Megamind

Megamind - Cartel
Título V.O.:
Megamind
Año de producción:
2010
Distribuidora:
Paramount Films de España
Género:
Animación
Clasificación:
Todos los públicos y Especialmente recomendada p
Estreno:
3 de diciembre de 2010
Director:
Tom McGrath
Guión:
Alan J. Schoolcraft, Brent Simons
Música:
Hans Zimmer, Lorne Balfe
Intérpretes:
Ben Stiller (Bernard), Will Ferrell (Megamind), Brad Pitt (Metro Man), Justin Theroux (el padre de Megamind), David Cross (Minion), Tina Fey (Roxanne Ritchi), Jonah Hil (Tighten)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Dos bebés alienígenas fueron lanzados a la Tierra para salvar sus vidas. Uno de ellos aterrizó en una familia, convirtiéndose en el superhéroe Metro Man; el otro cayó en una cárcel y creció como un villano sin suerte bajo el nombre de Megamind. Los ingeniosos planes de Megamind por conquistar el mundo siempre han fracasado gracias a Metro Man, pero un día logra derrotarle. Apenado por no tener rival, Megamind idea otro héroe al que enfrentarse, sin saber que está creando un villano de lo peor.

La factoría DreamWorks ha logrado hacerse un hueco en el cine de animación contemporáneo. El éxito de crítica y público de títulos de la casa como "Shrek", "Bee Movie" o "Kung Fu Panda" han contribuido a crear un estilo muy definido que aúna la aventura, el humor y la tecnología digital. "Megamind" se suma a esta lista, y lo hace en 3D de la mano de Tom McGrath, el director de las dos entregas de "Madagascar" (también de DreamWorks). La seña de identidad de la película es el protagonismo del villano sobre el héroe. En un primer momento, se pensó en la acción real, pero finalmente el rodaje fue posible gracias a la magia de la animación tridimensional.

Los personajes están diseñados en función de su psicología y ambiciones. Además de los antagónicos Megamind y Metro Man, encontramos a una reportera que se debate entre el bien y el mal, un superhéroe accidental que esconde cierta maldad y un fiel aliado de Megamind que también es su mejor amigo. El reparto de voces originales incluye a actores de la talla de Will Ferrell (Los otros dos), Brad Pitt (al que próximamente veremos en la fantástica "The Tree of Life"), Tina Fey (Noche loca), Johan Hill (Cyrus) y David Cross (¡Olvídate de mí!).

Crítica

Nadie duda de que hay un antes y un después deKung Fu Pandaen la historia de DreamWorks Animation. En ese punto los más cualificados competidores de Pixar iniciaron un nuevo rumbo y dejaron de hacer películas mediocres para producir buenas películas, sin más. Lejos aún del sobresaliente, y ocasionalmente muy cerca del notable, las mentes pensantes de DW empiezan, otra vez, a exhibir síntomasde agotamiento mental.

El nuevo concepto sobre el que se vertebra toda la frenética actividad anual del estudio es la consagración de una fórmula familiar que no pierda El favor de los más pequeños, pero que se gane el de sus padres a base de guiños a la cultura popular y planteamientos multirreferenciales que apelen apelan a la cultura cinéfila del público adulto. Hasta ahí perfecto;Kung Fu Pandaabrió una nueva era: DW encontró su propio estilo en la parodia desorejada del cine de artes marciales a la oriental con cantidad de guasa; luego parodiaron el cine alienígena de serie B, después la épica fantástica filovikinga y ahora las ficciones superheroicas.

Conclusión: DW ha vuelto a aburguesarse, a adocenarse y a relajarse repitiendo eternamente la misma fórmula comenzando a generar hartazgo por abuso de empleo. Incapaz de diversificar el rumbo creativo y conceptual de sus producciones insisten en el erre que erre; ahora desde un estándar de calidad y autoexigencia más alto, pero otra vez atrancados en la clonación infinita de un modelo que demuestra funcionar.

"Megamind" escenifica todas esas carencias y ese galopante deficit de imaginación. Además llegan a rebufo de Pixar, guiñando descaradamente el ojo aLos increíblesque, por descontado, era infinitamente mejor que ésta. Salpicada, no obstante, de intermitentes ramalazos de ingenio, que descansa sobre una banda sonora tan rockera como pertinente, la cinta tiende a pasarse de graciosilla, como en los peores tiempos de la casa, y acusa la escasa enjundia de la subtrama romántica que, a priori, debería marcar la diferencia.

No la marca, yMegamindarrastra durante 95 minutos una inofensiva y lúdica carencia de personalidad que la hace aparentar y escurrir el bulto con dignidad, pero sin dejar huella, sin acercarse, ni por asomo, al rebufo de Pixar, que sigue demasiado lejos; tanto que es imposible vaticinar un estrechamiento de las distancias a corto o medio plazo.

Últimas películas del director Tom McGrath