El ‘paraíso’ del registro único

Y es que resulta chocante que la propia Administración, que es quien expide determinada documentación, te la vuelva a pedir un millón de veces. Por ejemplo, si son ellos los que te hacen el DNI, a ver por qué narices para todo, absolutamente todo, te piden «fotocopia compulsada del DNI», ¡pero, oigan, que con tanta fotocopia ya se han cargado 20.000 hectáreas del Amazonas, y le han dado cinco bajas al mismo funcionario por luxación en el hombro de tanto cotejar documentos!

Con lo barato y ecológico que nos saldría coordinarse y organizarse un poco. Porque la cantaleta es que te piden: que si certificado de la Seguridad Social, que si certificado de no sé qué universidad pública, que si contrato de trabajo..., pero si todo viene de la Administración con mayúsculas. ¡Por favor, denos un respiro!

Haciendo mía la frase de «Una vez tuve un sueño»... ¡pues eso!, en el que no haya que llevar toneladas de documentos repetidos ni esperar colas como las del cupón ni perder un maravilloso segundo en el cuarto de la fotocopiadora.