Versión impresa

El gorrión ajusticiado

La noticia, servida por Associated Press y difundida por medio mundo, resulta sorprendente. En un centro de exposiciones de la ciudad holandesa de Leeuwarden, empleados de la compañía de televisión Endemol NV trabajaban en el loable intento de alcanzar la fama mundial por segundo año consecutivo, rompiendo su propio récord Guinness de hacer caer ante las cámaras un castillo gigante compuesto por 3.992.397 piezas de dominó. Rizando el rizo, y con un fuerte apoyo publicitario, tenían previsto superarlo hoy viernes con 300.000 piezas más.

Pero quiso la fatalidad que el pasado lunes, cuando ya saboreaban el triunfo, un inocente gorrión se colara accidentalmente por una ventana. Imagínense el pánico de los pacientes colocadores de fichas, a los que un sudor frío correría por la frente, enmudecidos y con la respiración contenida, viendo el plácido vuelo del pajarillo por entre su inestable obra de arte.

Ya lo decía Serrat: «Le gusta volar bajito como un gorrión». Una pasada por aquí, otra por allí... El silencio se podría cortar. Hasta que sus alas de algodón tocaron una ficha y todo el trabajo de semanas se fue al garete en segundos. Solamente la existencia de un sistema de huecos de seguridad permitió que la virginal avecilla tan sólo hiciera caer 23.000 piezas.

La reacción de los currantes no por lógica resulta justificable. Uno de ellos agarró una carabina de aire comprimido, o fue a buscarla a su casa –pues en esto no hay suficiente información–, acorraló al gorrión en un rincón y lo ajustició allí mismo. Los ecologistas han protestado enérgicamente, por tratarse una especie protegida en Holanda, pero también argumentando que si el culpable hubiese sido la señora de la limpieza o el vigilante jurado no le habrían disparado. ¿O quizá sí?

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios