El arte de pasar de todo

El arte de pasar de todo - Cartel
Título V.O.
:
The art of getting by
Año de producción:
2011
Distribuidora:
Hispano Fox Films
Género:
Drama
Clasificación:
No recomendada menores de 7 años
Estreno:
30 de septiembre de 2011
Director:
Gavin Wiesen
Guión:
Gavin Wiesen
Música:
Alec Puro
Fotografía:
Ben Kutchins
Intérpretes:
Alicia Silverstone (Ms. Herman), Blair Underwood (Directora Martinson), Rita Wilson (Vivian Sargent), Ann Dowd (Mrs. Grimes), Michael Angarano (Dustin), Emma Roberts (Sally Howe), Freddie Highmore (George Zinavoy), Marcus Carl Franklin (Will Sharpe), Sasha Spielberg (Zoe)

Fotogramas de la película

Sinopsis

George es un chico solitario y anti-social que se ha pasado toda su vida escolar sin hacer absolutamente nada. Con el dibujo como único estímulo académico, es un milagro que haya conseguido llegar al último curso con posibilidades de graduarse. Sin embargo, su particular universo va a dar un cambio de 180º cuando intima con la popular Sally, que se convierte en su mejor amiga y en el hombro en el que apoyarse, ya que la situación en casa y en la escuela no es nada agradable para el muchacho.

Gavin Wiesen debuta en la gran pantalla con esta comedia dramática del mundo adolescente, en la que un chico nihilista, que no muestra ni interés ni empatía por los estudios ni las personas, que vive en su mundo interior (provocado en parte por la existencia de una familia unida, pero disgregada emocionalmente) y con un única atracción: el mundo del dibujo hasta la irrupción de la guapa Sally (de la que siempre se había sentido atraído)que se convertirá en la guía espiritual en el camino de su evolución personal hacia la madurez, descubriendo junto a ella las partes positivas y atractivas de la vida, a la vez que va iniciándose en el terreno árido y, a la vez, maravilloso del amor. "El arte de pasar de todo" nos muestra a un adolescente, George, en la línea del personaje de J.D. Salinger en "El guardián entre el centeno", Holden Caulfield, adolescente que desconfía de los demás (al creerse superior moralmente) y se burla de la superficialidad humana, convirtiéndose en un personaje trágico ydesagradable para el lector.

"El arte de pasar de todo" está protagonizada por el actor Freddie Highmore, estrella infantil que destacó en la gran pantalla con títulos como "Descubriendo Nunca Jamás" o "Las crónicas de Spiderwick" y que ahora da sus primeros pasos en un cine más adulto, al encarnar al joven rebelde desorientado, George. Le da la réplica la joven y guapa actriz, Emma Roberts, que ha despuntado en cintas adolescentes como "Hotel para perros" o "Scream 4", en el papel de la popular y llena de vitalidad, Sally. Hay que destacar la intervención de Sasha Spielberg, hija de Steven y Kate Capshaw, con experiencia a sus espaldas en otras producciones como "La terminal" o "Indiana Jones y la calavera de cristal", a pesar de su corta edad y de Michael Angarano (Casi famosos, Los amos de Dogtown).

Crítica

Freddie Highmore se está perdiendo para la causa. Iba para actorazo, su interpretación primeriza enDescubriendo nunca jamásdejaba atónito a cualquiera, pero poco a poco el método ha domado la naturalidad y sus composiciones son cada vez más y más acartonadas. Él es la espina dorsal de este irrelevanteEl arte de pasar de todo, donde mete mano a un personaje antipático muy torpemente perfilado en el libreto al que Highmore no sabe inyectar matices ni claroscuros.

Típica y tópica epopeya de maduración, tragicomedia presuntamente agridulce ubicada en ese paraje tan cinematográfico cual es el umbral de la edad adulta, el ecuador entre la adolescencia y la madurez,El arte de pasar de tododesglosa la angustia existencial de un postadolescente atolondrado cuya cuenta atrás ha comenzado, cuya percepción de la vida y del mundo que lo circunda se ve drásticamente alterado por la irrupción en su vida de un aliciente del género femenino.

Todo es extremadamente superficial y previsible en ésta, la no demasiado prometedora ópera prima deGavin Wiesen. Se palpa la bisoñez, la inexperiencia del debutante, que no acierta a proyectar el drama más allá de los automatismos del cliché.

El arte de pasar de todova de más a menos, cada vez más ultraligera, insípida e intrascendente. Wiesen está demasiado cómodo en el arquetipo, y no quiere salir de él: en consecuencia sus personajes son mucho más planos de lo que sus atribulados gestos quieren delatar. Afloran además las incompatibilidades del libro del falso cine indie con ínfulas de carne de multisala. Las intenciones son buenas, pero la ejecución es solamente tibia e impersonal.

Sin comentarios
Suscribirse por RSS

Escribir comentario o corrección

3000 caracteres pendientes

Introduce el número de la imagen (Código de verificación para prevenir envios automáticos).

Código seguridad

Normas para comentar en 20minutos.es
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Por favor, céntrate en el tema.
  • Normas y protección de datos