14
Yeongam
Total de Vueltas:55
Circuito:5.615km (3.489mi)
Carrera:308.82km (191.9mi)
Vuelta rápida:S.Vettel 1:39.605
 
El Gran Premio de Corea se estrenó el año 2010 bajo una gran polémica. La anterior prueba se había disputado dos semanas antes en Japón. Para entonces todavía no se sabía si se iba a tomar la salida en el Corea. Finalmente, cuarenta y ocho horas antes de los entrenamientos libres los comisarios de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) dieron el visto bueno a las instalaciones de Yeongam. La organización del evento fue bastante precipitada. De hecho, el proyecto del Gran Premio de Corea sólo tenía en pie la pista en la que los pilotos se disputarían los puntos del Mundial.

En un principio, la inclusión de esta prueba, correspondiente en el campeonato de Fórmula 1, respondía a la necesidad de atraer turistas a la zona. Sin embargo, cuando se tomó por primera vez la salida en Yeongam, lo único que había en los alrededores de la pista eran espacios naturales. Era la primera vez en la Fórmula 1 que un circuito urbano se construía antes que la propia ciudad. Sin duda, la aceptación de esta prueba estuvo condicionada por intereses urbanísticos e inmobiliarios. La recalificación del terreno yermo sobre el que se construyó Yeongam tardará varios años en dar sus frutos. Otro de los aspectos que se criticaron en la organización de la prueba automovilística fue la deficiencia en los accesos a la pista por parte de los aficionados. Una impresionante cola de turismos en las proximidades del circuito evidenciaron la mala planificación del evento, ya que muchas personas que tenían entrada para asistir a la prueba se quedaron en medio de un interminable atasco.

Situado en medio de un páramo desierto, el Circuito de Yeongam fue testigo de unas de las luchas más igualadas de la historia de la Fórmula 1. Hasta cinco pilotos se presentaron a la antepenúltima prueba del Mundial con opciones matemáticas de proclamarse campeón del mundo: Fernando Alonso (Ferrari), Mark Webber (Red Bull), Sebastian Vettel (Red Bull), Lewis Hamilton (McLaren-Mercedes) y Jenson Button (McLaren-Mercedes). Con 5,621 kilómetros, el Circuito de Yeongam se caracteriza por poseer dos enormes rectas al inicio de la carrera, lo que favorece a los coches más rápidos para tomar ventaja.

En la edición de 2010, aunque los primeros puestos en la parrilla de salida correspondieron a los pilotos de Red Bull, que parecían dominar claramente el campeonato, la victoria fue a parar a Fernando Alonso. Un accidente entre Mark Webber y Nico Rosberg apeó al australiano de la carrera a las primeras de cambio. En cuanto a Vettel, un problema en su motor a falta de diez vueltas para la conclusión del gran premio, cuando lideraba la competición, le dejó sin los 25 puntos que rozaba con la punta de los dedos. A pesar de la catastrófica actuación de Red Bull, la escudería austriaca consiguió en la prueba siguiente, el Gran Premio de Brasil, el Mundial de constructores. Además, Sebastián Vettel se repuso de su abandono, conquistando las dos carreras que faltaban para terminar el Mundial, coronándose como el piloto más joven en ganar un Campeonato del Mundo de Fórmula 1.

Aquella edición también se caracterizó por el mal tiempo que hacía el día de la carrera. Los coches tuvieron que salir con diez minutos de retraso detrás del safety car, por lo que la salida no se tomó desde la parrilla de salida. Cuando se llevaban cuatro vueltas, la poca visibilidad, que tenían los pilotos en una pista recién estrenada y cuyo drenaje dejaba mucho que desear, obligó a los jueces a sacar la bandera roja. La carrera estuvo parada durante más de una hora. La reanudación se volvió a hacer tras el safety car, que estuvo en la pista treces vueltas más.
113 © 2014 by STATS LLC.
Está prohibido cualquier uso comercial o distribución del contenido sin el consentimiento escrito de STATS LLC.