Crímenes sin víctimas

En EE UU se combate la prostitución castigando a los usuarios de diferentes maneras: multas, requisa del vehículo e incluso publicación de su foto para vergüenza pública. En algún país escandinavo también se penaliza a los clientes de las prostitutas. Son ejemplos de la revolución conservadora a la que asistimos en diferentes aspectos de moral y costumbres.

En los años sesenta del siglo pasado un sector de la sociología americana acuñó el término de crímenes sin víctima para referirse a aquellas conductas que estaban penalizadas a pesar de que no perjudicaban a terceras personas cuando eran realizadas voluntariamente por adultos. En el concepto se incluía la prostitución, el consumo de drogas, la pornografía, el juego con dinero, ciertas tendencias sexuales (en algunos estados de USA todavía se castiga la sodomía), etc. Esta sociología preconizaba la despenalización de estas conductas, porque su prohibición era contraria a la libertad individual y generaba mafias. Su teoría tuvo influencia en todos los países occidentales, incluida España, donde este movimiento influyó en las luchas contra la tristemente famosa Ley de Peligrosidad Social.

El cambio en nuestro país ha sido espectacular en este terreno. Todas esas conductas eran delito en España hace 30 años (también el adulterio, la blasfemia o el nudismo). Actualmente, la situación es la siguiente: el consumo de drogas en privado no está penado, los juegos con apuestas de dinero están permitidos aunque estrictamente regulados (su práctica sin autorización se penaliza como delito contra la Hacienda Pública) la homosexualidad acaba de ser equiparada a la heterosexualidad en materia de derecho de familia, la prostitución se anuncia en los periódicos. En 30 años hemos pasado de un extremo al otro, pero los vientos del cambio conservador que arrecian en USA empezarán pronto a soplar por aquí.

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios