Los usos de Alcalá

"Bajen las escaleras como personas, no como animales" o "prohibido tirar piedras a los vecinos desde el castillo", son rótulos que pueblan los enclaves turísticos del municipio albaceteño de Alcalá del Júcar. El cartel más cortés se limita a apuntar que "respeten la decoración y vigilen a los niños. Ellos no son conscientes de lo que tocan". En esta población de 700 habitantes campa a sus anchas "El diablo", como se autoapoda Juan José Martínez, un polivalente empresario cuyo nombre natal apenas evoca, pero cuyo bigote "daliniano" constituye su seña de identidad. En su repertorio de fotografías aparecen, siempre junto a él, desde el futbolista Iniesta al político Bono. La principal competición deportiva consiste en un descenso nocturno de carretillas con ocupante por sus sinuosas callejuelas. Ello en un paraje abrazado por el río Júcar y plagado de cuevas de preciosos parajes naturales. Por eso y por su cercanía a Valencia (125 Km) se atiborra de valencianos cada domingo, día del mercadillo semanal.