Versión impresa

Los santos inocentes

El Papa viaja a Estados Unidos y condena la pederastia tras pagar 660 millones de dólares a las víctimas para silenciar el escándalo. Esa es la cifra que se pactó con 508 víctimas. Los cardenales tejieron una red de mentiras para encubrir los hechos. Ha ocurrido en Boston, en Irlanda y también en España, pero las demandas no prosperan. Y no me refiero a los comentarios pedófilos del Obispo de Tenerife insinuando que hay niños de 13 años que provocan, sino de sacerdotes pedófilos juzgados y sentenciados que siguen ejerciendo. Es el caso de Gregorio Salgado Jiménez, sacerdote de la diócesis de Vic.

Tras ser condenado por abusar de una deficiente mental en Igualada, sigue ejerciendo. Otras 12 niñas le acusaron de abusos, pero todas han recibido amenazas y sólo dos siguen con la denuncia. Las amenazas escritas y firmadas por «una madre» las acusan de actuar en contra de la Iglesia Católica y denunciar mentiras. Un abogado catalán prepara una demanda contra la Iglesia española por encubrimiento del delito. Mientras tanto a los santos inocentes les han robado para siempre su fe y su inocencia.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios