La mala leche

Lo han conseguido atemorizando sin motivo a los padres con bebés, asegurando que la leche líquida infantil de Nestlé es tóxica. El ITX, la famosa tinta tóxica que dicen que ha contaminado la leche, ni es tinta, ni es tóxica.

Así lo certifican informes médicos europeos y el director de la Agencia de Seguridad Alimentaria de la UAB, que aseguran que esa supuesta contaminación jamás podría provocar toxicidad alguna en el ser humano. Sin embargo, se han retirado todas la existencias de esta leche en España y cerca de 30 millones de litros en Italia.

Aunque la empresa ha insistido en que es «una tormenta en un vaso de agua», el Ministerio no ha hecho nada para calmar los ánimos de los consumidores aterrorizados y Nestlé se ha visto obligada a retirar el producto para salvaguardar su imagen. Pero, ¿qué pasa con los padres? En el supermercado y en la farmacia no saben nada, se enteran por la prensa y eso nos pone de mala leche.