Videojuegos violentos/2

Tras la catástrofe, el jugador tiene varias opciones: comerciar con la ayuda humanitaria, robar huérfanos para su explotación sexual, violar a una superviviente... Pero quizá sea un poquillo de mal gusto. A ver este otro: el jugador, encapuchado, tiene que matar de un tiro en la nuca a un concejal, a elegir entre los distintos partidos políticos. Igual tampoco gusta mucho. Lo mejor va a ser el que ya tienen algunos videojuegos, el de matar a palos a una prostituta y robarle el dinero después. Es más tradicional. Y más estético. Me dicen varios lectores que hay un código que avisa de los contenidos violentos o sexuales en los videojuegos para que no los vean o jueguen los niños, y que ellos ya son mayores para jugar a lo que les de la gana. Pues claro que sí.