque está obligado a jugar de un modo más agresivo

Arnand, 44 años, pugna por un título en el que encadenó cuatro éxitos (2007, 2008, 2010 y 2012) ante el actual defensor; el hombre que, precisamente, le ganó en la última edición para ser el segundo más joven de todos los tiempos, solo por detrás de Gari Kasparov. El noruego, toda una celebridad en su país y más allá, aficionado al fútbol y con reconocidas inquietudes madridistas, ha conseguidos que sus partidas sean retransmitidas por la televisión con mejores audiencias que la selección de fútbol nórdica.

Carlsen, que cumplirá 24 años el próximo domingo 30 de noviembre y con 13 años y 4 meses ya era Gran Maestro (el segundo más joven de la historia), afronta las últimas cinco partidas con una ventaja a su favor de  un punto (4,5-3,5). En la última, este martes, la octava de las doce previstas, ambos firmaron tablas. "El tiempo juega a favor de Carlsen. Cierto que Anand está jugando muy bien, pero creo que al final influirá la resistencia. Y si alguien puede cometer un error es Anand, porque está obligado a jugar de un modo más agresivo", valora Padullés.

La vitola de "ordenador" siempre le acompaña por su juventud, por su estilo y por su precocidad, pese a que él haya defendido lo contrario: "A mí me fascina el ajedrez como un deporte entre humanos". El Gran Maestro Miguel Illescas, ocho veces campeón nacional, le definió en su momento como "un híbrido entre el hombre y la máquina". No es el único que recurre al símil: "En ciertas posiciones, sobre todo en la fase media y final de la partida, Magnus juega como un ordenador", manifestaba en este periódico un año atrás el Gran Maestro David Antón, subcampeón europeo este año, estudiantes de matemáticas y uno de los grandes talentos del panorama estatal.

"Él siempre ha dicho que es un poco vago, pero que cuando se pone...", aporta el psicólogo Juan Antonio Montero, presidente del club Magic y secretario del mismo una década atrás. "Es un tío muy disciplinado y extremadamente profesional.  Con nosotros competía con un zumo de naranja y una bolsita de frutos secos al lado, porque era plenamente consciente de que el cerebro es el órgano que más energía consume, un 20%, y esos alimentos le daban el aporte energético que necesitaba", añadía. "A grandes rasgos diría que combina una capacidad excepcional (probablemente nunca vista antes) para jugar los finales y las posiciones "sencillas". Tiene algo de margen de mejora en las aperturas y posiciones complicadas, aunque obviamente es también un fenómeno en esos aspectos", resume el gran maestro Paco Vallejo.

La búsqueda de la victoria

"Comparto totalmente la máxima, aunque realizaría algunos matices", introduce David Kaufmann, jugador y CEO de Chesslive.com. El hecho de que se compare a Carlsen con una máquina no significa que juegue siempre perfecto y no se equivoque. La comparación de las máquinas con Carlsen está más centrada en los detalles (explotación de pequeñas ventajas, presión constante, precisión, tenacidad...). Aun así, he de admitir que existe un símil muy grande. Cuando los aficionados al ajedrez seguimos y analizamos sus partidas con motores de análisis, vemos qué sugiere el ordenador y lo comparamos con las jugadas, muy pocas veces Carlsen difiere de la máquina y en la mayor parte de las ocasiones siempre realiza la mejor jugada".

El mejor español actualmente en la clasificación internacional (38), Paco Vallejo, tiene una opinión distinta: "No lo compararía con una máquina porque Carlsen no tendría nada que hacer contra una máquina, pero desde luego que es uno de los jugadores que mejor aguanta las partidas largas y parece no notar el cansancio, en ocasiones juega con una precisión que parece inhumana... Todos los jugadores modernos nos fijamos mucho en cómo juega la máquina para aprender, por eso nuestro juego se asemeja en ocasiones a los ordenadores".

Aparte de su talento especial, innegable, también pegó un salto muy grande tras trabajar junto a Gari Kasparov

Más que una máquina, una cuestión de superación personal constante. Montero recuerda al respecto una actuación del noruego en tierras gallegas: "En los campeonatos de España que disputó con nosotros, en Sanxenxo, en 2004, no recuerdo bien cuántos, pero perdió mucho. Siete u ocho partidos. Cayó con Paco Vallejo con Ivan Sokolov,...  Al ser nuestro número 1 jugó contra rivales de mucho nivel, sí, pero también perdió por ser valiente. Recuerdo cómo varios rivales le ofrecieron tablas en sus partidas y él las rechazó. No quería tablas, quería ganar.  Luego lloró de coraje".

"Aparte de su talento especial, innegable, también pegó un salto muy grande tras trabajar junto a Gari Kasparov", recuerda Padullés sobre el que ha sido su entrenador personal en 2009. “Me quedé sorprendido al ver lo rápido que, en frío, podía evaluar una posición correctamente, aparentemente sin necesidad de siquiera calcular”, admitió el mítico Kasparov en las páginas de Time a finales de 2013, en las mismas donde recurría a compararlo con el ruso Anatoli Karpov y el estadounidense Bobby Fisher.

"Es difícil encontrar a un chaval que a los 13 años tuviera las ideas tan claras. Él siempre competía para ganar. El chico hablaba muy poco, era muy callado, pero era muy profesional. Tenía un gran saber estar, aunque no anduviera cómodo. En una rueda de prensa de presentación multitudinaria que dio en Mérida, y lo recuerdo porque estaba a su lado, estaba como si nada pero por debajo de la mesa estaba apretando los puños", hace memoria Montero.

"Si se sabía ver más allá de los resultados, su potencial era más que evidente", concluye un Montero cuyo club tiene buen ojo para los jóvenes talentos. Por el Magic extremeño también ha pasado el italoamericano Fabiano Caruana, actual número 2 del mundo, y Sergey Karjakin, número 8. Carlsen, al que introdujo en este deporte su padre, Henrik, se encuentra a dos puntos de revalidar su título mundial.

"Magnus Carlsen es un jugador muy polifacético y perseverante. Su brillantez en el tablero no se centra tan solo en un aspecto determinado, sino que se puede observar en muchos sentidos. Tiene una comprensión de cada posición como pocos ajedrecistas en el mundo y una tenacidad digna de admirar. Es capaz de extraer oro de posiciones donde otros jugadores firmarían tablas (empate) en pocos movimientos. Otro punto muy importante es su juventud. A sus 23 años, Carlsen ya ha conseguido más de lo que millones de ajedrecistas han podido soñar. Aún así, el hecho más sorprendente de todo es que parece que apenas acaba de despertar y que ahora es cuando puede realmente mejorar y alcanzar el punto álgido de su carrera". 

Grandes duelos

Para gustos, colores; lo que en su traslación al mundo del ajedrez, por las posibilidades de estudio que plantea la constancia de todos los movimiento, supone que no existe una única partida legendaria. Como no hay un puerto mítico para el ciclismo o tampoco un único torneo prestigioso en el tenis o el golf.

Desde  'La partida inmortal' de 1851 que enfrentó a Anderssen y Kiesertizky, los Fischer, Spassky, Kasparov, Karpov o Topalov protagonizan algunas de las más célebres Con mucha facilidad, eso sí, emergen los mismos protagonistas: los Fischer, los Kasparov, los Karpov… Y suelen aparecer  también con frecuencia menciones, a la hora de recopilar grandes duelos, a  una partida de 1851, la conocida como La Inmortal, que enfrentó al alemán Adolf Anderssen y al estonio Lionel Kiesertizky con victoria para el primero.

La sexta partida del Mundial 1972 que enfrentó al estadounidense Bobby Fischer y al soviético Boris Spassky o varios de los enfrentamientos durante una década (1985-1995) entre los rusos Anatoli Karpov y Gari Kasparov también engrosan las referencias de muchos aficionados. Fischer también es protagonista, siendo un niño, de otro memorable juego: el que le enfrentó en 1956 a Donald Byrne.

No faltan los que destacan el enfrentamiento entre Gari Kasparov y Veselin Topalov en el torneo holandés de Wijk aan Zee de 1999 o, unos años antes, por la novedad que planteó entre los contendientes y la nueva frontera que dibujaba más que por la calidad ajedrecística, el primer choque (1996) entre Gary Kasparov y el ordenador Deep Blue.

Anand, el actual rival de Carlsen, también ingresa en el apartado de partidas para recordar con un enfrentamiento que concluyó en tablas frente a Topalov. Sucedió en 2005 y Vladimir Kramnik no dudó en bautizarla como Ajedrez del siglo XXIII.

El gran maestro indio, del que han elogiado su capacidad para el juego rápido, destaca por sus minuciosas aperturas, muy preparadas; y por lo bien que aprovecha el juego con los caballos. Entre sus fisuras (si bien Kramnik ha dicho en alguna ocasion que no tiene debilidades), su gestión de posiciones estratégicas en las que no parece que vaya a ver nada; uno de los motivos de su derrota en la pasada edición.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/deportes/noticia/magnus-carlsen-disciplina-ajedrez-mundiales-sochi-2300276/0/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios